Categorías
Cosas que pasan

Cambio de maletas

Esta semana que fuí de viaje. Decidí viajar de día, casi nunca lo hago, pero por el invierno, los derrumbes, inundaciones, trancones. En fin, cualquier cosa podia pasar. Así que me fui de tour en el día. Todo espectacular el paisaje y la compañia, al lado se sento un señor todo seriote y malacaroso, me imaginé un viaje muy aburrido. Me chocan las personas agrias, pero resulta que no era tan agrio, le busqué conversación, hasta que le salio el lado amable y nos fuimos loreando todo el camino.

Como cosa rara el viaje se prolongo indefinidamente, nunca se sabe cuando se llega, solo cuando se sale, pero en fin todo iba a pedir de boca. No lo podía creer, llegamos por fin, sin novedad, todos se bajaron a reclamar sus maletas, cuando !oh! sorpresa mi maleta había desaparecido, todos reclamaron sus equipajes y la mía no aparecía. Quedaba una maleta parecida a la mía, pero no era la mía, ¿entonces que pasó?. El ayudante se pegó un susto de muerte, al ver que yo era la única que quedaba y reclamaba la pérdida de su equipaje. Fué donde el chofer, que por poquito le da un yeyo con el problema que esto podia acarrear.

Por lo menos había otro equipaje para reclamar. Se supone que el que se había llevado mi equipaje tendría que volver por el suyo. Era la única esperanza, pero al preguntarme que llevaba de valor en mi equipaje, todos quedaron pasmados, plata, poca pero había, CDT, tarjetas de crédito, pasaporte, en fin todo el papeleo que había sacado para pedir la visa. Pocas esperanzas daban por mi maleta, más al ver la que había quedado, que no se veia nada representativa en valor. Ahí tocaba esperar un milagro o que el dueño fuera muy honrado para devolverla.

Pues en la empresa se quedaron con la maleta a la espera de que apareciera la otra persona, el chofer muy considerado me dio para el taxi y que tuviéramaos confianza en que el señor que se la había llevado era un pastor y seguro la devolveria cuando se diera cuenta. Pues ni modo. Me tocó irme toda damnificada para la casa donde me estaban esperando y contarles mi triste historia e inmediatamente dejarle un mensaje a mi hija para que bloqueará las tarjetas de crédito y contarle lo sucedido.

Ella inmediatemente las bloqueo y a esperar que sucediera el milagro. Ahi sí estábamos en las manos del Señor (literalmente).

Pues pasó todo el día del lunes sin noticias de la maleta. Yo ya estaba perdiendo las esperanzas de que apareciera, todo el que sabía el cuento, no daba cinco por ella. Además había que esperar tres dias hábiles para poder poner la demanda en forma y denunciar el hecho. Mientras tanto, damnificada como estaba, a conseguir ropa, pues menos mal que tengo amigas de mi tamaño que me facilitaron algo de ropa y cuando ya estaba aperada, que llaman y me dan la noticia de que un señor me tenía la maleta. No lo podia creer, llamó a dos partes en mi ciudad e inmediatamente me llamaron a mi, para que llamara a este señor y ponernos de acuerdo para el intercambio.

Por Amparo Bonilla

Me considero una apasionada de la vida, soy alegre, optimista y siempre encuentro lo bueno de lo malo. Tengo una filosofía de vida que consiste en hacer lo que me gusta, cuando quiero hacerlo y sobre todo sonreír porque la vida serie es muy aburrida...

3 respuestas a «Cambio de maletas»

Genial amiga. Me alegro que hayas recuperado tus cosas. Y muero por saber que pasó después en el intercambio… Que tal era el hombre? ¿Que había en su maleta? ¿Tus cosas estaban en orden? Conversaron algo?Olvide esos escrúpulos y cuentenos más. Urgente necesito saber. 🙂

Abrazo y gracias!

Definitivamente hay gente con suerte y sumerce 😀

Gracias a Dios apareció todo, no por la ropa sino por los documentos que había allí. A ver si aprendemos para la próxima y algo que si es cierto, puede que el negro sea el mejor color (para las maletas, la ropa y lo demás), pero la verdad es que a veces tener una maleta chillona es lo que hace la diferencia (ya que difícilmente la podrán confundir) 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Amparo Bonilla como responsable de Frivolidades Mafalda. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.