Categorías
Viajes

Miada de reserva

En el viaje de ida nos tocó un bus que no paraba y encima el sanitario era una porquería. Así que casi nos tocó hacerle huelga al chófer para que parara porque nos sabia la boca a champaña.
Y cada que alguien iba a decirle que parara, siempre contestaba: «ya mismo, ya mismo» y seguía. Así que se levantaba otra y era el mismo cuento. Casi que le hacemos el cacerolazo, si hubiéramos tenido cacerolas, hasta que empezamos a hacer bulla y que los íbamos a demandar por tenernos aguantando, que si se nos dañaba la vejiga se la cobrábamos, ya hablábamos puras bobadas (tan raro), hasta que por fin de tanto escándalo que le estábamos haciendo paró en un restaurante y que salimos todas en desbandada.
Miada de reservaCuando todas terminamos de hacer chcichi, les dije que llevaran una miada de reserva, ya que este señor parecía que no tenía vejiga. Qué risa, todas la cogieron al vuelo y les pareció buena idea, solo que ya el chófer no nos dejó coger más ventaja y siguió parando regularmente. Creo que pensó que era mejor parar  a que le miáramos su bus.
Que caro sale mira fuera. Pocas partes prestan el servicio sino tienes con que pagar. Eso hasta se le quitan las ganas a uno de entrar cuando se ve el letrero en la entrada. O sea que cuando se viaja hay que echar los viáticos para cada parada que se haga y no quedarse con las ganas. Encima que por lo regular todos los servicios son mojados, sucios, sin agua para vaciar. La necesidad tiene cara de perro y toca hacerlo dónde sea, pero muchas veces el olor espanta.

Por Amparo Bonilla

Me considero una apasionada de la vida, soy alegre, optimista y siempre encuentro lo bueno de lo malo. Tengo una filosofía de vida que consiste en hacer lo que me gusta, cuando quiero hacerlo y sobre todo sonreír porque la vida serie es muy aburrida...

3 respuestas a «Miada de reserva»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Amparo Bonilla como responsable de Frivolidades Mafalda. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.