Categorías
Cosas que pasan

Con los calzones abajo

Con los calzones abajo encontré a la Malu, esta semana. La muy cochina se estaba miando encima del nochero en un trapo que había acabado de colocar encima.

Todo esto pasó mientras fui a atender a un cliente, la puerca se metió al cuarto a orinar, pero no fue tan rápida como para que yo no la viera. La cogí con las manos en la masa y toda mojada y caliente los miados, ahí si no podía decir que no era ella.

Malu calentándose el ocico después de una tunda
Malu calentándose el ocico después de una tunda

Desde que llegué del paseo las gatas se han pegado una desordenada. Ellas no eran así antes, me imagino que puede ser que querían llamar la atención y como nadie les paraba bolas, pues se dedicaron a orinarse por toda la casa, al ver que podían ponerse de ruana toda la vivienda hicieron fiesta con las vecinas también.

Resulta que los vecinos tienen gatas y se suben al cielo raso y hacen sus revueltas entre ellas, ya que no se pueden ver ni en pintura, entonce es el tropel de ellas  a toda hora.

Se bajan todas revolcadas y con arañazos, la Malu tiene unos pelados en su cabeza que los exhibe como trofeos de guerra.

Entonces llego yo y la casa pasada a miados eso amanecía miados por  todas partes. Me tocó cogerlas y pegarles con un periódico, pero como no sabia cuál de las dos era, pues tocaba a las dos por igual, la una por certeza y la otra por sospecha.

Pero al parecer la que hace estas gracias es la Malu, entonces Luna la coge a coscorrones y es la que le tiene pelada la cabeza, seguro la castiga al ver que por su culpa ella recibe regaños y periodicazos.

La gata de enseguida se orinaba  arriba y caían los miados al piso desde lo alto, eso chisgeteaba todo, al parecer se levantaba le abrían la puerta y ahí mismo pal techo con la miada de toda la noche acumulada, tanto que alcanzaba yo a subirme a ver quien era la que estaba orinando y la alcanzaba a ver sacudiendo el rabo y muy orionda seguía como si nada.

Por lo tanto me tocó ponerle la queja a la vecina y ella ya no la deja salir al patio. Por el momento se me acaba la miadera desde el techo, pero queda las del piso, vamos a ver quien se cansa primero si yo de darles madera, o ellas.

Y hablando con la cuñada que tiene una guardería, nos estaba contando que los niños cuando se empiezan a orinar o a hacer pataletas es porque tienen algún problema, entonces le pregunto yo que qué será lo que les pasa a las niñas de la casa que están tan mionas, yo creo que tiene un problema, ellas son como los niños.

Que risa, lo cogieron de recocha las otras persona que estaban ahí, pues no le veían ninguna relación de lo que estábamos hablando con lo que pregunté.

Pero ella muy seria si le vio relación y dijo que los animales sentían y tenían reacciones muy parecidas, por lo tanto no estaba tan desencaminada al pensar que ellas se sintieron solas cuando yo no estaba y el orinarse en cualquier parte era una forma de llamar la atención.

Lo malo para ellas es que están llamando mi atención y yo las atiendo con el periódico en la mano, aparte de que las regaño y les restriego la trompa contra sus miados, ya van dejando de hacerlo, pero todavía me sacaran algunas canas y si me agotan la paciencia tengo la alternativa de tirarlas a la quebrada que pasa por la casa.

Porque no creo que nadie quiera hacerse cargo de unas gatas tan resabiadas ya, así que tocó aguantarse a estas hasta que estiren la pata.

Y mirando en internet, si es verdad que a los animales les da stress. Todos pinchados, como también puede ser algo de la uretra, habría que llevarla al veterinario si sigue con su miadera, vamos a ver cómo se siguen portando, porque paciencia tengo poca y el berrinche de ellas si que me la saca.

En fin, estas son las peripecias con las que me he topado desde que llegué a casa, vamos a ver cómo lo seguimos sorteando.

¿Tienes animales en casa? ¿Cómo haces con ellos cuándo vas de viaje?

Por Amparo Bonilla

Me considero una apasionada de la vida, soy alegre, optimista y siempre encuentro lo bueno de lo malo. Tengo una filosofía de vida que consiste en hacer lo que me gusta, cuando quiero hacerlo y sobre todo sonreír porque la vida serie es muy aburrida...

9 respuestas a «Con los calzones abajo»

jajajaja te entiendo muchísimo! En casa tenemos 7 gatos y hacían lo mismo… Siguen haciendo sus necesidades y no hay forma de que entiendan…. Por un lado, la más pequeña agarró la costumbre de hacerlo sobre las verduras, así que no quedó remedio de sacarla afuera… y todavía no enganchamos a quién hace heces en el garage…. Pero si es cierto que ellos extrañan mucho.
Tal vez si las castras dejan un poco de pelearse y de andar dejando su orina…
Y mucho no sirve lo de andar pegándoles…. lo cierto es que ellos SON LOS DUEÑOS de la casa… jajajjaja
Pobres mininas!!!!

Entienden, ellas son muy inteligentes, el mico sabe a que palo trepa, cuando yo estoy en la casa ellas saben que no pueden entrar a mi cuarto, cuando no estoy andan como pedro por su casa, lo del orin lo han dejado mucho, pero como ando otra vez fuera de casa, quien sabe con que me voy a encontrar cuando llegue.

Nunca he tenido gatos, tengo un perro y el muy bien sabe cuando hace algo que no debe porque no lo puedo encontrar por ninguna parte, usualmente se mete al closet o debajo de las camas. Cuando por fin lo encuentro es que hizo pipí también, el sabe que no debe así que se esconde para no ser regañado XD

Amparo los gatos son muy sensitivos y saben perfectamente cómo hacernos llegar sus insatisfacciones. Mi mamá tenía un gato que era muy apegado con ella, pero ella es de las que cada sábado se va a donde sus hermanas y no regresa hasta el domingo en la noche, ha hecho eso por muchos años, así que el gato en total desacuerdo con esa rutina de fin de semana que ella tiene, cuando la doña se dignaba a llegar el domingo por la noche, pues él la perseguía por toda la casa tal como si fuera el marido regañándola y casi que le llegaba hablar, hasta se le paraba en la puerta del baño y allí dale y dale con la cantaleta sin que nadie lo parara, y como un acto de absoluta rebeldía, él se meaba todo zapato que viera mal puesto, mi mamá le restregaba el hocico y hasta le mostraba los anuncios clasificados del periódico en su pobre cuerpecito pero el gato nada que aprendía, por lo que los zapatos tuvieron que permanecer arriba y no al alcance de su vejiga hasta que el gato dejó de ser un inquilino más.
Tus gatas están todas rebeldes, tú divirtiéndote en tierras lejanas, y ellas haciendo también lo propio, por lo que quitarles esta nueva costumbre va a estar un poco difícil, sin embargo, te aconsejo que cambies la estrategia y les trates de comunicar (tal vez con un lenguaje más intuitivo) que entiendes perfectamente por lo que están pasando, pero que tú ya estás de vuelta para que ellas vuelvan a ser las mismas de siempre.
Saludos.

Hola
Yo ahora no tengo gatos pero si he tenido y sé que son muy sensibles. Seguramente se comportan así porque las dejaste para ir de viaje y ahora ellas están enfadadas, no entienden que te fueras y por eso se comportan así y te lo muestran de esta manera. Tendrás que tener paciencia, educarlas de nuevo y hacerles entender que todo está bien.
¡Ánimos!

Los gatos son animales que jamás he soportado, pero imagino que serán como todo tipo de animales de compañía que extrañan y lo hacen notar como pueden, ríos de tinta se han escrito acerca de que los gatos son desentendidos de sus dueños pero yo no me lo creo, los animales, del tipo que sean echan de menos el cariño así que será cuestión de volver a reeducarlos y en un santiamén tendrás la casa como siempre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Amparo Bonilla como responsable de Frivolidades Mafalda. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.