Categorías
Cosas que pasan

No hay mal que por bien no venga

A veces esos dichos populares se pueden aplicar, cuando son para beneficio propio. Más no cuando lo que sucede es tan lamentable que mejor no hubiera pasado.
Yo ya me había hecho a la idea de que este diciembre pasaría sin mi hijo, que lo habían mandado a trabajar mucho más lejos, asi que no nos daría la sorpresa como años anteriores que llegaba sin que lo esperáramos. Empezando que no le estaban dando ni siquiera un día libre, hasta enero. Pues en estan fechas era mucho más el trabajo, asi que ya no lo esperábamos.
Cuando me llamó para contarme que había salido de la clínica y que seguramente podría viajar para la casa. Me asusté un poquito cuando nombró la clínica, pues siempre se piensa lo peor, aunque se le oía de buen nimo. Eentonces me contó que se había trunchado un pie, el mismo que ya tiene lisiado y que si no se cuida con juicio le puede pegar el susto de su vida.
Asi que llegó desde el 30 de diciembre, teniendo buen viaje sin contratiempos y no estaba tan peor, 8 días le dieron de licencia.

Por Amparo Bonilla

Me considero una apasionada de la vida, soy alegre, optimista y siempre encuentro lo bueno de lo malo. Tengo una filosofía de vida que consiste en hacer lo que me gusta, cuando quiero hacerlo y sobre todo sonreír porque la vida serie es muy aburrida...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Amparo Bonilla como responsable de Frivolidades Mafalda. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.