Categorías
Cosas que pasan

Otro más que se va

Al menos esperó a pasar diciembre. Muy considerado me parece. No les dañó el mes como otros que se fueron sin importar la fecha. Aunque para los interesados cualquier fecha queda marcada. El esposo de una amiga que ya no quiso amargarle el rato y mejor se fue antes de que la convivencia se volviera maluca. Porque no hay que engañarse, cuando se tiene una pareja mucho mayor que uno, como en el caso de ella que era una diferencia de 25 años o más. Esa diferencia a la larga se siente, por mas que se quiera a la persona, los años y los achaque se van haciendo sentir. Entonces el amor que se sentía por ellos se va haciendo una carga algo pesada de sobrellevar y que se hace ya por las ultimas. Porque toca, pero no por amor. Al menos como veo yo las cosas, así pasa.
Y entonces cuando ellos mismos dicen y piensan de forma poco egoista y saben que su tiempo ha llegado a su fin se van con viento fresco sin molestar mucho. Como debe ser, o al menos como debería ser. Pues no creo que para nadie sea bueno tener a una persona enferma en casa dando lata y más si es hombre, como pesan los hijuemadres para lidiarlos y si se tiene algo de dinerito se puede pagar a alguien para que ayude, pero sino, chupe.
Al contrario de lo que piensan la mayoria de personas, soy de la que creen que cada persona cumple un ciclo aquí en la tierra y debe partir. Algunas se quedan años postradas en una cama, no me explico pagando qué o haciendo pagar  a la persona que las cuida alguna deuda pendiente. Pues creo que todos deberiamos tener una muerte digna. No soy del parecer de como dice el disco: «que este como una estampita siquiera». No me parece justo para nadie una situación así. Igual creo que todos reaccionamos de forma diferente frente al dolor, pues más de lo que me decían que cuando perdiera a mi madre, me iba a dar cuenta de lo que se sufre y afortunadamente cuando pasó, sentí alivio en vez de dolor. Debe ser que soy muy egoista y solo pensabe en lo material, aunque también pensaba en ella. Que no era justo verla reducida a una cama, esperando a ver quién le hacia el favor de cambiarla, voltearla, darle de comer. ¿Qué vida es esa? cuando ya no se puede uno valer por si mismo, es mejor ir ahuecando el ala. Desafortunadamente no es como uno quisiera pero asi debería ser.

Y afortunadamente todos los dolores son pasajeros, por mas que se sienta que en ese momento no se podrá superar, todo pasa y luego llega la resignación, llegan nuevos afectos que taparan el hueco que dejó la otra persona en el caso de las viudas, ya en el caso de la madre, hijos o parientes cercanos solo queda el consuelo de recordarlos lo mejor posible. Porque he visto casos donde las parejas entierran a su media naranja y parece que se quisieran enterrar con el difunto, pero al no poderlo hacer llega la resina con nuevos embelecos y si se tiene aún tiempo de volver a querer, se empieza de nuevo y al Rey muerto, Rey puesto. Es la ley de la vida, nada que hacer.

Por Amparo Bonilla

Me considero una apasionada de la vida, soy alegre, optimista y siempre encuentro lo bueno de lo malo. Tengo una filosofía de vida que consiste en hacer lo que me gusta, cuando quiero hacerlo y sobre todo sonreír porque la vida serie es muy aburrida...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Amparo Bonilla como responsable de Frivolidades Mafalda. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.