Categorías
Cosas que pasan

Con la familia en los termales de San Vicente

Este fin de semana festivo, organizamos un nuevo paseo más cerca de casa, donde fueron algunas personas más que no habían ido al anterior paseo. Entre ellos mi otra hermana, mi otro hijo con  Emily y la mamá, la nuera de mi hermana y su hijo,  mi marido y una de las amigas con las que juego parques.

Eramos 14 con el chófer, en una busetica un poco destartalada, pero que nos llevó y nos trajo sin contratiempos. Había dos asientos que tenían que reforzarlo con un palo y los que se sentaban ahí le sacaban jugo al palo del chófer.

En los termales
Con la familia en pleno

Fue un paseo de mucha recocha y buenas energías. Al menos yo disfruté del paseo hasta lo último, sin ganas de venirme tan temprano. Pero es lo que hay cuando se anda bien acompañado y se pasar rico. Sin embargo, cuando se va con más gente toca tratar de no disgustar a las otras personas que estaban listas desde el almuerzo para volver a casa.

Por ejemplo mi hermana, que no esta acostumbrada a salir de su casa y en todas partes se aburre. Por ella, hubiéramos almorzado y para la casa de nuevo. Tenia un afán por regresar ni por que tuviera niños pequeños o algo en especial que hacer en casa.

Es muy maluco andar con gente que ande apresurando al chófer y recateando por cosas. No me quiero ni imaginar lo maluco que hubiera pasado en el anterior paseo.

Es cierto que estaba lloviendo, menos mal cuando llegamos en la mañana fuimos a caminar hasta la cascada, que sino después con tanta lluvia daba perecita ir de caminata, pero del resto rico estar en el agua calientica.

La cascada era algo digno de ver de cerca, espectacular, los más valientes se metieron para la foto, pero que agua tan fría, no se cómo hacían para salir con una sonrisa en la foto. Muy buenos actores, debo decir.

Luego bajamos y nos metimos a una de las piscinas que habían desocupadas. Entre todos la ocupamos. Era de algas y se veía un poco oscura, pensamos que estaba sucia, pero al parecer es su estado natural.

Al entrar al sitio un guía nos informó de las cosas que podíamos hacer entre una de ellas era que nos metiéramos al agua caliente y a los 10 o 15 minutos salir y meternos al gua fría para evitar dolores de cabeza, mareos y quien sabe que más dolencias nos podía dar.

Así lo hicimos y sin novedades un buen rato. Nos pasamos a otra piscina, más limpia y también la ocupamos todos. No cabía nadie más, ahí a mi hermana le estaba dando un yeyo, pues estaba tan a gusto en el agua caliente que se le olvidó meterse al agua fría.

O bueno, no se le olvidó porque todos le decíamos que lo hiciera pero ella terca, que no, hasta que le dio su beriberi y ahí si hubo que meterla al chorro de agua fría y se compuso.

A mi hermano también le estaba haciendo daño al agua, así que se salieron más rápido, almorzamos y algunos seguimos para la piscina, desde luego a seguir disfrutando del agua.

Fuimos a otras piscina, había muchas, al jacuzzi, caminamos, por allá me costalee, pero vimos un paisaje hermoso con una corriente de agua impetuosa.

Luego fuimos a hablar con el chófer para que subiera al rato por nosotros y fuimos por el refrigerio. Deseando que fuera algo calientico y efectivamente agua panela con queso, que cosa más rica nos supo.

Los demás integrantes ya estaban listos, pero nosotras tomamos el refrigerio y nos fuimos otro ratico para las piscinas. Nos negábamos a irnos tan pronto y desperdiciar lo bueno que la estábamos pasando. Pero mi sobrina le daba cosa demorarse más y nos dijo que nos saliéramos y nos arregláramos para no hacer esperar demasiado a los otros chicos que tenían afán por irse del paraiso.

Así que a regañadientes nos salimos, pero el agua nos jalaba, no quería que nos fuéramos.

No hubo muchos sustos, solo una caída de mi hijo con la Emily en brazos, cuando bajamos de ver la cascada. Otra en la piscina donde Emilñy se fue detrás de una pelota y casi se va de ñatas a la piscina, pero la mamá estaba pendiente y la alcanzó antes de que fuera traumático para ella y para terminar,  la resbalada que me pegué en el pantano, otras dos que iban conmigo también se resbalaron pero no se costaliaron.

Así que en general los accidentes no pasaron a mayores.

De venida el chófer paraba donde hubiera cosas de interés para ver. Más que todo para que Emily saludara a las vacas y caballos que se veían en el camino.

Ella toda contenta a todas les hacia fiestas, para ella todo es novedad, chévere andar con un chófer tan descomplicado y complaciente.

Para él no había afán por nada, pero mi hermana si vivía afanando, le parecía una tontería parar a ver las luces desde el mirador. Por el camino no hacia sino preguntar la hora y que cuánto nos faltaba para llegar, me parece que quedó invitada para la próxima.

Por lo demás todo genial, al menos yo la pasé súper, no me di cuenta de algunas cositas que pasaron, al parecer yo estaba en lo que estaba.

Seguramente un poco egoísta, pero cuando voy de paseo nada me daña el rato, a no ser que me pase algo a mí y como no me pasó nada, pues a disfrutar que el  mundo se va a acabar y de estos paseos, poco.

Así que cuando se da la oportunidad de pasar un domingo diferente con agua caliente, a sacarle el mayor provecho posible.

Qué dices tú ¿Aprovechas las oportunidades o te la paseas lamentando y con ganas de volver a la realidad?

Por Amparo Bonilla

Me considero una apasionada de la vida, soy alegre, optimista y siempre encuentro lo bueno de lo malo. Tengo una filosofía de vida que consiste en hacer lo que me gusta, cuando quiero hacerlo y sobre todo sonreír porque la vida serie es muy aburrida...

14 respuestas a «Con la familia en los termales de San Vicente»

Me alegro mucho de tu pequeña aventura en familia. ¡Qué importante es la familia y disfrutar de ella!
Interesante tu día y parece un lugar genial para hacer una escapada juntos. Me encantan las piscinas, pozas, o lagos naturales para darme un remojón.
Gracias por compartirlo con todos nosotros.
Saludos desde España

Hola, siempre he tenido la curiosidad por visitar los termales, me han contado que es una excelente experiencia, sobre todo si se disfruta en familia, tu experiencia me llena aún más de ganas por visitarlo, es el siguiente destino en mi lista sin duda.

Hola Amparo!
Que bueno que hayas podido disfrutar de todo, sin prestar atención a tu hermana.
Creo que hay personas que no se pueden relajar nunca. En mi caso, muchas veces me contagian su malestar y hacen que no pueda disfrutar del todo.
Por eso, te felicito que no le hagas caso. Si hubiera un problema serio, bueno. Pero por lo que cuentas era un día muy lindo y no valía la pena andar apurado.
Saludos

Hola Amparo,
me alegro de que disfrutaras de un rato tan agradable en família. Toda una experiencia bañarse allí.

Quizás a tu hermana no le gusta las novedades que tanto disfrutas tú, jaja.

Estupendo que todo saliera bien y que tuvieras una foto para el recuerdo.

Séfora.

Hola Amparo! Se notaque fue un paseo excelente y en familia no hay mejor tiempo pero que cansador resulta a veces tener esos parientes afanosos por todo y por nada, pero bueno no queda otra más que hablarles claro que el paseo es en familia que sino se hubiera quedado en casa para no estar poniendo en afanes al grupo.

A todo lo demás gracias a Dios que de resbalones no pasó nada más y todo fue tranquilo, que bien que les toco un chófer despreocupado tuvieron suerte porque ese es otro tema cuando el chofer en lugar de hacer bien su trabajo está más afanoso por volver puede complicar la situación del paseo y hacer pasar un traguito amargo pero como bien lo dices vos no debemos dejar que nada empañe nuestra tranquilidad.
Abrazos!

Hola!!, vaya salida tan saludable, relajante y divertida has realizado con la familia, ya que las aguas termales sin duda son muy saludables para el cuerpo, naturales y se disfruta de la naturaleza, se ve que es un lugar precioso, que si te hace ver y aterrizar que ya no solo somos tecnología sino también diversión.

Los núcleos familiares siempre se componen de miembros, con diferentes necesidades y gustos.

Por lo que tratar de disfrutar respetando al otro. No debería ser complicado. Me alegra que tengas la frialdad, de no permitir perturbarte por protestas de terceros.

Que bueno Amparo, yo soy muy fan de los termales, es una experiencia que si puedo vivir normalmente no me la pierdo. Y me fascina lo de vivir estas experiencia con una familia tan numerosa y poder compartir ese tiempo de calidad todos juntos. Gracias por compartirnos este trocito de tu día. Un saludo,
Cristina

Me parece estupendo tu día en familia. Los días libres están para eso para ir a sitios a relajarse como pudisteis ir, pasar ratos con la familia, salir de casa y sobre todo disfrutar.
Y tú, sin percances 🙂 disfrutastes.
Un lugar precioso.
B7s

Parece toda una aventura, y aún mejor pasarlo en familia. Qué bueno que la lluvia no les arruinó el paseo, se ve que los termales es un lugar muy lindo, hasta a mi se me hace un lugar super hermoso para pasar el día con mi familia, espero tal vez en un futuro poder visitarlo.

Qué chévere, se ve que fue un paseo genial donde disfrutaron, se la gozaron y como en todo este tipo de encuentros puede pasar de todo y así como algunos la pasan genial para otros es una mierda, qué le vamos a hacer. Pues nada, quedarse con lo bueno y dejar que los demás lo vivan como quiera 😀

Un abrazo

Amparo no hay algo que me guste tanto como los paseos, yo los disfruto tanto, y más cuando la visita es hacia lugares de la naturaleza, en esos momentos me olvido del reloj y dejo que la vida fluya, estoy allí conectada, tomando fotos y disfrutando de mi familia, muchas veces sin ganas de regresar a la realidad, y otras veces el cansancio me gana, pero con la satisfacción de haber paseado. Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Amparo Bonilla como responsable de Frivolidades Mafalda. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.