Categorías
Cosas que pasan

Más llenador que un vómito

Al negocio llegó una señora con un chino pequeño, que mamón el muchachito en menos de un minuto, ya estaba hasta la coronilla, que niño tan llenador, cogia todo, tocaba todo, la puerta la abria y la cerrraba, eso fué lo peor, como suena de duro y el chino feliz ahi con ella, como para que se hubiera machacado, pero no, nada, luego que si agarraba el papel de regalo, que sino entonces las cartulina, eso le aburrio entonces a abrir las vitrinas para sacar los libros, parecia un pulpo, tenia más manos que no daba abasto con ellas, me imagino cuando tenga una novia, feliz que la hará.

La tía, pobre señora, por más que lo regañaba, el peladito ni caso hacía, me tocó a mi regañarlo, porque sino acaba con todo el almacén en un santiamen, hasta que la señora ya me vio desesperada y se lo llevo, ufff que alivio, le dije si «que peladito, mas llenador que un vómito» me miro con cara de que esta que, será que nunca ha tenido hijos, y le dije: «si señora tuve tres, pero un poquito menos mamones que este y en mis tiempos unas buenas nalgadas los aplacaba de una, si no hacian caso por las buenas, pues a punto de correa obedecian«, «yo no puedo pegarle, apenas soy su tía«, me dice. Pues muy de malas que no lo pueda reprender, que tal, entonces si al peladito le da por hacer diabluras hay que dejarlo porque no se le puede decir nada, pues hay si, mio fuera muy demalas sería, no soy muy dulce que digamos para hablar, y me hago entender asi sea regañando, sino por pena y no decir nada, el pobre angelito termina con el negocio y quien responde por él nadie, pobrecitos los niños que llegan a mi local, pero es que son insoportables, algunos, no todos, pocos, pero hay uno que otro bien portado.

Pero si quedé al borde de un ataque de nervios, algo que nunca me da, como sería de diablito el peladito, que me dejó con los pelos de punta, definitivamente ya no estoy para aguantar chinos ajenos, a no ser que me los dejen con las nalgas incluidas.

Luego, más tarde llegó otra persona, con otro niño, ayer fue el día, este si, de una se va entrando, miren donde estoy, le dice a su mamá y a sus hermanas, no pues que belleza, para enmarcarlo, por lo menos no tocó nada, solo un poco travieso, lo regañaron salio de donde estaba y a jugar con la puerta, viven encantados con ella, aunque a veces machaca más bueno, es de la única forma que dejan la friega con ella, pero no le pasó nada, me toco aguantarme el chirrionazo hasta que se fueron, por lo menos compraron algo, la de antes no me hizo sino dar rabietas con su angelito y no compro nada.

Por Amparo Bonilla

Me considero una apasionada de la vida, soy alegre, optimista y siempre encuentro lo bueno de lo malo. Tengo una filosofía de vida que consiste en hacer lo que me gusta, cuando quiero hacerlo y sobre todo sonreír porque la vida serie es muy aburrida...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Amparo Bonilla como responsable de Frivolidades Mafalda. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.