Categorías
Cosas que pasan

Golpes y gritos

Casi todo el vecindario salió a ver cuál era la algarabía que había en una casa vecina pues eso se oían gritos y madrazos a todo pulmón tanto que uno de los vecino llamó  a la policía y ¡oh milagro! llegaron al termino de la distancia. No una, sino dos patrulla aparte de varios motorizados. Increíble este despliegue de eficiencia y entonces decían otros vecinos: ¡jum! pero para el chisme si se mueven, se parece cuando hay muertos que se demoran eternidades. Pero claro es que a los muertos quien los manda matarse tan tarde de la noche, cogen a los pobres todos adormilados, mientras que estas peleas están bien temprano y ellos están despiertos aún», «Es verdad, buen punto no había pensado en eso», me dijeron, «claro no hay punto de comparación, las diez de la noche a las tres de la madrugada que les ha dado por dormir a los que se mataron en las motos en días pasados.»

Y bueno resulta que esa casa tiene como la salecita para los problemas. Pues en años pasados también era las peloteras cada rato, y esta vez parece que el marido de la señora que hace las arepas la cogió  de saco de boxeo. Se pusieron a beber ahí en la casa se acaloraron y el tipo la emprendió  hasta con el  nido del perro, pues ella tiene varias hijas que no son de él, entonces eso era la bullaranga mas espantosa que nunca el papa las había golpeado para que viniera el hijuetantas a pegarles. Que era una gonorrea y unas cuantas lindezas más.

Cuando llegó la policía parecían cacatúas hablando todas al  mismo tiempo y ni se les entendía lo que querían decir. El caso es que se entró todo el escuadrón de policías. No se dónde cupieron si esa casa es bien pequeña, el caso es que al rato sacaron al señor o muchacho, no se veía, pues justo se fundieron las bombillas en estos días y andamos a oscuras, mas bueno para los ladrones. Entonces el chico este salió todo aletoso contra los policías, que no lo maltrataran, pues no se quería subir  a la patrulla y ellos lo empujaban y el otro haciendo repulsa de no quererse montar, pues les tocó tirarlo como un saco de papas y apenas se oía al tipo este hablando pestes contra ellos. Que si eran muy machos porque eran muchos, que los odiaba a todos y dándole pata a la patrulla, creo que la maderiada que se va a ganar este señor será de historia, pues si seguía de esta forma no creo que tengan la paciencia para aguantarse que los insulte y es que estos guaches solo son machos con las mujeres y borrachos, en sano juicio son unas gallinas. Espero que les den varios meses de escarmiento, pero no creo lo más seguro es que le den casa por cárcel, para que le siga dando madera a la  mujer. La Ley hoy día es una belleza, uno con ganas de que los metan al bote y ellos muy caripelados los entregan para que sigan con sus fechorías desde la comodidad de la casa.

O como son de masoquistas y les gustan que les den fuerte, a lo mejor abogan para que los saquen rápido, aunque en el momento de la pelea todas le decían que ojalá lo refundieran en la cárcel, pero falta ver. Que pereza un tipo de esa calaña y ese vocabulario tan vulgar.

Por Amparo Bonilla

Me considero una apasionada de la vida, soy alegre, optimista y siempre encuentro lo bueno de lo malo. Tengo una filosofía de vida que consiste en hacer lo que me gusta, cuando quiero hacerlo y sobre todo sonreír porque la vida serie es muy aburrida...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Amparo Bonilla como responsable de Frivolidades Mafalda. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected]alda.com. Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.