Categorías
Opinión

Preocupada ando por los accidentes de avión

Preocupada ando porque la teoría de que viajar en avión es seguro se está cayendo a pedazos como el avión de esta semana con los jugadores del Brasil «Chapecoense», que venían a jugar con el Nacional en Medellín y tuvieron un accidente donde murieron casi todos. Algo muy triste e inesperado, como de película.
Chapecoense

Un avión llenos de jóvenes con ilusiones de vivir, todo se imaginaban menos que este seria su ultimo viaje. Fallas técnicas o humanas, eso sólo lo sabe el piloto, que prefirió estirar la pata a dar explicaciones.

Solo quedan especulaciones y la tristeza de lo que pudo haber sido y ya no fue.No me quisiera poner en los zapatos de ninguno de los familiares, para los padres, esposas, hijos hermanos la noticia debió ser aplastante por lo inesperado.

Pero lo que me tiene preocupada es la poca seguridad que va existiendo en los accidentes aéreos, ya no son como antes, ahora la inseguridad  y la incertidumbre de quedar vivo y  todos descuadernados es mucha.

Y  no es que no me alegre de que queden sobrevivientes de una catástrofe donde lo único seguro es que no quede nadie para contar el cuento. Lo que me parece terrorífico de sobrevivir en las peores condiciones, pues son pocos los que pueden contar con todos sus huesitos en su lugar.

Entonces ahora con esta nueva modalidad de que la huesuda se ponga a escoger al Tin Marín quien queda y quien se va es algo preocupante, ya no es 100 por ciento seguro viajar en avión.

Los homenajes que les están haciendo al equipo es algo apoteósico, claro que me parece algo discriminatorio para las otras victimas del siniestro, ya que del equipo solo eran como 20 los otros 51 eran familiares, periodistas, comentaristas y otras personas, los cuales poco o nada nombran, todos se vuelcan a los jugadores como si las otras victimas no existieran, como queriendo decir que si no fuera por el equipo, importaba poco la suerte de los otros.

Detrás de este siniestro vendrán consecuencias para muchas personas, ya empezaron con la encargada de dar permiso para aterrizar, pues el piloto al pedir ayuda no especifico que estaban boqueando. Tampoco tuvo tiempo, seguro él si se sentía algo culpable al no tanquear el avión en una de las dos partes donde debería haber bajado a hacerlo.

Por lo tanto la gente que no entiende nada, le es mas fácil acusar a la primera persona que se supone era la responsable del aterrizaje de los aviones, pero yo me digo ¿qué culpa tiene la encargada si ya el avión venía con poco combustible? Por más que le diera la orden de aterrizar no le alcanzó el impulso y al menos se estrelló solo, no contra otras personas o en plena ciudad que hubiera sido peor el desastre.

Creo que de todo se debe rescatar lo menos malo, el hecho de que se estrellara en el monte solo los afectó a ellos, también sirvió para que todos los hinchas se uniera en un solo clamor, ya no de que hubieran perdido o ganado sino en la unión de todos sin recriminaciones de ninguna clase.

Una buena lección de humanidad dieron los antioqueños, algo que me pareció muy bonito y es una lástima que tenga que suceder cosas de esta naturaleza para que la gente se una.

Los Brasileros se sintieron muy conmovidos con las muestras de afecto de los colombianos, algo para rescatar de todo este desastre y a los que quedaron vivos, pues ojala puedan dormir tranquilos algún día, me imagino que se queda de sicologo sobrevivir de una situación así.

Solo quedan los recuerdos y los buenos momentos que cada uno atesora como algo invaluable de cada una de las personas con las que en algún momento compartieron algo.

Paz en la tumba de cada uno de los 71 pasajeros que no pudieron o no tenían porqué sobrevivir a este desastre y que esta unión dure un poco más en el tiempo, pero sobre todo que no olvidemos que en el avión también habían otras personas que eran igual de importantes que los jugadores.

Por Amparo Bonilla

Me considero una apasionada de la vida, soy alegre, optimista y siempre encuentro lo bueno de lo malo. Tengo una filosofía de vida que consiste en hacer lo que me gusta, cuando quiero hacerlo y sobre todo sonreír porque la vida serie es muy aburrida...

15 respuestas a «Preocupada ando por los accidentes de avión»

Amparo un post muy completo el que nos regalas esta semana, además haces una reflexión clara de este trágico accidente del cual yo no he podido dejar de pensar ni un minuto en esta semana.
No sé porque me afecta tanto esto que pasó, no sé si es porque viví por más de 4 años en Medellín y hacer esa ruta en avión era muy cotidiano para mí y mi familia, o porque en ese avión se quedaron muchos sueños y esperanzas adormecidas, o porque fue culpa del piloto que ya no está para contarlo y debió declararse en emergencia mucho tiempo atrás y no 5 minutos antes del declive, o porque la señorita que estaba en la torre estaba como medio dormida… la verdad es que ya no sé qué pensar y con este tema se ha quedado mi pensamiento un poco enredado todos estos días.
Incluso hasta estuve buscando un artículo que me explicara qué pasa cuando un grupo de almas abandonan juntas el planeta, pero no conseguí nada.
No sé si es que les tocaba morir o si esas 71 almas decidieron antes de venir aquí irse todas juntas, o si es que en este suceso ocurrió lo que dicen siempre las abuelas: “cuando te toca ni que te quites, y cuando no te toca ni que te pongas”. No lo sé. Tengo más dudas que certezas.
Gracias por este excelente post.

Si algo tiene el ser humano es la capacidad innata de unirse como especie en medio de una tragedia, la verdad sea dicha apenas he visto cosas acerca de la noticia (ésta semana estoy en el turno de noches y cuando no estoy de guardia en el hospital estoy durmiendo en casa con lo que no me he enterado de nada).

Así como el ser humano se une en medio de una tragedia, necesita también encontrar «culpables» para poder cerrar heridas, aunque ésas heridas estén cerrando en falso, necesitamos poder decir fue culpa de éste o de aquel, es un acto reflejo, creemos tontamente que si es culpa de alguien concreto se reducen las posibilidades de que sea un fallo mecánico y nos pueda pasar a todos, si «el culpable» es alguien, con alejar a ése alguien nos sentimos seguros, es un denominador común en todas las tragedias de los medios de transporte, siempre se intenta exculpar al medio en si mismo, a la mecánica del aparato, el culpable siempre termina siendo una persona, cosa que jamás entenderé.

Hace unos años yendo en bici me arrolló un coche y aunque la lesión la he ido arrastrando durante años estoy viva para contarlo, pudo haber sido peor por supuesto, pudo haber sido como a mi primo que también yendo en bici se lo llevó un coche por delante… el no puede contarlo, hasta ahí es todo mi contacto con los accidentes en los que está involucrado un medio de transporte, pero en mis 18 años de experiencia profesional si que he estado del otro lado, he atendido accidentes de aviación en la primera dotación, accidentes de tren, de coche, para mi tristeza también atentados terroristas, en todos mis años de experiencia jamás he encontrado un paciente ansioso por culpar a alguien, la culpa nos la inventamos nosotros, el colectivo con miedo, los accidentes sacan lo mejor y lo peor del ser humano, pero son sobre todo eso: accidentes, no los podemos evitar, pero podemos aprender de nuestros errores e intentar minimizar la posibilidad de que se repitan.

Desconozco el alcance de la tragedia, pero no termina con el recuento de fallecidos, quiero creer que aunque ahora no lo parezca es también una oportunidad, de mejorar los sistemas de navegación, de sensibilizarnos ante el dolor ajeno, de aprender a ser mejores, llevo muchos años viendo luz en medio de la desesperanza, espero que aquí también exista una.

Prefiero no pensar si viajar en avión es seguro o no. Si nos paramos a pensar si algo es seguro o no, no haríamos nada y nos quedaríamos en casa. E incluso ni siquiera en casa estaríamos a salvo??!! Prefiero disfrutar de la vida y que pase lo que tenga que pasar… aunque tampoco la vivo locamente.
En cuanto al accidente, lamento mucho todo. Es una tristeza tremenda 🙁

Adoro tus expresiones, Amparo: vivos y «descuadernados», aunque no sea el mejor momento para decirlo.

Me quedo con la solidaridad y el calor humano que se concentran alrededor de las desgracias, sobre todo cuando involucran grupos de personas. No nos estaría mal a los humanos acercarnos así entre nosotros sin que hubiera desgracias presidiendo. Pesar también por lo que señalas, tan compensados unos y tan descompensados los otros, por comparación, que no están menos muertos para sus familias.

Si ha sido, como dicen, por falta de combustible, cuando el riesgo se conoce de antemano y se sabe que son vidas humanas lo que se juega… me mata. Aun así, parece que fuera necesario que ciertas cosas pasen como lo hacen, que al hilo de la aportación de Eliana («cuando te toca, ni que te quites; cuando no te toca, ni que te pongas»), vete a saber lo que se juega otros niveles (en el nivel conciencial o álmico, quiero decir). Historias duras las que tiene esta dimensión, querida Amparo.

Un abrazo desde la distancia (distancia grande la física y distancia corta, sin embargo, la sentimental).

Hola! Me ha encantado leer tu post.

Cuando me enteré de la noticia pensé lo mismito.. ¿qué confianza nos dan u ofrecen con fallos como este tan básico?

Si ya le tenía miedo o respeto, ahora mucho más.

¡Un abrazo!

Amparo es muy triste el accidente el avión en el que iba el equipo del Chapecoense, es una lástima que algo así haya sucedido, los familiares y supervivientes deben estar destrozados.
Deberán aprender a superarlo, aceptarlo y vivir con ello…seguro que no será fácil.
Gracias por tu post que nos ayuda a entender una tragedia.
Un abrazo

Me sumo a cada una de las palabras que nos compartes en este post, Amparo. Un bello homenaje por tu parte.

Fue un suceso muy triste y que nos hace recordar cuán efímera puede ser la vida. Creo que lo más importante es disfrutar de cada segundo para poder marchar en paz cuando llegue nuestra hora.

Tu artículo me hizo recordar una conversación que mantuve con mi madre y mi tía en la que les hice saber que, si algún día me sucedía algo, quería que tuvieran presente que he sido y soy una persona feliz. No puedo sentir más gratitud hacia mis seres queridos y con la vida por todos los grandes momentos que me está permitiendo disfrutar.

Ni mi tía ni mi madre me permitieron terminar la conversación, pero creo que es positivo manifestar y disfrutar de cada momento intensamente o de la manera que más nos haga sentir bien. Al final es lo que cuenta.

Un gran abrazo, Amparo.

Lo que sucedió en este accidente me hace recordar a aquellos uruguayos que se estrellaron en plena cordillera… A los sobrevivientes de este accidente que tuvieron que pasar por las aberraciones más altas de la humanidad. No es justo, no es justo que pasen estas cosas, que un montón de jóvenes pierdan su oportunidad de dejar algo en esta vida… aun que nos dejen estas lecciones de vida que no se pueden olvidar…. Mis respetos a ellos!

Hola Amparo! Un bonito homenaje tus palabras hacia todas las víctimas del accidente. Muy triste todo lo sucedido.

Yo personalmente cojo bastantes aviones al cabo del año e intento no pensar en estos accidentes ni en la seguridad. Aunque es verdad que cada vez que subo en un avión se me pone un nudo en el estómago.

Un post muy emotivo. Gracias!

La noticia es muy triste se mire por donde se mire, es una pena que aún en la muerte se requiera ser parte de algo para ser reconocido, sin embargo, viéndolo desde otro punto de vista mejor no tener tanta prensa, porque en algunas situaciones es mejor un poquito de privacidad 🙁

No se trata de buscar culpables. Los accidentes son eso: accidentes. Y no es que hay menos seguridad. Por estadística tiene que haber más accidentes que hace 20 años porque hay más vuelos en avión que hace 20 años.
Sobrevivir tiene que ser duro. Recordar todo lo que pasó, quedar con secuelas que te recuerden ese día.
una pena por los fallecidos y, muy de acuerdo contigo con el recordatorio a todas las víctimas. nO solo a los miembros del equipo.

Un abrazo

Vaya!! Que post más triste! Dicen que el avión es el medio de transporte mas seguro pero cuando pasan cosas es horrible…. Muy triste todo…. pobres jóvenes…

Hola.

Me ha encantado la entrada, me gusta que menciones que no solo estaban los jugadores, sino mucho más. Yo desde luego que con tantos aviones como están fallando no voy a subir en un avión si puedo evitarlo, cojo el tren en mi país mejor, aunque sea más caro

Muchos besos.

Hola guapa!

Esta noticia me ha dejado muy triste, cuando me enteré de la muerte de esos chicos, tan jóvenes se me hizo el corazón hecho añicos. Es verdad que los aviones son seguros, vamos, tenemos pocos accidentes, lo que pasa es que cuando los hay, son generalmente impactantes.

Una lástima por los chicos, que descansen en paz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Amparo Bonilla como responsable de Frivolidades Mafalda. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.