Categorías
Cosas que pasan

Se murió el pulpo Paul

Por lo menos se murió cuando le dió la gana, no a la fuerza o por que se lo fueran a almorzar, que ya es mucho decir para un molusco de este tamaño, que bien apetitoso si estaría para los que les gusta la comida de mar. El volverse famoso le valió que no se lo comieran, ¿por qué seria¡, ¿se indigestaban con tanta información?, jajajajaja.

Ya hasta le quieren hacer un monumento y toda la cosa, que falta de oficio de la gente desocupada, pero bueno, de todo se ve en la viña del señor, en algo se tienen que entretener, como si a sus congeneres les importara que le hagan un monumento o no, es más bien como la vanidad de la gente, de milagro no dicen que van a indemnizar a sus descendientes, que les aseguran que no se los van a comer en memoria de Paul, que los van a tener viviendo como reyes todo el tiempo que les quede de vida o cualquier guachada que se les ocurra, decir en su entierro, seguro será con bombos y platillos.

A este le fue mejor que a cualquier mortal, al fin que no pueden exigir nada, sus familiares , entonces les es más cómodo mojar prensa a costillas de la fama que levantó en vida este pobre bicho, comestible, desde todo punto de vista, ya que algunos hasta crudo se lo querian comer o hacerlo desaparecer para que no siguiera predijendo derrotas de determinados equipos en el mundial.

Seguro luego sacaran algo más en que entretenersen, que tal que no fuera así, que aburrida la vida.

Por Amparo Bonilla

Me considero una apasionada de la vida, soy alegre, optimista y siempre encuentro lo bueno de lo malo. Tengo una filosofía de vida que consiste en hacer lo que me gusta, cuando quiero hacerlo y sobre todo sonreír porque la vida serie es muy aburrida...

2 respuestas a «Se murió el pulpo Paul»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Amparo Bonilla como responsable de Frivolidades Mafalda. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.