Categorías
Cosas que pasan

El tropezón de Anita

Hoy llegó Anita con los pelos de punta, pues había acabado de pasar un susto el juemadre. Tanto así que no se imagina dónde habría ido a parar si un vecino no la detiene en su caída libre.

Resulta que iba para su casa, así como va uno caminando normal, hasta despacio, dice ella que iba. Cuando de pronto se encuentra con una piedra fuera de lugar, como suele haber muchas en el camino y se le atravesó. Dice que no se explica cómo se tropezó, pero empezó  a ir  a la carrera, dando trompicones y como era en bajada, seguro se estaba acordando de la vez que bajó en picada, pues en estas iba tratando de no caerse de jeta contra el planeta, cuando una mano amiga la detuvo en su caída inminente, donde seguramente se le hubiera descuadrado más  de un hueso, un amigo que la vio en esta carrera  desbocada se le atravesó para detenerla, le coloco una mano en le pecho, así como hacen los policías, sino quien sabe dónde hubiera ido a parar con sus huesitos.

Tropezón de AnitaPero lo chistoso es como ella lo cuenta. Siempre le saca gusto a sus propias caidas y claro que un tropezón cualquiera da en la vida, lo importante es salir airoso de ellos. Al menos esta vez hubo un Ángel que la salvó.

Y estando en esto de contar tropezones que mi marido también tenía su cacharro para contar. Algo que le sucedió cuando venía de la finca: «por poquito y un borrador me deja sin pensión», según sus propias palabras, pues iba a tal velocidad que ni las placas le vio. Y claro que hubiera quedado pensionada, siempre lo he dicho tengo la pensión de cómo sobrevivir día a día.

Aunque algo dramático, pues seguro no hubiera quedado para contar el cuento. Pues resulta que se paró con la moto a un lado del camino, lo estaba tapando un bus, cuando por adelantarse el borrador pasó de volada y por poquito que se lo lleva en las llantas. Dice que sintió el frío de la pelona muy cerca, pero cuando no es el día, solo se siente el susto y como también le ve el lado chistoso a lo que le pasa, pues le pareció muy divertido que lo despeinaran un poquito.

En definitiva, estos dos personajes son un caso, se juntan y no es sino para risas. Porque bueno de las cosas malas también se aprende y es necesario mantener el buen humor.

 

Por Amparo Bonilla

Me considero una apasionada de la vida, soy alegre, optimista y siempre encuentro lo bueno de lo malo. Tengo una filosofía de vida que consiste en hacer lo que me gusta, cuando quiero hacerlo y sobre todo sonreír porque la vida serie es muy aburrida...

Una respuesta a «El tropezón de Anita»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Amparo Bonilla como responsable de Frivolidades Mafalda. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.