Categorías
Cosas que pasan

Como caen los grandes

El puente que cayó en estos días no era cualquier moco pegado a la pared. Ese sí era una estructura gigante y de dimensiones colosales, pues de solo imaginar 280 metros de altura da como vértigo mirar para bajo.

Y ahí si se da uno cuenta de que está construcción llevaba mas de 23 años, y que ya había tenido su percance donde quedaron víctimas fatales. Si algún día terminan esta construcción va a quedar parecida a las que hacían en la antigüedad donde se levantaban las estructuras  sobre los cuerpos de los esclavos.

Colapso puente Colombia
Foto tomada de Infobae

No importaba cuantos quedaran sepultados, lo importante era seguir la obra.

En esta al menos rescatan las víctimas y les dan cristiana sepultura, sino quedarían asustando. O eso es lo que dicen.

Y empiezan las especulaciones de qué pudo pasar para que se cayera algo que parecía tan seguro. No vaya a ser como el Titanic que el capitán decía que primero se hundía no se qué de su barco y como la lengua es el  castigo del culo, pues ahí tenemos un desastre más sin explicación.

Porque todo son especulaciones e hipótesis que no nos lleva a una verdad verdadera.

Hace 23 años varias familias sufrieron la pérdida de seres queridos que aún hoy los siguen manteniendo, a pesar de que dicen que es poco lo que les dan mensualmente, pero al menos se sostienen.

Ahora la puja de los familiares actuales que quieren saber cuánto les tocará por este desastre, y a quien le echaran la culpa para quedar bien pagos de por vida, y así el sacrificio no sea en balde.

Piden explicaciones, pero creo que con un buen dinero quedaran conformes. Pues al fin que no revivirán a los muertos y el puente caído no se levantará de nuevo solo. Eso costara un ojo de la cara, de eso seguro.

Y dentro de unos años más esto será historia, pero creo que se quedará con algo de repeluz pasar por ese puente. Si es que logran terminarlo algún día. Eso de desafiar las alturas es cosa seria y para machos sin miedo a salir volando.

Y qué tal el avión que se cayó con militares y civiles. Que forma tan rara de perder la vida, eso sí cuando les toca la huesuda se las ingenia para reunirlos a todos y llevárselos juntos.

Luego un bus que cayó a un abismo y se salvaron unos cuantos que todavía no les tocaba partir. Eso de caerse esta de moda.

Me caí yo en estos días con la Emily, lo único bueno es que del suelo no pasamos y ella luego apenas se burlaba y le contaba a todo el que la quisiera escuchar como la abuela se había caído y mostraba su rodilla raspada. Pues fue la que llevo del bulto.

En fin, que mucho cuidado que parece que este año vamos a estar mucho en el suelo, así que a revisar que la caída no sea muy alta y que al menos sobrevivamos a ella para tener un cuento que contar después.

Por Amparo Bonilla

Me considero una apasionada de la vida, soy alegre, optimista y siempre encuentro lo bueno de lo malo. Tengo una filosofía de vida que consiste en hacer lo que me gusta, cuando quiero hacerlo y sobre todo sonreír porque la vida serie es muy aburrida...

26 respuestas a «Como caen los grandes»

¡Hola!
Madre mía…cuántas caidas… Lo malo, son las caídas de las que uno no puede volver a levantarse, ya sean físicas o emocionales.
Porque a veces, de una caída, aunque no sea mortal, uno ya no puede volver a ser el que era y eso trastoca toda tu vida y las personas que te quieren de tu alrededor.
Ojalá! todas las caídas fuesen sin daño alguno y quedasen en una simple anécdota graciosa.
Un abrazo!

Todo lo que atente contra vidas humanas y la salud, es una catástrofe que no debería suceder. Son noticias bastante lamentables, tristes. Ya sean por caídas o por cualquier otra índole.
Interesante post, reflexivo !! Esperemos que no existan más caídas de esa magnitud y que solo sean tropiezos fáciles de superar.
Un abrazo!

Dicen que de las caídas uno aprende, cada una de esas caídas nos hacen reflexionar y poner los pies sobre la tierra para darnos cuenta que no todo es controlable.
Lamentable la perdida de vidas, esperemos que cada una de esos lamentables incidentes ayuden para que en el futuro se puedan evitar .Un post muy ilustrativo, saludos.

LAs tragedias pueden existir en cualquier instante, pueden ser leves o colosales, de algunas saldremos victoriosos de otras no tanto, y de cualquiera de ellas siempre habrá efectos colaterales, esa es dualidad de los accidentes mientras unos se beneficias otros se perjudican de una u otra manera. Que gusto saber que de su caída solo quedó en un raspón y una buena anécdota.

Hola Amparo! Wowww vaya historias de pena! bueno y es que el unico requisito para morir es estar vivo jejeje. Creo que la historia de cada uno esta marcada pero, por lo pronto mientras Dios nos regale cada día debemos vivirlo con agradecimiento y persiguiendo el sueño que nos hace felice, como dices tú cuando llega, llega. Así que a vivir cada minuto del día sin afanarnos por los problemas que muchas veces nos aparecen.
Abrazos!

De caídas vamos avanzando en la vida. Que pena que en ese puente se hable de perdidas familiares, es que morir de esa manera es muy extraño. Pues la nieta se ha reído de la caída porque no ha sido nada peligroso.
Saludos.

Definitivamente tienen que pasar estas cosas para que realmente veamos qué pasa en nuestras ciudades o pueblos, es triste porque hace nada también comentabas de otro puente que se cayó. No sé debe ser que no se están haciendo bien o que la tierra se anda quejando y la mejor manera de librarse un poco de tanta tensión es mover el esqueleto. No sé, triste realidad :/

Amparo cuantas caídas, habrá que vigilar. Qué pena me da la caída del puente porqué hay gente que ha perdido la vida y eso siempre es muy triste y por mucho dinero que les den a los familiares no se puede compensar esa perdida.

Dios nos libre Amparo, menos mal que lo tuyo no pasó del suelo, y te pregunto ¿no se agrietó la acera? jajajaja, un mal chiste. Solo espero que eso de caerse no esté de moda, y si es así, no me uno. Saludos.

Hola Amparo!!
Mientras que sean caídas de las que te levantes riendo…. Lo malo son de las que no hay forma de levantar cabeza.
Espero que no te hicieras demasiado daño en tu caida.
Besos!!

Este tipo de accidentes siempre me hacen recordar esas películas de destino final, como sin saberlo en cualquier momento puede pasar una catástrofe y ahí acaba todo, y no tiene que ser un gran accidente aparatoso, con sólo caerse en el baño y golpearse la cabeza, o aún peor las caídas que te duelen en el espíritu, gracias por compartir!

Ya sabes lo que dicen Amparo, lo importante no es caerse sino levantarse y aprender lo necesario para no caer en muchas más ocasiones (o al menos que las caídas duelan un poquito menos)
La verdad es que a veces parece que «el mundo» se viene abajo, pero como tú bien al final resulta que del suelo no pasamos. Así que a seguir cayendo y levantándonos, eso es lo que toca.
Un abrazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Amparo Bonilla como responsable de Frivolidades Mafalda. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.