Categorías
Cosas que pasan

Hay que darles la razón

Esta semana pasó algo que me dio mucha risa, pues hacia días había venido un señor a mi negocio a comprarme un menjurgue y como cosa rara me contó parte de la historia de su vida.

Lo más reciente, que le ha pasado con su actual compañera con la que convive hace varios años, y con la que mantiene en la cuerda floja, no por ellos si no por la suegra que se quiere meter en todo. Menos mal que no tienen hijo, como me dijo el señor. si no la cosa seria mas peliaguda.

Darles la razon
Foto de Shutterstock

Resulta que la compañera esta recién pensionada del magisterio, él trabaja independiente y en estos días le ha ido mal en su trabajo, y la chica es la que ha estado ayudando con los gastos de la casa, mientras él se organiza de nuevo en su trabajo.

Resulta que la suegra no hace sino echarle en cara que él está con su hija por el dinero y que se está aprovechando de ella.

Eso lo tiene muy aburrido y no sabe qué hacer y por ese motivo ha ido a mi negocio.

«Cómo así» le digo yo «¿y qué tiene que ver la suegra es que vive con ustedes o qué?»

No solo va de visita de vez en cuando, pero es una tortura cuando nos visita pues eso es mirando y criticando todo lo que ve en la casa.

Pues es muy sencillo le dije yo, a todo lo que la suegra diga, dele la razón, así ella no tendrá que criticar ni decir nada si ve que a todo usted le dice que ella está en lo cierto.

Si le dice lo de la pensión de su hija, dígale que es verdad, que qué haría usted sin el dinero de su hija. Al fin que son una sociedad donde los gastos deben ser compartidos. Cuando usted ha tenido la ha mantenido ahora que usted no tiene y ella sí, pues es lógico que ella lo haga.

Para eso están en las buenas y en las malas. Ademas que se fiae que la plata de ella no alcanza ni para pagar el arriendo, que se baje de esa nube en que anda y que si así fuera a ella que le importa.

El señor me dijo que no creía que le pudiera responder a la señora de esta manera, pues era de esas personas imponentes que creen que siempre tienen la razón y hablan y se sientan en la palabra.

«Pues párela de ahí y que se vaya a fregar a otra parte. Que pereza, que coja oficio.»

Eso se quedo así y ya me había olvidado del asunto.

Cuando ayer volvió todo contento y con otra cara dándome las gracias por los consejos que le di. Que los había puesto en práctica y que la suegra se quedó pasmada y sin habla.

«¿Cómo así y cómo hizo para hablar con la fiera?» Le pregunté.

No, pues esta semana que fue a la casa empezó con sus indirectas y que yo era un bueno para nada, que su hija no sabia qué me había visto habiendo tantos pretendientes mejores que yo.

Pues no me pude contener y delante de ella le dije que si le parecía tan poquita cosa que se abriera del parche con su mamá, que ya me tenia hasta el copete, que si ella se creía tan poquita cosa para que un hombre estuviera con ella por su dinero, que si estaba de acuerdo con su madre, pues que las dos se fueran a la p.m.

«Ah, pero la emprendió contra su esposa» Le dije.

«Pues claro, si ella no me defendía y dejaba que su madre hablara pestes contra mi, era porque estaba de acuerdo con ella y así para que quería vivir con una mujer.»

«Hijuemadre, la cosa estuvo peluda entonces y qué paso.»

Pues que mi mujer al fin abrió los ojos y vio que yo ya no estaba dispuesto a aguantar más humillaciones y se enfrentó a su madre, diciéndole que  ya no se metiera más en nuestra relación, que ella me había escogido por algo y que si no estaba de acuerdo,pues que no volviera a visitarnos, que cada que ella iba solo dejaba mal ambiente.

La señora se quedó ojiplatica, nunca creyó que su hija se pondría contra ella.

«Mejor dicho las cosa estuvo para alquilar balcón».

«Si, pero usted tenia toda la razón, el cobarde vive hasta que el valiente aguanta. Si no le ponemos el tate quieto a la suegra ahí la tendríamos geringiando cada que le diera la gana y una cosa es que quieran ayudar pero otra es que siempre le vea las cosas malas a todo y encima viva echando cizaña, eso no era vida.

Pues al menos este señor arregló su caminado y ahora está trabajando y llevando el sustento para su casa. Al parecer la suegra cambió su forma de criticar o al menos los dejó tranquilos.

Y yo quedé convencida de que a algunas personas toca darles la razón como a los locos. Así todos tan tranquilos.

En una sociedad donde son dos para convivir, los gastos debes ser compartidos, pues la época en que el hombre solo trabajaba para mantener a la familia ya no existe, por más que se mate trabajando una sola persona no aguanta.

Y yo me sigo convenciendo de que en ves de vender menjurgues debería poner un consultorio, me va mejor.

Por Amparo Bonilla

Me considero una apasionada de la vida, soy alegre, optimista y siempre encuentro lo bueno de lo malo. Tengo una filosofía de vida que consiste en hacer lo que me gusta, cuando quiero hacerlo y sobre todo sonreír porque la vida serie es muy aburrida...

12 respuestas a «Hay que darles la razón»

Me a encantado los consejos que le diste al señor y como el actuó, hay suegras que se pasan de criticonas y lleva vida, siempre hay que poner la gente en su lugar sin importar lo que pueda suceder, ya que aveces muchas personas hasta se quitan la vida porque no soportan las humillaciones de los demás, que bueno que ya el señor esta trabajando y que su esposa puso a su madre en su lugar.

Aquí no era tanto el consejo, sino las porras para que se animara hacer lo que en tanto tiempo tenia pensado y bueno al ver que alguien lo apoyaba pues se animó, creo que las suegras dicen mucho, opinan y está en uno si les da la razón o se convence de la decisión de estar con su pareja, la vida es es dos y con eso es más que suficiente como para dejar que los terceros se metan en la vida que tanto hemos soñado. Las palabras llegan de forma misteriosa y somos nosotros quienes le damos sentido.
Saludos.

Pues igual si que deberías poner un consultorio, es verdad que ya era hora que este señor por fin le parara los pies a su suegra y como decía él, si su mujer no le defendía es que estaba de acuerdo o sea que bien hecho lo de enfrentarse también a la mujer! son la pareja la que tiene que opinar y decidir, la suegra no tiene que meterse en nada, que se quede en su casa o que cuando les visite que lo haga desde el respeto!

las suegras poco puedo opinar sobre este tema no tengo pero siempre me han dicho que es difícil llevarse con ellas…. es poco usual. Hay algunas que se meten donde no les llaman. Mi madre no se como seria si tuviera pareja yo creo que se metería mucho jajajaj

Hola me encanto la historia. No hay que meterse en la vida de pareja y menos para sembras cizaña. Me alegro que al fin hayan encaminado la situacion.
Saludos

Que lata ese tipo de suegras metiches, que solo andan viendo las cosas malas, los problemas de pareja se deben resolver entre la misma pareja, y estoy de acuerdo contigo los gastos deben de dividirse, que bueno que al fin la enfrentó y la hizo replegarse, tal vez era eso lo que necesitaba.

Hola! Yo soy de esas personas que creen que la pareja es de 2… no con terceras personas, dependiendo del carácter de tus suegros…es como será tu relación..yi por suerte me llevo genial con Ella, no se mete en nada je je. Me gustó la historia del señor más que nada porque le ayudarte a superar ese problema . Un saludo excelente post!!

Que triste ver mujeres que solo dedican a fastidiar de esta manera, y aun mas triste, hijas que se dejan influenciar así por su propia madre. Ojalá que pronto aprenda a dejar a su mamá aun lado y enfocarse en su matrimonio.

Me has sacado una sonrisa con este post. Hay algo que es muy cierto y es que a los locos hay que darles la razón, porque a veces son tan arrogantes que si no la tienen dejan mal ambiente donde llegan porque así son. Pero callarles la boca con acciones es lo que mejor les va, quitarles las razones con argumentos fuertes. Tendrás que montar una farmacia entonces, además! Un abrazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Amparo Bonilla como responsable de Frivolidades Mafalda. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.