Categorías
Cosas que pasan

Narración

Esta historia la conté en un concurso que se hizo en mi nuevo enveleco, en la página de frivolité en español, donde estoy que no me sacan sino a la fuerza, cada que me bajan del compu, por que no quiero sino estar mirando tantas maravillas, que se pueden hacer, como solo aprendí a tejer lo básico, el punto, el piquito, a unir y defiendase como pueda, estoy que no me cambio por nadie, con todo lo que espero aprender, tantas técnicas, modelos, figuras, no me imaginaba la cantidad de cositas que se hacen con una naveta.

Y gracias al internet me pude enterar de esto, como también soy nueva en estos lares, la tecnologia me atropella aún, pero tengo muchas ganas de seguir aprendiendo de todo, así que espero sacarle el jugo a este aparato, ahi va lo que escribi:

El frivolité y yo

Toda la vida desde que me conozco me han gustado las manualidades, soy como una esponja que todo lo absorbe, toda persona que se acerca a mí y sabe algo de manualidad, me quiere enseñar, por eso voy coleccionando de todo un poco.

Tengo una amiga que tiene una cantidad de familia, que saben o sabían, porque ya muchas se han ido, manualidades de toda clase y cuando venían a pasear, mi amiga me llevaba donde ellas para que me enseñaran lo que sabían, a veces llegaba una que sabía macramé, me explicaba eso, la otra sabía calar, ahí estaba yo, otra frivolité y no podía faltar yo tratando de aprender.

Otra amiga me enseño crochet, otra las dos ajugas, otra a calar y a bordar en cintas, patwork y todo lo que aprende, me lo quiere trasmitir, soy muy de buenas para que las personas quieran compartir sus conocimientos.

En cuanto al frivolité, tengo una anécdota de una señora que nunca pudo aprende a tejerlo, cuando yo le dije que iba a aprender, ahí mismo me va diciendo: “jum, eso como es de difícil, yo no fui capaz, es muy complicado, usted tampoco podrá aprender” entonces para mí fue como un aliciente, poder aprender para decirle a esta señora que no porque ella no hubiera aprendido, yo tampoco iba a ser capaz.

Entonces conseguí la naveta, hilo y me fui con toda la intención de salir de una tejiendo frivolité, un poco ilusa, porque la verdad que si era complicado, más que la señora cogía la naveta de una forma muy elegante, pero complicado para mi, por más que la miraba y trataba, no fui capaz de seguirle el ritmo al que ella lo hacía.

Me fui para la casa un poco desilusionada al ver que no me daba el nudo, que lo hacía de una y otra forma y no daba, eso hacia unos nudos, enredaba el hilo y nada, pero como soy un poco terca y más que ya me habían retado a que no podía, entonces yo misma me decía que si tenía que poder, entonces me puse despacio, con calma y de pronto me dio el nudo, lo malo es que nada que ver a como lo tejía mi profesora, cuando fui y le dije que ya me daba el nudo, ella se puso muy contenta por mí, pero «que feo coge la naveta» me dijo, yo le dije que solo así me había dado, que lo que importaba era la intención, al fin que el resultado era el mismo, pues sí, se resigno después de todo y siguió dándome las explicaciones para seguir, de cómo hacia las anillas, como las unía, me prestó unas copias antiguas que tenía de carpetas y unos cuellos, porque no tenía revistas, es muy complicado conseguir revistas de frivolité, por ahí de vez en cuando sale alguna muestra, y ahora con el internet, pues se consigue algo más.

Llevó todo ese tiempo de haber aprendido, pero no significa que siempre viva tejiendo, lo hago esporádicamente, aunque me gusta mucho, pero como también tengo otras fijaciones, como el punto de cruz, el crochet, telar manual, telar puntilla y una última modalidad que es el telar con mostacillas, entonces se imaginan como vivo de enredada en medio de mis hilos, mostacillas, retazos, porque también hago algo de patwork, mejor dicho no tengo tiempo de aburrirme, si no estoy haciendo una cosa, estoy haciendo otra, pero siempre en compañía de un televisor, viendo novelas, películas o cualquier cosa que me acompañe y me haga bulla.

Pero eso sí a ninguna le cojo la técnica de como lo hacen, me explican de una forma y me sale de otra, pero resulta que lo importante es aprender…

Por Amparo Bonilla

Me considero una apasionada de la vida, soy alegre, optimista y siempre encuentro lo bueno de lo malo. Tengo una filosofía de vida que consiste en hacer lo que me gusta, cuando quiero hacerlo y sobre todo sonreír porque la vida serie es muy aburrida...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Amparo Bonilla como responsable de Frivolidades Mafalda. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.