Categorías
Cosas que pasan

El que se casa, casa quiere

Es un dicho popular que al parecer hoy día está mandado a recoger, pues es de lo más normal ver  los jóvenes que se rejuntan y se van a vivir a la casa paternas indistintamente si son los chicos o las chicas los que llevan a su pareja a vivir con sus suegros.
Algo que me parece contraproducente pues no hay como tener intimidad. Por más que los suegros no se quieran meter y aparentemente estén imparciales, siempre se tiende opinar y a decir cosas que no son bien tomadas así sea con la mejor buena intención.
Y más si hay niños de por medio pues con la permisibilidad que tenemos hoy día para criar a estos criteres del momento, es muy común que haya roces, pues los abuelos ya están abolidos en cuanto a educación, según la juventud, pues ahora con el cuento de que a los niños no se pueden tocar ni regañar, pues es difícil levantar chinos medio bien-educados.
Aparte de que convierten a las abuelas en sus esclavas para que cuiden a los niños. Los lleven al colegio vayan a las reuniones, ya las pobres no tienen su espacio ni tiempo libre sino dedicadas a seguir levantando más pelados y vaya que les digan algo y verán que los padres maleducados  reviran como si fuera la cosa más horrible que les reprendan a sus hijos.
Por lo tanto yo pienso y les digo a mis hijos, que si algún día llegan a tener hijos y me piden que se los cuide algún momento, pues que me los dejen con las nalgas incluidas, por que ese cuentico de que no se pueden tocar ni regañar no va conmigo. Por lo tanto, que mejor ni me los dejen si luego se van a enojar porque les haya levantado la mano. Claro que el motivo tiene que ser muy grande, tampoco es cuestión de castigar por que si.
Viendo algunos casos cercanos, me parece terrible la vida de ciertas abuelas que solo viven en función de los nietos y no me parece justo esto, pues la fin y al cabo ya se termino una etapa de la vida al criar a sus propios hijos y ya no se está para esos trotes de andar detrás de los chiquillos inquietos y malcriado que es lo que en general me parece más terrible de los niños modernos.

Por Amparo Bonilla

Me considero una apasionada de la vida, soy alegre, optimista y siempre encuentro lo bueno de lo malo. Tengo una filosofía de vida que consiste en hacer lo que me gusta, cuando quiero hacerlo y sobre todo sonreír porque la vida serie es muy aburrida...

2 respuestas a «El que se casa, casa quiere»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Amparo Bonilla como responsable de Frivolidades Mafalda. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.