Categorías
Cosas que pasan

No siempre gana el mejor

Y esta vez si que nos queda como anillo al dedo, pues sin querer ser patriota maniática y sin entender nada de fútbol, pues solo me gusta ver cuando meten goles. Sin embargo, visto lo visto, Colombia es el mejor equipo que tenían en este mundial, lástima que por intereses ajenos al deporte lo hayan sacado de taquito del evento, porque estaba clarísimo que Brasil no podía quedar por fuera, por lo tanto tocaba sacrificar al rival  a como diera lugar y como decían los mismos jugadores del brasil: «no venimos a encantar solo a ganar», por lo tanto se dieron a la tarea de jugar  a las patadas y de irse contra los rivales, sabiéndose inmunes a las reprimendas, pues el árbitro muy olímpicamente les pasaba sus errores sin amonestar y a Colombia si les pitaba hasta por respirar. Viéndose a la legua un arbitraje recargado y alevoso, pero con tan mala suerte que sus jugadas cochinas se le devolvieron saliendo lastimado uno de sus principales jugadores.

Seleccion Colombia No siempre gana el mejorPitaron faltas donde no las había, anularon un gol que quedó dudosa la falta, ya con dos goles en contra, de chiripa pitaron un penalti, me imagino que para no quedar tan malparado y viendo que no afectaría a Brasil, en cambio acallaría un poco su conciencia, si es que la tiene. Les dieron una muestra de buen fúltbol en pocos minutos que hasta el técnico brasileño era pidiendo a gritos que se acabara el partido del susto que le dio que le empataran y hasta le remontaran el marcador, como que se estaban dando cuenta con que clase de jugadores se estaban enfrentando y que si hubiera sido un duelo de buen fútbol, le hubieran dado sopa y seco. Pero no, no había mucho con quien jugar, solo con la sombra de unos personajes que tienen un linaje rancio y que piensan que asustan por la jerarquía, no se dan cuenta que en una cancha sólo son 11 contra 11 y que los linajes no meten goles.

Colombia perdió, pero creo que más perdió Brasil pues sus hinchas quedaron desilusionados al ver la forma en estaban ganando con unas jugadas a las que no estaban acostumbrados a ver de su equipo y dándose cuenta que si ganaron fue con ventaja. Jugando sucio y con un árbitro tal vez arreglado para que pitara de esta forma, más disimuladamente hubiera sido  menos decante la caída de este equipo, que aunque ganó, les debe haber quedado un mal  sabor de boca. Afortunadamente les queda la repetición para la posteridad, donde se darán cuenta que tuvieron la oportunidad de lucirse con un gran equipo y de haber presentado un gran partido que los hubiera dejado orgullosos, jugando bien sin necesidad de ampararse en un árbitro arbitrario y comprado.

Tenía tantas ilusiones con este partido, no  tanto que ganara Colombia, sino que por fin iba a ver dos grandes del fútbol enfrentados de tu a tu. No esta payasada que da vergüenza ajena.

Y por lo menos los hinchas cayeron en cuenta de que tenían que seguir apoyando a la selección a pesar del marcador adverso y salieron a celebrar la derrota con sabor  a victoria. Pues lo muchachos dieron todo en la cancha y me pareció genial apoyarlos no  solo en las victorias, muchas veces para ganar hay que perder y todos aprendimos que cuando el poder lo tienen los que mandan, siempre ganaran los interese creados y que el que no mete los goles, los ve hacer, porque lamentablemente no siempre gana el mejor equipo.

Quede tranquila, aunque  inconforme. Da tristeza e impotencia ver como en todas partes y en algo que debe ser sagrado, metan la mano para arreglar y acomodar   las cosas al acomodo de unos cuantos. Es cierto que Colombia aún no está preparada para celebrar los triunfos, pues se extralimita y como no hay mal que por bien no venga, pues con este resultado los ánimos se apaciguaron un poco y a lo mejor se evitaron males mayores, así poco a poco y a cuentagotas nos iremos acostumbrando a celebrar en paz y sin tanta patanería.

Por Amparo Bonilla

Me considero una apasionada de la vida, soy alegre, optimista y siempre encuentro lo bueno de lo malo. Tengo una filosofía de vida que consiste en hacer lo que me gusta, cuando quiero hacerlo y sobre todo sonreír porque la vida serie es muy aburrida...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Amparo Bonilla como responsable de Frivolidades Mafalda. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.