Categorías
Opinión

De mal vivir: la gente que se queja por todo

Hoy hubo una pelotera al frente de mi casa. Que me hizo reflexionar sobre el mal vivir.

Resulta que la casa del frente la están arreglando. Pintando las puertas, las paredes, removieron la parte de arriba, le hicieron columnas, en fin, le están haciendo un buen mantenimiento y la está dejando lo más de bonita.

Pero no falta el vecino canson de mal vivir, como le dijeron al señor de la esquina, que desde que empezaron a hacer los arreglos se ha metido con los obreros, como queriendo indicarles cómo trabajar.

Algo que no a muchos les gusta. Como te podrás imaginar.

Al principio que por qué estaban tumbando el alero sin protección para los peatones.

Entonces eso les formó un pancho que los obreros apenas le decían que dejara trabajar y él les respondía que no molestaran al que no estaba haciendo nada.

El careconcha aparte de que no hace sino chismosear, por que se la pasa todo el día asomado a la puerta o en el balcón de su casa viendo quien sube y quien baja, se desquita con el que tenga a mano.

Y eso si que no se le orinen los perros en su andén por que eso hace el escándalo que todos nos damos cuenta, y si de pronto es el perro de algún vecino peor, forma la pelotera con el dueño y por poquito se van a los puños.

El motivo de inspirarme en esta historia fue por algo que pasó esta mañana.

Se armó la gorda con visita de la policía y todo.

Yo llegué del estadio y vi varios policías en la casa del frente y pensé que era que serían los nuevos vecinos.

Nunca me imaginé que era que alguien los había llamado quejándose por que estaban pintado fuera de la casa las puertas.

Pues que de una los obreros le hicieron el reclamo al señor de mal vivir por haberles echado la policía.

El señor se puso como un titi y dijo que él no la había llamado, ¿qué acaso era el único vecino que podía haberlo hecho?

Entonces llamó a la puerta del vecino de él y le preguntó:

  • ¿Usted llamó a la policía?
  • Cómo se le ocurre le respondieron, acaso nos están perjudicando. Aparte de que no me gusta tener problemas con nadie y mucho menos meternos en chismes.

Eso siguieron alegando y yo esperando a ver en que momento me preguntaban a mi, para decirle al vecino chismoso que cogiera oficio y dejara de estar armando bonche, pero no llegaron a mi puerta y todo quedó de ese tamaño.

No me imagino como estará ahora que toda la calle esta en reconstrucción.

Debe estar con el ombligo como un tetero, ya que tierra es lo que sobra en su andén. De milagro no les ha dicho nada a los trabajadores.

Todos los vecinos le tienen respetico a este señor ya que tiene una lengua que puede barrer el piso con ella, es un peligro caer en sus redes.

Por mi parte de lejitos y si acaso el saludo.

¿Tienes un vecino así de mal vivir? ¿Acaso eres tú ese vecino? jajaja

Por Amparo Bonilla

Me considero una apasionada de la vida, soy alegre, optimista y siempre encuentro lo bueno de lo malo. Tengo una filosofía de vida que consiste en hacer lo que me gusta, cuando quiero hacerlo y sobre todo sonreír porque la vida serie es muy aburrida...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Amparo Bonilla como responsable de Frivolidades Mafalda. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.