Categorías
Cosas que pasan

Frustraciones navideñas

Esta semana en el noticiero le preguntaron a un presentador que cual había sido su regalo navideño frustrado de niño y él contestó que nunca le regalaron un carrito a control remoto. Que cada año lo pedía y nunca se lo dieron, ahi mismo me acordé de mi hijo menor, que también tiene esa frustracción y voy y le cuento que tiene otro compañero de desgracias frustrada y me dice: «eso no es nada casi todos mis amigos tienen el mismo recuerdo amargo de su niñez«. Que risa me dio y para la muestra un botón, estaba un amigo ahí y le hice la pregunta y que responde sin pensar nada, «un carrito a control remoto«. jajaja.

Luego, bajamos donde mi hermana y hablando con su hijo de eso, sale con el mismo cuento y que encima, cuando por fin les dieron un carrito a control era con una cuerdita que se tenian que agachar para ir detrás del carrito, quedaron peor de frustrados por que ellos bien pequeñitos y asi y todo se tenían que agachar para ir detrás del dichoso carrito. Casi que me destornillo de la risa oyéndolos a los dos contando la misma cosa y como los seis primitos que eran en ese tiempo iban todos detrás del carrito.

Pero recordarle eso a mi hijo, le hizo entrar la nostalgia y la ganas de comprarse un carrito de esos para quitarse las ganas. Lo malo es que aún no le alcanza para darse el gustico, si eso es ahora que hay más tecnología. Imaginense en ese tiempo.

Entonces les digo,  que hagan vaca entre todos los frustrados amigos y familiares y se compren uno para que jueguen y me salen con el cuento que es preferible prestar la mujer que el carro asi sea de juguete. Pues al fin que a la mujer saben por donde le daran, al carrito no. Jajajajaja, si me divertí con estos chicos.

Mi hija poca frustracción tuvo, será que se le dió gusto asi sea con las muñecas barbys chiviadas, pues como que nunca le dimos una original. Aunque a lo último la tía se la regaló, pero me imagino que no sabe lo mismo, yo si no me acuerdo de haber tenido alguna. Como que sabiamos que no podiamos pedir nada y la ropa que nos daban en esas fechas era motivo de fiesta, pues no nos daban más hasta el año siguiente, asi que la cuidabamos para los domingos, con poco y eramos muy felices. Me parece a mi.

Mi marido no tiene frustracciones, sino fobias a los regalos navideños, pues fueron muchos años destapando una camisa y medias que era lo que les podia dar la abuela a todos los nietos, ya sabian que no esperaban nada diferente entonces se quedaban indiferentes al regalo. Muy triste, con lo rico que es destapar envoltorios.

Bueno, este año tuvimos para reirnos un rato en la casa de mi hermana con mis sobrinos, oyéndo a los frustrados del carro fantasma que nunca tuvieron.

Por Amparo Bonilla

Me considero una apasionada de la vida, soy alegre, optimista y siempre encuentro lo bueno de lo malo. Tengo una filosofía de vida que consiste en hacer lo que me gusta, cuando quiero hacerlo y sobre todo sonreír porque la vida serie es muy aburrida...

2 respuestas a «Frustraciones navideñas»

Acá, medio atrasado en las fechas, deseándote felicidades y gran año que viene. En cuanto a frustraciones navideñas: Yo siempre quise el disfraz de el hombre araña. Solo luego de insistir varios años tuve el de Batman, cierto, pero nunca el del hombre araña. A mis padres, claro, seguramente les daba igual, pero a mis ojos de niño no era lo mismo. Me sentía ridículo con el difraz de Batman puesto. No solo porque el hombre araña era mucho mejor, sino por las orejitas esas. Jamás supe como hacer para que apuntaran ambas para el mismo lado. Si una bati-oreja apuntaba hacia la derecha la otra apùntaba hacia atrás. Si conseguía enderezar una, la otra se doblaba hacia abajo. Finalmente el aspecto final de las orejitas provocaba una impresión de decaimiento muy contraria al respeto intimidatorio que yo quería generar. El traje me daba un aire de desgraciado. Parecía mas una especie de duende gay que un verdadero peligro para los villanos. Era muy molesto aquello… Todavía estoy muy frustrado por todo esto…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Amparo Bonilla como responsable de Frivolidades Mafalda. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.