Categorías
Cosas que pasan

La cuchibarby

60 años no son nada. Ayer viendo a una señora hablar de un novio y de los preparativos para estar con él, me imaginaba que la señora estaba por los 50, si acaso, cuando va diciendo que tiene 60. ¡No lo podía creer!, pues no los aparenta para nada, llena de vitalidad, jovial, sin arrugas, no sé si se habrá hecho alguna cirugía en la cara, pues para el cuerpo si que se piensa hacer una en estos días. Qué susto, pero ella quiere no por el señor con el que está saliendo, sino por ella misma, dice, aunque creo que cuando uno anda por ahí con ganas de conquista siempre se quiere ver más joven y más si hay quien le esté calentando el oído con mayor razón y viendo como los almanaques llegan y pasan y los años se van acumulando a pasos agigantados.
Lo único que le dije fue que si iba a hacer algo, que se pusiera trucha que ya no estamos para estar dándole largas a una relación, pues el tiempo se agota  y a ella ya le había cogido la tarde, no es lo mismo cuando se está joven que se puede uno dar el lujo de poner a esperar al galán, ya en estos momentos que alguien quiera estar con uno así, hay que echarle mano, antes de que se arrepienta y aparezca una más rozagante en el camino y  nos saque de taquito.
Y dizque las hijas le dicen que envejezca con altura, que para qué se va  a hacer operaciones, no me quiero ni imaginar si se dan cuenta que anda levantando cosas por ahí, ya la quieren enterrar en vida, y con arta cuerda que tiene, pues se las tendrá que sacudir si le quiere dar gusto al cuerpo y quemar los últimos cartuchos, aunque con tantos impedimentos ese arroz que tiene en bajo se le puede quemar.
Qué pereza que los hijos le quieran acomodar la vida a uno, más que todo como con esa cizaña de querer impedir que se tenga libertad de excpresarse y hacer cosas por que según ellos «ya están muy viejos para esto o aquello» ¿quien tiene el poder de saber si se puede o no hacer determinadas cosas?,  si los interesados se sienten bien, ¿por qué hay que vivir pidiendo opiniones?

Por Amparo Bonilla

Me considero una apasionada de la vida, soy alegre, optimista y siempre encuentro lo bueno de lo malo. Tengo una filosofía de vida que consiste en hacer lo que me gusta, cuando quiero hacerlo y sobre todo sonreír porque la vida serie es muy aburrida...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Amparo Bonilla como responsable de Frivolidades Mafalda. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.