Categorías
Cosas que pasan

Que no cunda el pánico [Hablemos del Coronavirus]

Yo también tengo mi opinión sobre el coronavirus y lo que estamos viviendo en este momento. Porque con esto del virus ambulante anda la gente pegada del techo. En algunas partes ya están encuarentenados y en otras la gente anda comprando como si el mundo se fuera a acabar. Y yo me pregunto ¿si se va a acabar para que compran tanta cosa?

Al fin que no se la la van a llevar para el otro lado,  entonces no entiendo tanto aprovisionamiento, y las ganas de dejar a los demás sin nada, si se supone que así como unos se quieren lavar las manos los otros también deben hacerlo.

Coronavirus en Sevilla

Cosas raras se ven y se verán si las cosas continúan de esta manera. Los grandes ganadores serán los supermercados y las farmacias que se lucraran de la necesidad que cada quien dentro de su mundo imaginario se monta en las películas de pandemias, zombies, fin del mundo, desastres  y toda clase de películas que den la razón de por qué en estos momentos el mundo anda de cabeza.

Al fin que según dicen, la cosa no es tan grave y solo les llega la pelona a los que ya están más allá que acá. A los que cualquier gripa los tumba a la cama por no tener defensas. A los que ya han padecido alguna enfermedad que se complica con el virus y definitivamente a los que ya le has llegado la hora.

Por que cuando esta llega no hay barranco que la ataje. Cuando es el día no vale que se esconda debajo de la cama ni ponga reemplazo, y cuando no es el día ni aunque se ponga y de papaya. Así que no deberíamos temer  a este virus que lo bueno que tiene es que no nos deja por ahí medio chuecos, sino que nos lleva de una.

Esto me parece más un mercadeo de necesidad que en realidad este tan grave la movida, pues esa manera de subir y bajar el euro, el dólar, el petroleo, parece que alguien moviera los hilos invisibles desde arriba para que la gente entre en pánico colectivo.

Que si, que no hay que descuidarse y tratar de prevenir y cuidarnos lo mejor posible de algún contagio que pueda traer fatales consecuencias, pero tampoco para llegar a extremos innecesarios para beneficiar a unos cuantos. Mientras que los más necesitados seguimos en desbancada pendiente abajo, viendo como se nos desmorona planes y situaciones de trabajo que con el tal virus se echan a perder.

Y así estaremos mínimo tres meses hasta que la situación económica nos llegue al cuello. Por que esa es otra, en una cuarentena si no nos mata el virus nos mata el hambre, y recemos para que alguien quede para contar el cuento.

Cuando pase todo esto se verá como quedará de devastado por una pandemia inexistente, con un porcentaje que solo cubre las muertes normales por cualquier causa y claro con este virus llega de perlas para ponerla de caballito de batalla para encubrir otras maquinaciones que aún no se sabe con que fin lo están haciendo, pero que no hace falta ser muy inteligente para suponer las consecuencias que traerá todo este desbarajuste que están armando en miras del «bien común», aparentemente.

La tasa de mortandad no es tan alarmante como la quieren hacer ver, con tantos millones de personas que se mueran, unas cuantas es normal. Todos los días nacen y mueren, así que no es como para rasgarse las vestiduras. Una cosa es que digan de un millón se murieron 500, eso ya es otra cosa, pero de 100, 2 o 3, más que normal sino nos morimos de una cosa nos morimos de la otra, pero es algo inevitable para todos los mortales.

Creo que lo más importante a la final, es tomar las cosas con calma. Nos tocara bailar al son que nos toquen, pero ojalá no nos dejemos llevar a la locura sin retorno.

Los grandes dirigente seguro no les dará el virus, al fin que son expertos en vivirse lavando las manos de toda clase de problemas, más se apresuran en darle dimensiones catastróficas que en mantener la calma. Igual es que somos muy diferentes y cada quien reacciona de maneras insospechadas, de todas maneras hay que mantener las distancias, algo que no se cómo harán en los transportes masivos donde andamos colgados como racimos y pegados como sandwich.

Lo más sano será tener relaciones virtuales, de esta forma no habrá manera de que se nos peguen virus ni bacterias, así que este es el momento de darle vuelo a la hilacha y dejar volar la imaginación, hay cantidad de cursos y congresos que desde su casa lo mantendrán bien informado, Diana y Francisco andan haciendo la tercera edición del Congreso Sexualidad Consciente.

Y yo desde luego pienso ponerme al día con algunas charlas mientras veo por el rabillo del ojo como pasan estas cosas y cómo los medios nos siguen bombardeando con miedo y dramatismo. Porque es inevitable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Amparo Bonilla como responsable de Frivolidades Mafalda. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.