Categorías
Cosas que pasan

Cogido en gavilla

La tarde se vió interrumpida por una estampida de personas que pasaron al mecho por el frente de la casa. Yo pense que estababan en alguna maratón, ya que todos lo que corrian eran jóvenes y bellos, entonces me asomé a tomar caldo de ojo, pues eso no se ve todos los días, cuando en la esquina tenían apergoyado a un pelado más palido que la pared.
Ahí mismo pues a averiguar que pasó y a que se debía tantas carreras. No, pues un ladrón que se robo una cartera de una señora y ¿la señora donde esta?. No se sabe, el caso es que habían rescatado una cartera más raida y pobre, que la verdad no sé de que se pegó el ladrón. Aunque nunca se sabe, de todas maneras cualquier peso que le bajen es una fortuna, aparte del susto tan berraco que le da a uno, cuando le arrebatan las cosas a las malas.
Pero lo que me pareció increible fué la cantidad de pelados que aparecieron, no sé donde estaba esta señora o que, pero estuvo muy de buenas, llamaron a la policia, por que esta vez, si ni sus luces, y los pelados se estaban exaltando, aunque no vi que golpearan al ladrón. Pero nunca se sabe, por lo menos el susto tan hijuemadre que le pegaron seguro no se le olvidará en mucho tiempo.
LLegó la policia y al ratico apareció la señora con la lengua afuera de la carrera, ya no estamos para estos trotes… Ahí mismo le devolvieron su bolso y a la patrulla con el ladrón, para que levante la demanda, todos se dispersaron con la satisfación del deber cumplido.
Pero da como lástima que por nada se arriesguen de una manera tan evidente, el pelado, un jovén seguro con hambre, buscando la forma de conseguirse un peso, lo único que consiguió fué quedar fichado y seguro no le haran nada, pues la justicia si no hay sangre, nada hacen o estará tan de maleta, que se la apliquen en forma, a los asesinos que cogen con las manos en la masa, le pueden dar menos condena que a este que sólo hizo el intento, pero no lo coronó.
Al rato pasó una con el chisme bien fresquito y me dijo como habían sido las cosas en forma, resulta que la señora venía por el estadio, es bien sólo eso por ahí, ella sintió que venía alguién detrás, pero no paró bolas, hasta que sintió que le arrebatan la cartera, con un pedazo de uña incluida, entonces ahí sí se puso a gritar seguramente del susto y del dolor. Al fin que era un pedazo de sus entrañas, la arrancada y que tan de malas el ladrón que no se fijó que en la cancha estaban entrenando los bachilleres que al oir los alaridos de la señora, pues a poner en práctica su estado fisico y que pegan la carrera detrás del ladrón, cogiéndolo como a las 5 cuadras, el pobre se entregó de una, que más podía hacer contra 30 chicos que lo alcanzaron. En la declaración dijo que no era de Sevilla, que tenía a su padre enfermo, vaya uno a saber las razones que tuvo para esta novatada.

Por Amparo Bonilla

Me considero una apasionada de la vida, soy alegre, optimista y siempre encuentro lo bueno de lo malo. Tengo una filosofía de vida que consiste en hacer lo que me gusta, cuando quiero hacerlo y sobre todo sonreír porque la vida serie es muy aburrida...

5 respuestas a «Cogido en gavilla»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Amparo Bonilla como responsable de Frivolidades Mafalda. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.