Categorías
Opinión

Refranes que te pueden cambiar la vida

Hace unos días hablando con mi hija sobre refranes, ella ahora tiene mucho problema al identificar si son cosas que se dicen aquí en Colombia o en España.

Es lo que tiene llevar tantos años viviendo fuera, terminas un poco confundido. Me imagino yo. Para mí esto de los refranes es súper común porque yo llevo toda la vida escuchando muchos de ellos, mi madre era de las que decía por ejemplo:

Refranes

Tener casa no es riqueza, pero no tenerla si es mucha pobreza

Ella siempre nos decía que lo primero era tener donde meter la cabeza y que no lo estuvieran echando a uno cuando más amañado se estaba. Así sea un ranchito, pero propio, por lo tanto nunca nos faltó donde meter la cabeza y todo lo demás que viniera con ello.

El que paga lo que debe, sabe lo que tiene

Este nos hace reflexionar sobre las apariencias, porque que se gana uno con aparentar tener mucha plata si a todo Santo le deben un cabo de vela.

Es mejor pagar lo que se debe y tener los créditos libres para cuando se necesiten, pues la necesidad no dice adiós, sino hasta luego y si no se paga a tiempo lo que se debe, se corre el riesgo de que cuando se tenga una necesidad urgente de verdad, ya nadie nos quiera hacer el favor y ahí si, pailas.

Es mejor colorado un momento que pálido toda la vida

Este dicho va al caso de que por pena nunca negarse a hacer determinada cosa o favores que nos pidan. Pues muchas veces no podemos, no queremos y sin embargo se hace lo que los demás quieren que hagamos, pero que nosotros no estamos muy de acuerdo, solo por seguir la corriente.

Por lo tanto viviremos pálidos de la rabia, en una situación embarazosa que no se supo decir no a tiempo.

Desde que existen las excusas, uno queda tan bien parado

Y como para el mamón no hay ley, pues cuando nos queremos quitar de encima un engorro se recurre a una y mil excusas, donde todas nos dejaran bien parados, y ¿quien dice que no es como nosotros queremos aparentar que es?

La excusitis siempre será bienvenida.

No hagas  a los demás lo que  no quieres que te hagan a ti

Muchas veces nos gusta lo ancho para nosotros y lo angosto para los demás y no debería ser así, pues todos en las cama o todos en el suelo, y si determinada cosa no te gustaría, pues no la hagas para que no te paguen con la misma moneda.

Al fin y al cabo ten presente que lo que haces da derecho a que se te devuelva.

Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde

Esto si que se da en las relaciones de pareja más que todo, o con los amigos o trabajos. Pues siempre pasa que se tiene al lado a una persona que vale oro, pero la descuidamos o la perdemos por bobadas y cuando se quiere recuperar muchas veces ya es tarde.

Ten cuidado, porque pocas veces se dan segundas oportunidades.

Tanto va el cántaro  al agua, hasta que se rompe

Muchas veces llevamos las situaciones al limite, hasta que la otra persona no aguanta y nos despachas de una. Por lo tanto no hay que tirar mucho del hilo, pues se puede romper.

Más vale pájaro en mano que cientos volando

Resulta que muchas veces queremos acaparar más de lo que podemos abarcar, por lo tanto nos quedamos sin la soga y sin la ternera.

Más fácil cae un mentiroso que un cojo

Algunas veces nos gusta decir mentiras que tienen poco alcance y rapidito caemos o nos enredamos en ellas. Es que hasta para decir mentiras se necesita estilo, mucho estilo y saber sustentarlas no dejando cabos sueltos.

Mucho sirve el que no estorba

Más de una vez nos vemos en situaciones donde las personas en vez de ayudar, estorban o  estorbamos, según el caso, por lo tanto si no se va  a ser útil, tampoco pongamos la zancadilla.

Al mal tiempo, buena cara

No siempre las cosas son como quisiéramos, por lo tanto toca hacer de tripas corazón y poner cara de pastel donde lo que nos gustaría es sentarnos a llorar, pero como con llorar no ganamos nada, pues toca mirar el lado amable, si lo hay.

Vino por lana y salió trasquilado

Cuando se quieren aprovechar de alguna situación, pero sale al revés, ahí quedamos viendo un chispero.

Se recibe, de lo que se cosecha

No siempre se recibe buena cosecha de algo que se sembró, pero a veces nos dan sorpresas las personas agradecidas que se acuerdan de favores o situaciones donde se ayudó y ahí es donde recogemos de lo que cosechamos.

El que quiere marrones aguanta tirones

A veces nos toca comer de la inmunda cuando las situaciones no son las esperadas, pero como nos metemos por gusto, entonces toca aguantar como los meros machos.

Cuando el río suena, piedras lleva

Se da mucho cuando se oyen rumores de alguna cosa, si la gente habla por algo será Aunque muchas veces son solo habladurías.

No mires la paja en el ojo ajeno

Mucha veces reparamos lo que hacen mal los demás, pero no caemos en cuenta que también tenemos rabo de paja y nosotros también la cagamos.

Nunca digas de esta agua no beberé

Se da muy a menudo que decimos que no haremos esto o aquello o que no queremos pedirle un favor a alguien y cuando menos nos acordamos caemos. No hay que escupir para arriba pues en la cara nos caerá.

Qué me dices: ¿Conocías algunos de estos refranes? ¿El significado es igual en tu país? Me cuentas algunos de los tuyos.

Seguramente con el tiempo sacaré otras versiones, iré apuntando los que aún no he mencionado por aquí, porque en casa se dicen demasiados.

++++

Imagen: Secret girl. Woman saying hush be quiet with finger on lips gesture isolated on gray wall background By pathdoc. En Shutterstock

Por Amparo Bonilla

Me considero una apasionada de la vida, soy alegre, optimista y siempre encuentro lo bueno de lo malo. Tengo una filosofía de vida que consiste en hacer lo que me gusta, cuando quiero hacerlo y sobre todo sonreír porque la vida serie es muy aburrida...

6 respuestas a «Refranes que te pueden cambiar la vida»

Hola Amparo.
Conocía muchos de los refranes que has comentado y me quedo con:
«El que quiere marrones aguanta tirones» y te lo cambio por uno que se dice mucho en España y que viene a significar lo mismo: «Sarna con gusto, no pica»
Un abrazo
Virginia

Con lo que siempre me han gustado los refranes, me alegra que muchos de ellos sean universales. Quizás con una mínima variación local. 🙂

De hecho, me gustan tanto que una vez me obsesioné con los refranes que usan a los gatos como protagonistas.

No hay gato encerrado, simplemente fue la curiosidad (que mató al gato, aunque contento se murió). Andaba como gato que había encontrado la nata con esos dichos, y como a veces al discutir me pongo como un gato entre la leña, me viene bien tener recursos para que no me den gato por liebre cuando se me oscurece el seso. Porque ya se sabe: de noche, todos los gatos son pardos.

Ahhhh me he criado con muchos de estos refranes y creo que más de uno forma parte de mi vida hoy en día. Al fin y al cabo, aprendemos mucho de ellos y varios nos sirven como ejemplo de algo que nos ayuda a ser mejores a cada momento. Que a la final es lo que buscamos.

De los mencionados, el que más me causa gracia es el de: «Vino por lana y salió trasquilado» sobre todo por un post que hiciste de mi hermano y ese tema jajaja

Hola Amparo! Me hiciste acordar de otros refranes que escuche por ahi de mis padres y entorno:
El que mucho abarca poco aprieta: haciendo referencia de que no debemos de hacer muchas cosas al mismo tiempo porque al final no se hace bien ninguna.
Buscándole la quinta pata al gato: Haciendo referencia de buscar problemas donde no los hay.
Otro parecido al que mencionas pero dice. Desde que se inventaron las mentiras nadie queda mal jejeje Otro El que tiene tienda que la atienda: Haciendo referencia a que debemos cuidar de nuestras cosas, proyectos o emprendimientos.
Bonito recordar esos refranes y volver a pensar al mismo tiempo en donde los hemos escuchado, abrazos!

Oleeeee me he pasado un buen rato recordando refranes!! que bueno… la verdad es que la mayoría son universales al final es sabiduría popular. Es verdad que a veces sentencian demasiado, por lo que hay que cogerlos desde lo que son.
Por cierto es curioso algunas pequeñas modificaciones… como lo de: cuando el rio suena, agua lleva que se dice en España.
Un fuerte abrazo

Amparo, tu post de refranes me ha sacado muchas sonrisas.
Es curioso como algunos de los más comunes refranes no hacen sino recordarlos los valores más esenciales.
Y lo más hermoso de todo es que independientemente de dónde vivas o de dónde vengas, en muchos idiomas existe su traducción equivalente. No la traducción exacta, pero si una equivalente.
Me encanta que lo estés conversando con tu hija, me das una gran idea para compartir enseñanzas con los más pequeños.
Un abrazo y hasta pronto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Amparo Bonilla como responsable de Frivolidades Mafalda. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.