Categorías
Viajes

Mis peripecias en el avión

Después de armar el viaje y tener todo listo, me subí al avión, las azafatas en la puerta iban saludándonos y dándonos la bienvenida. Me tocó un puesto de la mitad, el lado de la ventanilla estaba desocupado al momento de llegar y al ver que nadie lo ocupaba, me corrí un poquito para quedar en la ventanilla y me puse a jugar con el cinturón.

En el AvionMe lo coloque y luego no daba con el chiste para desabrocharlo. Le oprimía los botoncitos de los lados y nada que me soltaba, estaba en esas cuando apareció el señor que ocuparía el asiento donde estaba yo, le dije que ya me pasaba de puesto y el todo amable me dijo que tranquila que me quedara ahí.

Bueno, gracias pero ¿me puede decir cómo me quito el cinturón? le dio risa y me dijo que no era sino levantar la tapita.

Que lenteja. Levante la tapita y listo quede libre, bueno no me acordaba como era la cosa, y eso que ahí indicaban como ponerse y quitarse el cinturón, lo vine a ver luego de quedar atrapada.

Al menos me sirvió para quedarme con la ventanila y poder ver todo el panorama antes de que anocheciera.

Me gusta mucho ver como nos vamos alejando de la tierra y meternos entre las nubes. Esa sensación es increíble. Me gusta imaginarme que me puedo caer entre la nubes y quedar acostada en ellas.

El señor del medio me fue relatando el paso por los nevados, le tomaba fotos al paisaje para mandárselas a su novia y fue muy divertido ver el anochecer y las luces de la ciudad cuando llegamos. Fue muy cortico el recorrido de Cali hasta Bogotá.

En Bogotá seguí a las personas que iban para migración y no tuve problemas en llegar allí.

Pasar donde el señor que hacia las preguntas y pedía el pasaporte, solo me hizo tres preguntas y yo contesté concisa y ni siquiera me pidió la carta de invitación por la que me pregunto, pero no me dijo que se la mostrara.

Le colocó el sello al pasaporte y me dijo que siguiera, pasé donde estaba la chica que hace pasar el equipaje de mano por debajo de la banda. A lo lejos pensé que éramos recibidos con abrazos y resulta que era un policía que nos hacia levantar los brazos para revisarnos con el detector de metales jajjaa

Ahí no tuve que sacar ni mostrar nada, todo súper bien.

En la sala de espera una de las chicas de Avianca se acercó a pedirnos el pasaporte y los papeles que debíamos tener como la carta de invitación o reserva de hotel.

Le mostré lo que tenia en la carpeta y me dijo que estaba muy bien, no importaba que la carta de invitación fuera copia y no la original.

Entramos al avión e igual parte de la tripulación estaban a la entrada indicándonos para que lado seguir. Me tocó la orilla de la mitad, o sea que no tenia la oportunidad de ver la linea invisible de la que tanto mi hijo me hablaba.

Ya instalados en el puesto, al frente había un aparatico para ver o jugar lo que se quisiera, yo quería ver películas pero me tenia que poner los audífonos, eso fue un caso porque no me encontraba la oreja y el señor de al lado apenas se reía y me dijo que seguro ese era del otro lado y al acomodarlo me casó y ya le estaba cogiendo el tiro.

Al menos el señor tuvo algo de que reírse ya que también le tocó acomodarme el control, que lo saqué y qué problema para meterlo, eso es algo que se aprende con la practica.

El ir al baño es otro cuento si se tiene cosita con los encierros, yo pensaba que de pronto me podía quedar encerrada y que nadie me sacaría de allí, pues el ruido del avión no deja que se oiga si se queda atascado. Tal vez por eso apenas fui una vez y no fue tan traumático como pensaba.

Estaban hasta chevere, más amplio de lo que creía y las puertas no tenían peligro de quedarse atascadas.

No tuve mas incidentes, la comida y la atención súper buena, lo único fue la lloradera de un niño toda la noche, no dejo dormir en forma, pues cuando se callaba un momentico se pegaba el ojo, pero como que se acordaba que estaba llorando y otra ve a los berridos, pues ahí mismo que se despertaba y no hay nada mas fastidioso que el llanto de un niño y los padres como que no lo podían calmar y lo dejaban llorar a sus anchas.

¿No te ha pasado eso alguna vez en el avión? Es mi primera vez pero no me gustó nada 😀

Por Amparo Bonilla

Me considero una apasionada de la vida, soy alegre, optimista y siempre encuentro lo bueno de lo malo. Tengo una filosofía de vida que consiste en hacer lo que me gusta, cuando quiero hacerlo y sobre todo sonreír porque la vida serie es muy aburrida...

11 respuestas a «Mis peripecias en el avión»

Hola Amparo! Me ha gustado tu post, me hizo recordar la primera vez que viaje en avión es como de novatos jejeje pero se aprende, aunque te diré que de eso fue ya tiempo atrás así que tu ya sabes mas que yo por el echo de haber viajado hace poco, si los llantos de los niños es insoportable creo que a nadie le gustan, yo tengo dos peques y siempre les he dicho las cosas se piden bien cuando sabes hablar cuando eres bebe se entiende pero cuando ya sabes pedir las cosas y hacer berrinches es como patada en el hígado, y lo peor que todo mundo alrededor puede pasarla mal, jejeje pero en fin todo es parte del proceso de aprendizaje de todo se aprende hasta del llanto de un niño, el no saber desabrochar el cinturón, de no poder colocarnos los auriculares, la ocasión que viaje, me toco la ala del avión y bueno esa sensación de viajar es un deleite, tambien hace que saques tantas emociones y pensamientos. Saludos y gracias por compartir tu experiencias saludos a Diana que sin duda la están pasando genial.

¡Hola, guapa!
Yo todavía no he tenido la suerte de viajar en avión y tengo muchas ganas de hacerlo porque me encanta la sensación de estar suspendida en el aire, ver que el cielo no está tan lejos como pensamos y sentirme por una vez parte de él… Me ha encantado leer tu experiencia, ¡gracias por compartirla con nosotros!
Un abrazo y pásate cuando quieras :3

Hola! a mi me paso lo mismo la primera vez que viaje jaja (y aveces me sigue pasando es como que mi cerebro está asustado por la altura)
La vista de noche es muy bonita, solo me ha tocado el atardecer de una lado y las luces de otro (yo no podría viajar de noche me da pánico jaja
Buena entrada, saludos

Mi primera experiencia, fue buena la verdad, aunque estaba asustada cuando el avión se elevó, todos dormían y yo de los nervios jajja, no se cuantas veces me había leído las revistas y los consejos de seguridad, por poco término reemplazando a alguna azafata jajaj pero en fin son experiencias fascinantes

Yo creo que haria, todo lo que has hecho mas un ataque de histeria incluido o algo por el estilo. Le tengo panico a los aviones, nunca me he subido, pero me da a mi que tampoco lo hare, por que solo de pensar en ello me agobia y estar esperando para embarcar ya habria salido corriendo jajajaja. Un beso!

A mi tampoco me gustan los baños de los aviones, trenes, etc e intento no ir y también se me atascan los cinturones de seguridad jajaja Me alegro que el vuelo fuera bien y que lo pasarás bien en Barcelona con tu hija (me lo chivo instagram jajaja) un beso

Hola! nunca viajé en avión así que no sé como se siente, pero mi novio que es piloto dice que es lo más hermoso del mundo. Ya iré a volar y sabré que se siente. Por otro lado me dio mucha risa la imagen que pusiste, aunque también me causa miedo, jajajajaja sentimientos encontrados.
Que mal que no te haya gustado el viaje, lamentablemente eso de los niños llorar pasa en todos lados, debería haber una zona especial jajajaja

La primera vez que viaje en avión tenía mucho miedo jajaja tenía miedo de perderme o no encontrar por donde debía salir o entrar que confusión, olvidar algún documento o simplemente que el baño me succionará Jajajaj que locura me identifique con tu post besos ❤️

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Amparo Bonilla como responsable de Frivolidades Mafalda. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.