Categorías
Cosas que pasan

El león no es como lo pintan

Tenía entendido que los chóferes de los buses Mio eran todos antipáticos y serios que no hablaban con los pasajeros.

Pues esta semana que monté en un bus de los mios, me hice adelantico, cerca del chofer y que el señor resulto, como todos los mortales, con ganas de hablar y ser escuchado.

Seguramente porque el bus iba un poco desocupado, el caso es que en el trayecto se nos atravesó una chica que estaba como loca alegando con su novio o esposo, no sabemos. Nos faltó bajarnos del bus a averiguar todos los pormenores del bochinche que estaban armando en plena vía publica y con peligro para los demás. No encontró mejor forma de llamar la atención que hacer estos aspavientos que ni se le entendía lo que decía. Parecía un animal echando pestes por la boca y con sonidos guturales.

El león no es como lo pintan
Imagen de Shutterstock

En un descuido de la chica que se hizo a un lado pasó el bus y el chófer se fue hablando de la forma que las parejas hoy en día enfrentan sus problemas. Que eran parejas alejadas de la mano de Dios, me dio la impresión que este señor era un predicador porque no dejo de nombrar a Dios y de lo alejados que estamos de él y que sin él no hay amor ni solución para los problemas, desafortunadamente para el chofer me tenía que bajar y coger otro bus, el cual me informó dónde cogerlo y todo.

El asunto es que tenemos un problema: creer que todos los caminos conducen a Roma y que todos los buses que tiene el número que me llevan a casa pasan por donde vivo.

Solo falta que me abran la puerta, pues no, este no pasaba por ahí. Así que cuando menos me acordé, era la única pasajera del bus y el chofer apenas me miraba a ver en que momento me bajaba y al ver que el camino era diferente le pregunte al chófer que si el no pasaba por mi casa.

Le dio risa  y  me contestó que no, que el terminaba la ruta en ese sitio y que por lo tanto me debía bajar y coger otro bus al lado del frente, que seguramente cogí la ruta equivocada.

Pues que raro si es el mismo numero de siempre. Pero bueno, gracias, iré a coger el otro. Lo importante es llegar hoy a la casa, nada nuevo para mi que me dejen tirada como perro sin dueño en medio de la nada.

Me senté a esperar el otro bus, al menos en el parador decía las rutas que pasaban por ahí y efectivamente, la que necesitaba llegaría en cualquier momento.

No había ni un alma en esos lados, pero había luz, se siente un poco raro estar sin saber dónde, pero al menos tenia recargada la tarjeta y algo de dinero si necesitaba coger un taxi. Que ni se veían pasar, me hizo acordar del día que me pasó lo mismo en Bogotá.

Bueno, a tener paciencia y esperar  a ver que pasa. Con la ventaja que en Bogota era de día y aquí de noche, pero no me alcancé a asustar, apenas estaba sopesando la situación, cuando veo venir un bus. Parecía de esos fantasmas de las películas de terror, cuando veo el número descansé, era mi ruta y el bus paró a recogerme. Me fui a subir por la parte de adelante, cuando el señor me dice que entre por detrás que no me iba a cobrar otro pasaje, y ahí caigo en cuenta que era el mismo chófer que me había dejado momentos antes.

Ah, ahora si va por mi casa. Le dije

Ahora si, me dice él y la voy a regañar antes de que suban mas pasajeros, pues debe de tener más cuidado cuando tome las rutas para que no le pase esto. Estos sitios son muy peligrosos y estamos muy alejados de su casa.

Ah no importa lo importante es llegar  y de una vez aprendo.

Pues eso me hizo regresar rápido por usted antes de que pasara otra ruta y le tocará pagar otro pasaje. Además que me gustó su actitud, no todos reaccionan de esa forma. La mayoría de la gente nos insultan y se enojan como si tuviéramos la culpa de que cojan mal las rutas.

Ah no, cada rato me pasa, como le voy a echar la culpa de mis despiste, pero así conozco más, ando casi toda la ciudad por el mismo precio, eso es lo bueno de andar sin afanes.

Y ahí me fui charlando con el chófer y contándole todos mis despistes que no son pocos. Se llenó el bus, pero igual yo seguí parloteando hasta llegar a la casa. Esta vez sin contratiempos y con la lección aprendida, hasta que se me olvidé de nuevo y vuelva a cagarla.

Ya ven, en un día me encontré con dos choferes estupendos que me dieron charla y además uno me ayudó un montón. Nada mal, para vivir en un país donde supuestamente los conductores no hablan con nadie, por eso es bueno saber a la final que el león no es como lo pintan y por ello hay que darle la oportunidad a las personas 🙂

Por Amparo Bonilla

Me considero una apasionada de la vida, soy alegre, optimista y siempre encuentro lo bueno de lo malo. Tengo una filosofía de vida que consiste en hacer lo que me gusta, cuando quiero hacerlo y sobre todo sonreír porque la vida serie es muy aburrida...

33 respuestas a «El león no es como lo pintan»

Hola 🙂

Esta frase me encanta y a mi en general me gusta aplicarla con el mundo por que no todos son malos ni tampoco tan buenos, y nada se mide mas que con las palabras y con la actitud de las personas..

Que buena perdida o despistada que te diste, es verdad es horrible que estando lejos de casa se nos vaya el hilo y nos equivocamos, justo me paso hace unas semanas, solo que yo le sumo la diferencia de idioma jajaja… vaya pasada que me he dado!!.. lo bueno que alce la mirada a tiempo y distinguí que este no era el camino y decidí bajarme a tiempo, por que si no, vaya miedo y estrés después!!.. pues nada nos va que mayor atención jajaja..

Un abrazo!!

Me ha hecho mucha gracia leerte, Amparo. Los chóferes no siempre son así, por lo menos en este lado del mundo. En lo personal, viajo siempre en metro porque voy de un punto a otro sabiendo dónde tengo que bajarme y que línea debo tomar, los autobuses solo cuando no queda más remedio.

Wow, pero qué historia y anécdota más divertida. Qué bueno que te topaste con una buena persona, porque es verdad, la mayoría de los choferes son amargados y casi que te regañan como a hijo. Sin duda una bonita experiencia sin mayores novedades. Saludos

Yo creo que en este tema es como en todos. A veces llegas corriendo a la parada y el señor se va en tus morros pero no es porque sea mala persona sino porque ellos van con tiempo y con paradas pero claro te pilla a ti cruzada y les dices de todo menos guapo. Luego encuentras a otros que se pasan las normas por el forro y abren las veces que haga falta, te dan conversación, te ayudan y son amables. Ser conductor no es sinónimo de ser seco o ser mala persona, eso va con la personalidad de cada uno. No obstante me alegra que te llevara a casa y que todo quedara en una anécdota. Un besazo

Tienes razón, siempre hay que dar oportunidades a las personas, porque no te puedes quedar con la primera impresión. Da igual la profesión o el país, eso va en la persona. Que bien que te llevó a casa. Un beso!!!

¡Hola, guapa!
La verdad es que conducir un autobús todos los días debe de ser muy aburrido pero con usuarias tan despistadas como tú se le ameniza a uno el trayecto. Yo también soy despistada y me ha pasado alguna vez que me he confundido de autobús. Una vez me pasó de camino a una entrevista de trabajo, y por supuesto, llegué tarde. Te felicito por la historia, los conductores también son humanos y majos. Un abrazo.

Hola!! Que lindo relato nos haz contado hoy, esto me recordó mucho a los choferes de los buses que tomaba de adolescente. La mayoría eran señores mayores que no hablaban, pero en alguna ocasión me toco algún parlanchin que se entretenía con una buena conversación. Definitivo que no es buena costumbre generalizar, nos todos somos iguales, me encantó tu reflexión!! Gracias por compartir tu historia, yo también soy muy despistada jejejej. Saludos!! YL

¡Hola!
Menuda aventura ¡eh! Si te sirve de consuelo cuando vivia e Barcelona me pasó alguna vez eso de equivocarme de línea Jejejeje
Bueno lo de los conductores de buses creo que es como en todos los sectores cuando la gente trabaja del cara al público.
Los habrá que son simpáticos, los habrá que son más secos que la suela de un zapato, y los habrá entregados, vamos que son conscientes que su debes es ayudar al «cliente.
Cierto es que a mí lo que personalmente me fastidia en los buses, aunque no pasa en todos, es que entras saludas y no te responden ¿tanto cuenta?
En fin, celebro que toparas con dos chóferes bien amables.
Besotes

En ocasiones, ponemos calificativos y prejuicios a alguien sin conocerlo ni valorarlo

Yo con los conductores de buses, me encontrado gente borde y gente amable, no podemos englobar a todos, porque hay profesionales que dan lo mejor y encima son agradable.,

Me ha gustado tu historia y como nos hablas de tu experiencia en el bus en colombia

Hola! Creo que no debemos de juzgar por igual, si una persona hace algo no todos son iguales, pero esto es muy común por todos lados, si el marido te engaña, todos los hombres son unos mujeriegos,si un negro hace algo , todos los negros son malos, si un hispano hace algo, todos los hispanos son de lo peor y así se la pasan toda la vida juzgando mal a la gente. Que bueno que aprendiste la lección y que te dieras cuenta que lo que dicen de los choferes es mentira. Saludos!

Bonita historia la que cuentas. Yo una vez siendo menor de edad por desconocimiento del conductor ante una tarjeta de estudiante gratuita que tenia yo, no me dejó subir al bus, ya que no llevaba dinero encima, y cuando me iba a quedar de noche a las afueras de donde vivo… un alma caritativa quiso pagar mi ticket. No se como no se le cayó la cara de vergüenza, ya que encima era el último bus que pasaba ese dia por allí y yo era una niña. Perdona por mi minihistoria. Haber hay de todo…

¡ Hola! Al leer toda tu aventura por un monento te imaginé dentro de una película. En mi mente puse hasta los decorados jeje.Me alegro que todo saliera bien. Y sobretodo el gesto del chofer al darse prisa por recogerte demuestra que todavía hay gente buena.

En serio te pasò Esto? Parece mentira..que miedo. Ese chofer es un grocero. Que bueno que no te pasò nada. Para la proxima denuncialo.creo que es un abuso lo que te hizo.

¡Hola!
Me ha resultado graciosa tu experiencia porque al final te llevaste una buena impresión de los chóferes. Equivocarse de línea es algo que le pasa a muchas personas y gracias que encontraste a un buen hombre que se preocupó de que no te cobraran otro ticket. Gente seca y antipática hay en todas partes al igual que gente amable y simpática, también la misma persona puede cambiar de actitud según si ha tenido un buen día o no.
Gracias por compartir tu experiencia, ha sido entretenido leer tu post.
Un beso

Madre mía!! me encanta las cosas que vives y que en muchas oportunidades coincidimos, la verdad creo que en este caso, la rara en todos los aspectos seria yo jaja, porque no suelo entablar ninguna conversaciones con los conductores porque voy muy a mi rollo, los saludo y me despido pero no pasa a nada más, pero me alegra que existan personas que aportan mucho y hacen mas amenas las trayectorias hacia casa.

Hola guapa jajaja lo que me he reído kajaja vaya anécdotas EH? Hombre, desde luego que la simpatía se agradece, tanto en esos tipos de trabajos como en todos. Pero si, es cierto que en los transportes públicos ya no se ve de eso, infelizmente es raro. Pero luego te topas con personas como esos dos conductores que si,nos muestran que no todos son iguales y aun queda amabilidad por ahí jajajaj ❤ un besito guapa

Ay! Como me suena la historia… solo que a mí me pasó que después de mwsss bajándome en la misma parada, un centro cívico en el que trabajaba… y siempre con el mismo conductor en ese horario, un día… sin más, se me pasó tocar el timbre para que parara, el autobús vacío, y no me dijo nada… me di cuenta 5 metros pasados de la parada, y nada… tuve que bajarme en la siguiente, volver andando y llegar tarde al trabajo… me pareció horrible que no avisara! Si íbamos solos y siempre bajaba ahí! Y sabía que iba a trabajar… en fin… como dices no podía culparle por mi despiste aunque él tampoco fuese muy amable que digamos… me sirvió de escarmiento, jajajaa ya siempre atenta. Y el chofer en su línea siempre, al contrario que el que me recogía en horario de mañana, que era súper amable , hablaba con todos los pasajeros, esperaba un poco si veía corriendo a alguien… yo creo que en esto co en todos los trabajos de cara al público… hay de todo, pero me alegra que dieras con un gatito y no un Leon .
Un saludo

Creo que todos en una ocasión u otra hemos equivocado la ruta y nos ha tocado dar la vuelta. Es cuestión de armarse de paciencia y esperar que pase un nuevo autobús que esta vez, si, nos lleve a casa.
En cuanto a los conductores de autobuses, yo creo que hay de todo como en todos sitios; los parlanchines y los que no te dicen ni los buenos días.

Hola,

A mi también me ha pasado. Me he equivocado de bus, tren e incluso de salida en la autopista. Me ha pasado un montón de veces. Es lo que tiene estar siempre en las nubes, en mi mundo, con mis pensamientos…

Una vez, cuando estudiaba en la universidad, me quedé dormida en el bus. Suerte que al conductor le dio por revisar antes de irse porque yo estaba tumbada y casi no se me veía. En esa época no teníamos teléfonos móviles y me hubiera tocado pasar toda la noche encerrada en el autobús, supongo que en la cochera.

Siempre hay que darle una oportunidad a las personas. A veces nos encontramos con sorpresas.

Menuda historia, creo que a todo el mundo le ha pasado lo de confundirse alguna vez, yo misma en trenes y autobuses. La verdad es que yo lo paso muy mal empiezo a ponerme supernerviosa y uff, es angustiante sentirse tan insegura.
Lo de las famas de conductores de autobús y demás pienso que son generalizaciones, hay de todo en la vida y puedes encontrarte a alguien amable como a alguno gruñón, todo depende de la suerte que tengas.
Al final siempre se regresa a casa.

Hola: debido a la frecuencia con la que ocurre. Surgen, los estereotipos. Como el que mencionas, sobre los conductores de bus. Pero cuando alguien cataloga, a todos es exagerado e irreal. Sea cual sea la razón del estereotipo. Fue agradable leer, tu entrada que puede formar parte de la cotidianidad de tantas realidades. 🙂

Que bueno eso de los conductores de autobus, siempre se les tiene por personas mas antipaticas de lo que son, muchas veces como dices tienen ganas de hablar y ser escuchados y nada mas. Que mal que luego a la segunda no cogieras el bus correcto y te tocara esperar y mas estando en un sitio peligroso como te dijo el conductor que te volvio a recoger!! que bien que los dos conductores fueran simpaticos y agradables, igual no todos son como los pintan claro, al final generalizamos y no vale la pena, todas las personas son diferentes y todos tenemos dias!

Tienes toda la razón. Muchas veces prejuzgamos sin dar la oportunidad de conocer en primera persona. Siempre hay que dar la oportunidad y tener una opinión basada en la experiencia.
Y por favor, presta atención, que te salió bien este despiste, pero eso de andar sola por la noche en zonas que no conoces, mejor lo evitamos, eh? 😉
Un abrazo

Creo que a todos nos ha pasado de tomar la ruta incorrecta al menos una vez, ahora con todo lo que está pasando por todas partes del mundo, mucha violencia y maldad a veces hay que tener aún más cuidado, tuviste mucha fortuna de que te tocara unos choferes honestos, probablemente en mi ciudad nadie me hubiera ayudado y hubiera tenido que pagar un taxi 🙁

¿Por qué tenemos tantas ideas preconcebidas acerca del funcionamiento del mundo y del comportamiento de las personas? Está claro que es una forma de «funcionar más rápido», de ser más eficientes: esas ideas nos ayudan a tomar decisiones deprisa, sin tener que evaluar tooooda la situación cada vez, pero lo cierto es que, a menudo, nos equivocamos: ¿son todos los conductores de autobús unos señores callados y algo bruscos? No. También los hay amables y atentos con sus pasajeros. ¿Es equivocarse de camino un error fatal? Casi nunca. Quizá si nos tomásemos la vida más como un conjunto de sorpresas que como una serie de fastidios nos iría mejor.
Un abrazo, Amparo.

Hola Amparo! Como siempre nos ha hecho mucha gracia leerte, creo que todos en una ocasión u otra nos hemos equivocado en la ruta.
Y en cuanto a conductores consideramos que hay de todo como en todos sitios, porque no dejan de ser personas algunos charlatanes, algunos simpaticos, otros más bruscos y que ni te dirigen la palabra.
Que bueno que te encontraste con alguien que te ayudara, siempre hay que formar una opinión basada en la experiencia y contacto con la persona y no en cómo creemos que son. Un abrazo!

Es genial descubrir que no todo el mundo es igual y que por más que pensemos que algunas personas se comportan de cierta manera, tal vez no sea así. Tal vez si hay diferencias y tal vez el león no es como lo pintan algunas personas que creen tener contacto con él. Es bueno confiar en las personas a veces 🙂

Hola!!! Ahora no soy usuaria de autobús pero cuando vivía en Londres si lo usaba a cada rato y allí por ejemplo está prohibido hablarle al conductor!! La verdad es que 8 horas metido en esa cabina sin hablar con nadie tiene que ser un poco horrible!! Como en todas partes que hay gente cara al público hay gente maja y gente súper borde!! Cuando te toca alguien majo la verdad es que es una alegría, pero en ciertos sectores si que tienen peor fama de poco simpáticos!!
Cuidado con los despistes y más si es en zonas peligrosas!!
Besos

Amparo veo que sacaste una muy buena enseñanza de tus despistes
Creo que como en todas partes hay gente simpática y amable y gente más seria o con mal humor directamente y que todo depende de la acitud que nosotros tengamos ante las situaciones que vivimos, si tu hubieras sido antipática los chóferes no te hubieran hablado ni ayudado.

a veces por una mala experiencia juzgamos parejo y sin detenernos, me ha pasado mucho con los taxis y era lo que le contaba a un chofer de taxi hace días, que por unos que no se van por la ruta que les indicas o que no quieren tomar la ruta que se desea

me alegro de que a ti te tocaran buenos choferes y que hayan sido amables, hay unos que no quieren dar razon de nada

besos!

Sin duda una gran historia Amparo, la verdad es que uno se deja llevar mucho por los comentarios y las percepciones ajenas, cuando es preciso tener sus propias experiencias para sacar sus propias conclusiones, y como dicen por ahí: nunca a nadie le falta Dios, creo que Dios se te hizo presente en estos dos conductores y pudiste llegar a tu casa sana y salva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Amparo Bonilla como responsable de Frivolidades Mafalda. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.