Categorías
Cosas que pasan

Desahuciadas

Esta semana con el cuento del cableado de la casa y con los talentos que estaban haciendo las reparaciones, llegaron a las lamparas y ninguna les funcionaba, pues las bajaron y dijeron que había que llevárselas al vecino, que es electricista con talento, haber si él le daba con el chiste y las areglaba. Pues que tampoco, según él estaban tan viejas que ya nada que hacer, les dio muerte prematura y que lo mejor era comprar unas nuevas.
Bueno, las volvimos a llevar y él tenía unas lamparas en su negocio, y yo ahi mismo voy haciendo negocio con él y se las compre, llegamos con ellas a la casa y que mi marido me pega la regañada por no contar con él, que como no le consulto que el vicio que tengo de hacer la cosas sin contarle, que esas lamparas estan muy caras, además que las otras estan buenas, que entonces si iba a cambiar de lamparas, comprar de otras.
Pues yo al verlo tan rastreado, dije que entonces iba a ver si el señor me devolvia el dinero, que pena, como es de maluco deshacer un negocio ya finiquitado, pues fui y le explique lo que pasó y me dijo que no me preocupara, me devolvio el dinero y fue por la lamparas de regreso a su negocio y nos aconsejo donde comprar de las otras.
Al otro día se levantó muy temprano el patrón y se puso a reparar las lamparas y le funcionaron, las dejó prendiendo y toda la cosas, yo al ver esto, pues que me puse a limpiarlas y dije que habia que pintarlas para que quedaran bonitas, y los talentos que no, que ya no había tiempo que ellos ya iban a empezar a colocarlas en el negocio, ja me les reí en la cara, con los lentejos que son, alcanzo a pintarlas y darles segunda y tercera mano y ustedes segiran ahí con su morrongera. Por si las moscas, mande al lentejo de mi hijo, por la pintura, mientras yo limpiaba bien las lamparas y cuando llegó al ratisimo, casi que voy a buscarlo. Me puse y en una espabilida las pinte, se sacaron al sol y al instante estaban listas, mientras ellos en el negocio, estaban con una lampara nueva acabadita de traer del almacén y le estaba pidiendo papeles, casi que no la conectan, no me queria imaginar lo que iban a sufrir con las desahuciadas.
Pues cuando empezaron a conectar una de las arregladas, ahi de chiripa les funcionó, con algo de trabajo, luego pasaron al otro lado a colocar las dos que faltaban, una de ellas tenian los dos tubos buenos y la otras solo uno, pues resulta que la de los dos tubos, sólo le prendio un lado y que el otro estaba malo, ni el estarte le cabía, que seguro la otra era la de los dos buenos. «Que no», le dije yo, pero bueno si solo funciona uno, pues dejelo asi entonces y sigamos con la otra, pues que esta si que menos les prendió, ni sus luces, por más que le movian, nada. La bajaron, miraron ,llamaron al vecino de nuevo y él otra vez que nada que hacer, eso ya no funciona, pues que raro Hugo las dejó funcionando, pues ahi se ve que ya no dan más, ese fué el diagnóstico de un talento en la materia.
Al verlos tan encartados y que el día ya se estaba acabando, les dije que dejaran eso así, que siguieran en otra cosa y que cuando llegara el talento de las lámparas el miraria. Pues asi hicieron, siguieron con lo que faltaba y cuando llegó él se le conto que sus lámparas no habian querido funcionar y que esa ni el estarte le cabia, pues que se sube a mirar, le mete el estarte y que ahi mismo prende la desahuciada. Que risa que nos dió, todo lo que los otros en toda una tarde no fueron capás, este en menos de 5 minutos la puso a funcionar.
Y se siente muy orgulloso de su hazaña y apenas las ve prendidas dice ¿qué tal funcionan las desahuciadas’? pues hasta el momento van bien.

Por Amparo Bonilla

Me considero una apasionada de la vida, soy alegre, optimista y siempre encuentro lo bueno de lo malo. Tengo una filosofía de vida que consiste en hacer lo que me gusta, cuando quiero hacerlo y sobre todo sonreír porque la vida serie es muy aburrida...

3 respuestas a «Desahuciadas»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Amparo Bonilla como responsable de Frivolidades Mafalda. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.