Categorías
Cosas que pasan

La profe, me perdió

Ya me había perdido con las lavadas y ahora me perdió con el horno. ¿Quien la manda a dejarme tanto tiempo sola? se va de vacaciones indefinidas y me toca sobrevivir como pueda.

Antes cuando no tenía lavadora ella vivía pendiente cada ocho días de recordarme que tenía que lavar la mugre y eso sí todo el vecindario se daba cuenta, porque desde la mañana me estaba recordando y con su voz de alto parlante, que pasaba las paredes de los vecinos hasta llegar a mi casa, que era día de lavada y ahí iba yo con toda la ropa recogida de la semana para donde la vecina que tan linda ella, me permitía lavarla en su lavadora. Algo que siempre fui de buenas pues en todas partes donde estuve encontraba amigas con lavadoras que me dejaban lavar la ropa donde ella. Sobre todos me gustaba para los tendidos, cortinas, cobijas. Cosas grandes, ya que la ropa delicada, en la mano quedaba mejor.Mi vecina me perdió

Hasta que hace varios años ya  la suegra de mi hija me regaló una lavadora, quedándose la vecina sin mi presencia semanal y una molestia menos.

Y en estos días que se me dañó el horno de la estufa y ella tenía una estufa  nueva, lo más bonita. Estaba haciendo las torta donde ella, quedaban lo más de bien asadas. Claro que perjudicial para la silueta, pero nos sacrificábamos. Hasta estos días que se me fue de vacaciones y yo con ganas de hacer una tortica y me dije, voy a ensayar en el sartén de teflón a ver que sale. Alguna cosa saldrá de ahí, pues si, salió la torta. Quemada, pero ya aprendí que es solo darle la vuelta más rápido y  queda rica como en el horno, ya que hice el experimento con otra más pequeña en otra ollita y esa quedó estupenda.

Así que cuando la profe regrese ya me habrá perdido con el horno también. A las amigas que les di a probar la torta, les dio mucha risa cuando les dije que ya la vecina me había perdido, quien la manda a estar tanto tiempo por fuera.

Tendré que buscar algo para que no me pierda del todo, siempre encontraré algo para molestarla, no hay que dejar perder las buenas costumbres.

Por Amparo Bonilla

Me considero una apasionada de la vida, soy alegre, optimista y siempre encuentro lo bueno de lo malo. Tengo una filosofía de vida que consiste en hacer lo que me gusta, cuando quiero hacerlo y sobre todo sonreír porque la vida serie es muy aburrida...

4 respuestas a «La profe, me perdió»

Amparo yo creo que tú lo que necesitas son unas vacaciones, así te ves en la necesidad de irte con la vecina y ella no te volverá a perder, porque a donde ella se vaya allí tú te le arrimas y entonces ella no tendrá que volver a sufrir por tu ausencia ¿no crees? jajajaja… a lo mejor la vecina se va de viaje para huir de ti jajajaja. Saludos.

jajaja pobre profe con esta vecina que le tocó, pero bueno como dices a ella le gusta tenerla por su casa y que dependas de ella para algunas cosas, pues así son los vecinos de toda la vida, siempre preocupados y con ganas de ayudarnos, lo cual está súper bien 😀

Siempre me haces reír en tus post Amparo jejeeje Sabes dar un enfoque distinto a todo lo que te sucede. Qué bueno que puedas ir a casa la vecina y compartir con ella tus tortas y charlas, que bueno poder pasar un ratito con ella…creo que te va a echar de menos a ti y a tus tortas y vuestras charlas, que seguro que son muy animadas jejeje

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Amparo Bonilla como responsable de Frivolidades Mafalda. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.