Categorías
Cosas que pasan

Se le perdió el niño

Vino al Negocio una señora joven con sus hijos y un perro. Me llamó la atención el perrito bonito que tenía, así que le pregunté que si era de ella. Muy orgullosa dijo que sí y lo acarició. Al rato salió de mi Negocio con sus hijos y el chandosito.

Se le perdio El Niño

Al momento escucho la bulla, decían que una señora estaba buscando a su hijo que se le había perdido. En esas una señora entró toda sofocada al Negocio que si allí no se le había quedado el niño de su hija, pues resulta que lo estaban buscando porque se perdió.

– «.No señora ella entró con sus niños y un perro, pero creo que vi dos niños, si eran tres el otro se le quedó en otra parte.»

– «Ahh cómo así, dónde se le perdió el niño»

La policía ya le estaba tomando los datos a la señora de cómo iba el niño vestido y toda la cosa.

No se cómo se le embolata un niño en sus narices. Si fuera a mi es casi normal. De hecho, cuando eran pequeños más de una vez se me desaparecieron y aparecían en otra parte bien retirada de la casa o todos atropellados, pero así no más, no sé cómo harán.

Recordando perdidas de los peques

Uno de ellos una vez se fue de la casa hasta el negocio del papá, que siempre quedaba retiradito. No sé cómo llegó hasta allá, el caso es que después de buscarlo por todo el barrio y que nadie daba razón, el sobrino llegó diciendo que el niño estaba con el papá. Ni idea de cómo lo hizo.

El más pequeño una vez se fue detrás del perro de la casa y estuvo desaparecido varias horas. Todo el vecindario estaba buscándolo y nada. Hasta que una chica preguntó que qué pasaba, que cuál era el motivo de tanto alboroto y al decirle que Un niño se había perdido, dijo que si de pronto sería uno que había atropellado un carro varias cuadras arriba.

Pues de una nos fuimos a ver si era de el niño y efectivamente parecía nazareno. Casi no lo reconozco. Le habían cambiado la camisita y tenia toda la carita ensangrentada. Lo habían llevado al hospital, le cogieron puntos y una señora lo llevaba cargado preguntando por todas partes de dónde era el niño.

Como casi no se le entendía lo que decía, pues difícil dar con la dirección, parecían en Semana Santa toda una romería de gente detrás, tratando de dar con la quebradita que él decía que vivía.

Cuidados que deberíamos de tener con los mas pequeños:

Aunque ya se me pasó la etapa de criar chinos y de milagro sobrevivieron en mis manos, creo que unos cuantos consejos no quedarían mal:

Nunca dejarlos solos en las casas, si no se tiene con quién, pedirle el favor de un una vecina que le eche ojito si no se va a demorar en la vuelta que se tenga que hacer.

En la calle no soltarlos de la mano,  pues son muy propensos a irse adelante y corriendo.

Procurar que no estén en la cocina cuando estemos cocinando.

No dejarlos cerca del tanque ni vasijas con agua.

Tener cuidado con los cables de luz.

En las casas con escaleras no dejarlos solos mientras aprenden a Caminar.

Y así habrá muchas más recomendaciones para tener en cuenta con los enanos. Es que en definitiva, son un peligro ambulante.

Y con el niño perdido no sé qué habrá pasado. Demás que lo encontró en la vuelta de la esquina, pues al fin que no supe nada más y la dueña de la silla ni por el caballo volvió. Como para enterarme bien del cuento.

Nota: Resulta que antes de publicar este artículo, apareció la madre del niño perdido con su hijo y de una que le pregunté cómo fue la cosa y dónde lo encontró al pequeño. Con pelos y señales me contó su odisea:

Historia contada Por La Madre

El día de la embolatada de su hijo venia con sus dos pequeños y el perro. Como venia atareada con chuspas y regalos por que era la Víspera de Navidad le encargó a su hijo mayorcito que le diera la mano al pequeño.

No se explica en que momento el otro niño se descuidó y dejó a su hermanito tirado en plena Miranda. Siempre andaron varias cuadras hasta que cayó en cuenta que el otro niño no venia con ellos.

Al preguntar por él, el mayor le dijo que no sabía desde dónde venía sin su hermanito, pues que se devuelve como una loca, dice ella, que no ni sabía ni lo que decía. Estuvo más de media hora buscando al niño por donde ellos caminaron y nadie les daba razón de su paradero.

Casi que le da un yeyo y que cuando por fin lo encontraron, el niño estaba con una señora que lo tenia sentadito esperando que apareciera quien lo reclamara y el niño llorando por la desaparición de su madre y hermanitos y que ella cuando lo vio, ahí mismo todo se le nubló. Cayo al suelo y la tuvieron que llevar al hospital, pues se puso toda morada, a las horas vino a reaccionar y preguntar por su hijito. Por poquito y le da un infarto.

Con esta experiencia, seguro no volverá a dejar solito ni a cargo de nadie y seguro no volverá a salir con tanto chino, que si a caso con dos que les pueda echar mano. Dado que fue algo espeluznante, Como para perder la razón.

Enseñanza

De algo sirven estos sustos, al menos para tomar conciencia y ponerles más cuidado en la calle y que no es nada bueno andar con una recua de chinos, que si se pierde uno se demora en darse cuenta de que se quedó atorado en alguna parte.

¿A ti te ha pasado alguna vez eso de que se te pierda un hijo, sobrino o hermano? ¿Cómo has hecho?

Por Amparo Bonilla

Me considero una apasionada de la vida, soy alegre, optimista y siempre encuentro lo bueno de lo malo. Tengo una filosofía de vida que consiste en hacer lo que me gusta, cuando quiero hacerlo y sobre todo sonreír porque la vida serie es muy aburrida...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Amparo Bonilla como responsable de Frivolidades Mafalda. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.