Categorías
Cosas que pasan

A los trancazos

El hijo de una amiga termino de pagar su servicio militar y le llegó un poquito deschavetado. Ella le veía la bobada pero no hizo nada por llevarlo a un centro de reposo antes de que se le deschavetara más. La excusa era que el chico no se dejaba llevar.
Cuando nos contó el cuento allá donde la amiga donde jugamos parqués, le aconsejamos que lo llevara a alguna parte antes de que las consecuencias fueran funestas pues estaba violento con las personas que vivían con él. Que miedo dormir bajo el mismo techo con una persona así.

Pues como siempre dejamos que las cosas se salgan de las manos y hasta que no le dieron sus buenos trancazos y casi lo matan por violento en la calle, no le pusieron remedio.
Resulta que ni el viernes ni el sábado fui por allá, cuando al domingo aparecí, la mamá del chico estaba donde mi amiga con cara de circunstancias y eran con el cuento de lo que le había pasado. Como estaba sana, pues que meto la cucharada a ver qué había sucedido y que me cuentan todo un cuento de terror y tragedia que le había pasado ese fin de semana a su hijo.
Resulta que el jueves en la noche al chico le dio por salir a motelear con la novia (por eso es mejor que estén en la casa, así uno  mismo controla que usen condones) y luego de dejar a su novia en la casa, pasó por el parque y se puso a charlar con unos Policías, que le seguían la corriente de las bobadas que decía, y en esas que pasan dos marihuaneros y le dicen al pelado que se vaya detrás de ellos que van para el mismo lado de su casa y el chico este que se va con ellos. Pues por allá lo cogieron y por robarle el celular lo acuchillaron, de buenas que les saco el cuerpo y solo lo hirieron en un hombro, pues que el chico este se vino para donde la Policía a insultarlos por que lo mandaron por allá para que lo mataran, ellos al verlo herido lo llevaron al hospital para que le cosieran la herida y lo dejaron allá.
Al rato que llega el chico con el champu corrido y empieza a tirarles piedras. Con una piedra grande le da a un parabrisas de un carro patrulla, pues que entre 4 policías lo entran y le dan una pela con una varilla. Le abren la herida de nuevo, le rompen la cara, lo dejan como un Santo Cristo y lo dejan salir de nuevo a la calle. Dejando el reguero de sangre por donde pasa y que al ver que se dirige a la casa de la amiga, caen en cuenta de quien es hijo y que lo llaman y le dicen que hablen, que arreglen las cosas por la buenas, pero el pelado está fuera de su cabales y  los insulta y no se quiere dejarse atender, les decía que su papá también había sido Policía y nunca había golpeado a nadie, que su madre les había llenado la barriga, que comían en su casa, para que lo trataran así. Pues tarde se dieron cuenta de quien era hijo y ahí le quisieron prestar atención, de nuevo lo llevaron al hospital y allí lo tuvieron que sedar para que se calmara. A la madrugada llamaron a la mamá para que fuera por él al hospital y le dijeron que lo habían asaltado y golpeado. En ningún momento dijeron que ellos le habían dado sus buenos trancazos.
Como llevaba un maletín con algo de ropa, ella les preguntó por él  pero los policías dijeron que ellos no sabían, que cuando lo vieron por primera vez lo llevaba, pero que cuando regreso, no.
Entonces que la novia va y le dice a un policía que no sabia nada de la noche anterior que su novio mandó por el maletín que había dejado allí, él le dijo que no sabia nada pero que lo buscaran a ver si estaba, pues que lo buscaron y lo encontraron en el patio todo lleno de sangre, así que la versión del chico era verdad, lo habían entrado y golpeado.
¿Pero a quien se demanda  ahí, si es la palabra de un chico deschavetado contra 4 policías que se suponen que son los que nos cuidad y protegen?, me parece terrible que estas cosas pasen y todo se quede en el limbo por falta de pruebas, pues la sangre fue limpiada y no quedaron vestigios del maltrato sufrido por el chico. Así que de la Policía…. a metros.
Lo único bueno fue que al menos el chico ya está en manos «dizque especializadas», sino es que sale peor de allá. Eso tampoco es garantía de que salga bien, las clínicas también…. a metros.

Por Amparo Bonilla

Me considero una apasionada de la vida, soy alegre, optimista y siempre encuentro lo bueno de lo malo. Tengo una filosofía de vida que consiste en hacer lo que me gusta, cuando quiero hacerlo y sobre todo sonreír porque la vida serie es muy aburrida...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Amparo Bonilla como responsable de Frivolidades Mafalda. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.