Categorías
Cosas que pasan

Vendedor coqueto

Hoy llegó un chico vendiendo aretes, con toda la retahila de lo bonitas que nos vemos las mujeres con estos accesorios y como cosa rara hoy no me había colocado aretes. Por la mañana me bañe, me cogí el cabello, un poco de labial y abrí el negocio, no me volví acordar de colocarme más nada.
Entonces el chico este ahí con su repertorio de mostrarme los aretes «sin compromiso», solo para que viera su trabajo y que si escogía algún par me asesoraba en algunos detalles de belleza. Bueno, al fin que por ver y oír no me cobran, si cualquier cosa, pues no le compro.

Le abrí la puerta lo dejé entrar hasta el mostrador para que pudiera mostrarme la mercancía y él ahí dándome sus tips de belleza, «que a los hombres les encanta a las mujeres bien arregladas», «que con aritos nos vemos más bonitas». Le dije que me dejara un par, voy a ver como me quedan, me fui a quitar lo que se supone que debería tener, cuando nada, las orejas peladas, me coloqué los que le compre y él piropeandome, que me quedaban muy bonitos que tenia una cara muy linda, que como me vería con el cabello rizado, que él me explicaba como arreglarme el cabello, que me lo soltara y el me explicaba. Bueno, será estilista, me solté el cabello y él con un lapicero me cogió una punta del pelo, me lo aliso y me dijo que lo dejara unos 5 segundos y los soltara, que le podía echar laca, para que me duraran más, mientras hacía esto se me acercó un poco y sentí como quería acercarse más, y me dice que si podíamos ser amigos, de salir por ahí a tomar un café o algo, poderme llamar para charlar. Entonces le digo:  

– «si, claro, podemos ser amigos y salir con mi marido«,
– «ahh, ¿es que tienes marido?…»
– «si claro y tres hijos y usted podría ser mi hijo también»,
– «no creo tengo 37 años», 
– «bueno, poca diferencia, tengo una hija de 30»
– «que lastima que esté comprometida«, me dijo. Eso me dio risa y le dije:

– «además que importa que tenga marido o es que me quería proponer matrimonio…» 
– «Por que no, una mujer tan bella como usted, estaría encantado de pedirle matrimonio»…

Ahh, que lindo, como me llegan las ofertas ya tarde.

Pues ahí quedó todo, nos despedimos, me dio un beso en la mejilla y dijo que no se lavaría los labios en mucho tiempo, jajaja. La gente es chistosa. Se fue, y al momentito volvió, haciendose el despistado de que si le había pagado los aritos, claro, le dí monedas… Ahhh verdad, pero es que no me canso de mirarla. Vea pues, hoy amanecí con el bonito subido y al fin se fue.

Si estuviera buscando pretendientes, seguro no resultarian. La vida es cruel, al menos me alegró la mañana, siempre es bueno sentirse admirada a estas alturas.

Por Amparo Bonilla

Me considero una apasionada de la vida, soy alegre, optimista y siempre encuentro lo bueno de lo malo. Tengo una filosofía de vida que consiste en hacer lo que me gusta, cuando quiero hacerlo y sobre todo sonreír porque la vida serie es muy aburrida...

2 respuestas a «Vendedor coqueto»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Amparo Bonilla como responsable de Frivolidades Mafalda. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.