Categorías
Cosas que pasan

Un nuevo ladrón

Al menos no es el mismo de la vez pasada. Ahora me llego uno disimulando que llegan vendiendo algo. Pero están es mirando a ver que hay por ahí o si se está descuidado para echarle mano a lo que este mal puesto. Aunque es verdad que cargan un costal con alguna fruta para poder entrar

Hoy me pasó que entro un tipo con un costal ofreciéndome naranjas y que ya se entraba. Aunque yo le decía que no, gracias no iba a comprar naranjas. Pero como le vi la facha sospechosa, pues fui hasta donde él, a decirle de cerca que no quería naranjas. Cuando alcanzo a ver una de las vitrinas con el vidrio corrido y que ahí mismo le preguntó.

– «¿ya me saco algo de la vitrina no?»
– «no, como se le ocurre, solo le estoy ofreciendo las naranjas»
– «si, como no. Muestre a ver quė tiene en ese costal»
– «Nada,  ahí cargo un arma»
– «pues quiero ver que tiene ahí y le arrebate el costal y que miro dentro y claro ya se había encostalado un riego de caja grande y que se lo saco del costal y le doy con el costal en la cara y le digo que se largue rata inmunda, que no lo quiero ver en mi negocio. Ladrón»

Forcejeamos por el costal, pues le quería regar todas las naranjas, pero me lo arrebato y salió pitado de allí. Yo me asomé y le grite: «ladrón, chucha inmunda ni se vuelva  asomar por aquí».

Qué rabia que me dio, y en la casa ni se dieron cuenta que me iban a saltar. Claro que el tipo ni violento era, pero de todas maneras da mucho sustico enfrentarse a estos maleantes. Nunca se sabe con que le vayan a salir a uno. Aunque en esos momentos se me sube la bilerrubina y es mejor que salgan espantados y no me alboroten que creo que nos puede ir muy mal.

En esos momentos llegaron dos señoras a comprar algo y me toco aplacar la ira que tenía. Pero me temblaba todo. Creo que así se siente la gente cuando en un momento de ira matan a alguien. Parece que no se razona, hasta susto me doy a mi misma y eso que era algo sin mucho valor. No quisiera imaginarme cuando me lleguen  a hacer algo más personal, en un momento de esos se mata y come del  muerto sin mucho trabajo.

Las señoras se dieron cuenta de lo que pasó y de la ira que tenía, pero no dijeron nada y esperaron que me calmara un poco para atenderlas.

Compraron algo y se fueron, les conté a los dos hombres de la casa que casi me asalta y ellos ni cuenta se dieron. «Ah, como no dice nada» Me dice uno. «Por qué no gritó para ir a darle un susto al tipo» dice el otro. Que va, en esos momentos no me sale ni la voz, ni me acuerdo que estoy acompañada, solo veo al sujeto y si me da la oportunidad me les voy encima, ya varios han probado lo que es robarme algo y que si me doy cuenta lo rescato. Así sea de entre los calzoncillos

Por Amparo Bonilla

Me considero una apasionada de la vida, soy alegre, optimista y siempre encuentro lo bueno de lo malo. Tengo una filosofía de vida que consiste en hacer lo que me gusta, cuando quiero hacerlo y sobre todo sonreír porque la vida serie es muy aburrida...

6 respuestas a «Un nuevo ladrón»

Solo los que hemos pasados por situaciones como estas, sabemos el miedo y la inseguridad que se vive en ese momento.
A mí una vez me quitaron algo de valor en mis propias manos, gracias a Dios que el ladrón tampoco eran violento y no paso nada.
Pero, de todo modo da mucha rabia que un cualquiera te quite lo que te pertenece.

Saludos.

Hola! vaya susto, no? la verdad es que algo así deja con sensación de vulnerabilidad e impotencia porque pudo pasar algo peor. Me alegro que solo fuera un susto. Besos!!

Oh de estos está lleno, a mí me daría miedo increparlo, pero no por cobarde sino porque por acá andan armados y capaz se arrebata y me lastima. Pero bueno eso queda en cada uno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Amparo Bonilla como responsable de Frivolidades Mafalda. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.