Categorías
Cosas que pasan

Otras también se pierden

Como ya es costumbre que la que se embolata soy yo, entonces les queda muy fácil, decir que ando perdida, que no me encuentran. Pero esta vez fue al contrario, desde mi punto de vista, claro.

Estuve paseando en un pueblito del valle. De ida, como iba con la guía  pues llegamos sin novedad. Ella explicándome dónde y qué transporte coger y en dónde bajarme para futuras visitas. Que si entraba por una parte me tenía que baja donde había un carro café, que nunca lo quitan de ahí (según ella) , que si entraba por otra parte una casa verde. La única del pueblo. Bueno, yo iba tomando notas mentales, nunca se sabe cuando se volverá y sola.Otras también se pierden buscando la casa verde

Pues a los diitas regresé. De cali hacía Vijes. No de Sevilla hacia allá. Por lo tanto no sé si por eso el bus no hizo el  mismo recorrido y yo iba pendiente del tal carro café. Aunque no me acordé de la tal casa verde, seguro la pasamos. Al final llegamos al parque, de ahí el bus se devolvía por otro lado de salida del pueblo así que o me bajaba o me perdía del todo.

«Bueno, pensé al menos ene estos días estuve en el parque, seguro podré llegar  ala casa sin problemas. Imposible que me pierda entre dos casas». Así que me baje y seguí la misma ruta que tome con ella. Despacio iba reconociendo las calles, las casas, pero como cosa rara, todo se pierde, nada es como lo recordaba.

Seguramente me metí por otro lado,  así que me tocó preguntarle a un señor por una referencia que quedaba cerca de la casa. Me indicó el camino pero primero me preguntó si sabía de alguien interesada en estar con un pensionado para el gastar la platica, que estaba solo y necesitaba compañía y ¿Qué clase de compañía? le pregunto yo. «No, pues que salgamos a pasear, la rumba soy divertido,  y a cambio le daría dinero, ropa, lujos, lo que quiera» me decía el señor.

«Vea pues,  que yo sepa no tengo amigas disponibles, pero le averiguaré» le dije

Y él me dice el señor este: «¿y usted no está interesada? es que me gustó desde que la vi»

«No que va, yo ando más encartada con marido, hijos, soy mala compañía».

«No creo, no le decimos nada a su marido, deme su numero de teléfono para llamarla, de pronto llegamos a algún acuerdo2

«Bueno le dije, nada se pierde si necesita una amiga para charlar no hay problema» y le di un numero cualquiera y seguí despavorida mi camino, ya se estaba anocheciendo y nada que daba con la tal casa para donde iba.

Entonces antes de que  se anocheciera llamé a mi amiga para decirle donde estaba y que fuera por mi, sabía que estaba cerca, pero no veía el metedero.

De un minutero la llame y le explique donde estaba, mejor le pasé al señor de los minutos para que él le dijera bien la dirección. Pasaron los minutos y nada que aparecía, ya preocupada le dije al señor que le volviera a marcar, seguro está perdida le dije.

Pues claro andaba a por el lado opuesto del pueblo, el señor le dijo que a la salida y ella entendió a la entrada, el caso es que al rato apareció por la otra esquina y me va diciendo que como es que me había perdido, «ah, no señora yo no me perdí, la que se perdió fue usted, yo de aquí no me moví, como es que se va para otro lado». 

[piopialo vcboxed=»1″]Para que vean que no soy la única, hay otras personas que se pierden[/piopialo]

y me dice, «pero eres muy elevada si la casa estaba ahí a la vueltica», «ah, yo sabia que estaba cerca». El problema es que no me acordaba que tenía que entrar por un callejón. Las otras veces salimos por otro lado, esa es la cosa de tener varias entradas y encima que el carro ese lo quitaron justo cuando yo lo necesitaba de guía.

– «Que no, que el carro está en la  misma parte, se tenía que bajar era en la casa verde» me dice mi amiga

«- ah, no  mija con tantas entradas y salidas antes no me perdí»

Al menos ya voy sabiendo, para una futuras vacaciones  no creo que me pierda o haga perder a la amiga mientras me busca. Espero llegar derechito y que no le cambien de color  al carro ni a la casa.

Por Amparo Bonilla

Me considero una apasionada de la vida, soy alegre, optimista y siempre encuentro lo bueno de lo malo. Tengo una filosofía de vida que consiste en hacer lo que me gusta, cuando quiero hacerlo y sobre todo sonreír porque la vida serie es muy aburrida...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Amparo Bonilla como responsable de Frivolidades Mafalda. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.