Categorías
Cosas que pasan

Un día sin abrir

En estos días los vecinos del frente no abrieron el negocio. Me pareció raro, pero pensé que se habían ido a pasear, ellos también tienen derecho y estaba que les preguntaba, pero al fin se me olvidó, hasta hoy que la profesora me  llamó a reclamarme el por qué no le había dicho que el vecino había estado enfermo y hasta operado estaba.

«¿Cómo así, acaso yo sabía?» En  estos días se me hizo raro ver cerrado el negocio pero no me imaginé que algo tan grave estuviera pasando como para estar el negocio sin abrir.

Apendice sin abrirPues que de una a averiguar bien el cuento y fui y le pregunté a la vecina sobre qué había pasado que habían cerrado el negocio,.

Me estaba contando cuando pasó otra vecina, esposa del señor que llevó al  vecino en la ambulancia a preguntar como seguía y pues de una que nos cuenta que era que a su esposo le había dado un dolor muy horrible y con nada se le quitaba, entonces llamó al hospital y mandaron la ambulancia manejada por este señor (no sabia que era el chófer de la ambulancia) y lo llevaron.

Allí los médicos no sabían qué era lo que tenía, además que había mucha gente en urgencias, algo que hacia mas dispendiosa la espera y el desespero de no saber a que se debía el dolor (como cosa curiosa).

Entonces lo remitieron para otra ciudad, allí le dijeron qué tenía y que era de operación inmediata, pues de una a cirugía, le sacaron una partecita, que ya no le servia y quedó medio nuevo. Ahora es cuestión de cuidarse en la comida y esperar que le cierre bien la chacara que le hicieron y dentro de poco seguirá su vida normal… Espero.

Y así quedamos enteradas de los sucesos, es que [piopialo]como no dicen nada como vamos a saber[/piopialo], claro que en esos momentos con que tiempo se pone uno a contarle a todo el vecindario lo que está pasando.

Al menos no somos tan chismosas como a veces creemos, yo nunca me doy cuenta de nada, a no se ser que sea cosas violentas que me despierten el interés de asomar las ñatas, como algún estruendo debido a un choque, gritos de peleas, de resto no me doy por enterada de nada.

Esto me hizo acordar de una vez que a Diana le dio un dolor bajito, la llevamos por urgencias y ese día había una cantidad de personas allí y casi  que no nos atienden, pues había unos heridos que necesitaban atención más urgente.

Aunque cuando uno va al hospital es por que también es urgente y más sin saberse a que se debía el dolor. Pues paciencia hasta que la pudieron atender, como no podían meterla a quirófano le mandaron unas pastas para el dolor y a hacerse exámenes para la operación en unos días.

Pero resulta que antes de todo, nos dimos cuenta que era falta de dar del cuerpo, pues estreñida siempre ha sido y ya estábamos pensando que era apendicitis.

Menos mal que era otra cosa y que no la pudieron operar de una, que si no la niña estaría incompleta desde pequeña.

De las pocas veces que me ha tocado ir de urgencias a un hospital. Aunque la verdad debemos agradecer que ese día había mucha gente, porque si no la hubiesen operado del apéndice cuando realmente no era necesario.

Pero a veces así son los médicos, por salirse del paso te dicen lo primero y lo más común que puede ser… De la que se salvó 😀

Por Amparo Bonilla

Me considero una apasionada de la vida, soy alegre, optimista y siempre encuentro lo bueno de lo malo. Tengo una filosofía de vida que consiste en hacer lo que me gusta, cuando quiero hacerlo y sobre todo sonreír porque la vida serie es muy aburrida...

9 respuestas a «Un día sin abrir»

Es un poco triste tu post. Da pena pensar que, en las ciudades de hoy, apenas sabemos nada de nuestros vecinos, de si están bien o mal, si les ocurre algo grave o si están felices porque han tenido un nieto. Los vemos todos los días en el ascensor, en el garaje y salvo un tímido «buenos días» o «buenas tardes» no nos decimos más. Y una mañana te enteras que a ese señor tan agradable lo han internado en el hospital. Cuantas más facilidades tenemos para comunicarnos, menos profundamente lo hacemos.

Hola Amparo, me alegro que tu vecino y Diana se encuentren bien, creo que mientras haya tiempo siempre se debe pedir una segunda opinión, porque luego pasa que te quieren meter cuchillo a la primera !

Hola: después de todo lo sucedido lo más importante para tu vecino es que está en camino de recuperarse. A veces nosotras inmersas en nuestras ocupaciones del día. Apenas saludamos, a los que nos rodean fuera de la casa si los encontramos en el camino me sucede igual. Lo importante es que si en alguna oportunidad, podemos serles útil al projimo en lo que podamos estar dispuesto dentro de las posibilidades de cada uno. Lo hagamos.

Por otra parte me alegró mucho que la casualidad les haya evitado, una operación innecesaria a tu niña. Hubiera sido lamentable. Recuerdalo como una de esas ocasiones en que la experiencia enseña más.

Amparo de todo el post resalto lo siguiente: lo de estreñidita, tú siempre me haces reír con algunas de tus frases. La verdad es para ir a urgencias ya uno debe estar de urgencias, pero claro que siempre hay alguien que está más urgido que uno, menos mal las salas de urgencia y yo también nos hemos visto pocas veces porque eso de pisar un hospital no es lo más agradable del mundo.

Es verdad que antes sabíamos mas sobre la vida de nuestros vecinos y ahora parece que no nos enteramos de nada, pero lo importante es que ya esta en proceso de recuperación!! Ostras y vaya con lo de Diana, no si a veces es hasta bueno que estén medio ocupados en urgencias, de lo que te puedes librar!!!

La verdad es que no hay manera de enterarnos de nada de nuestros vecinos. Hoy en día vivimos muy desprendidos de ellos, no es como antes y eso que tú vives todavía en una comunidad donde es posible saludar al vecino y conocerse con él, aquí eso puede no pasar nunca :/

Me alegro que al final tu vecino este mejor. Hoy en día es difícil saber nada de la vida de tus vecinos a menos que no seas muy cotilla, pero es que cada uno vive su vida y con según que vecinos no dices muchas más palabras que hola y adiós, y en parte es una pena porque es agradable tener amigos tan cerca de casa.

Personalmente opino como tú, no me gusta meterme en la vida de los demás, pero también es cierto que vivimos en sociedad y siempre es bueno preocuparse por los de tu alrededor, igual que ellos pueden preocuparse, que no cotillearte jejeje
Me alegro que el vecino se encuentre bien y espero que consigas que los vecinos os digáis algo más que hola y adiós. ¡Seguro que lo consigues!
Un abrazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Amparo Bonilla como responsable de Frivolidades Mafalda. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.