Categorías
Cosas que pasan

Creyendo en pajaritos de oro

Esta semana viajé a Armenia. Estuve dos días allí y quedé varada sin dinero, ya como que se me está haciendo costumbre. No es sino que me pase una vez y quedo lisiada a seguir repitiendo las historias y todo por creer en pajaritos de oro. Por eso es que [piopialo]el dicho es muy cierto «es  mejor pájaro en mano que cientos volando»[/piopialo]

Definitivamente eso de contar con el dinero en el bolsillo de otros es complicado, siempre suceden inconvenientes y todos se ponen de acuerdo, para quedar mal.

Pajaritos de oroDe amable me pongo a prestar el dinero con la condición de que la otro día muy temprano habrá money y resulta que nanay y cucas, nada y que por la tarde otro dinero y que tampoco. Que agonía, por eso siempre he dicho  que se debe prestar cuando no se necesite, ¿si lo necesito para que lo presto?

Pues al no haber dinero por ningún lado me tocó recurrir a la mata de la amabilidad, para que me hiciera el favor de pagar el pasaje de regreso sino quería que me quedara por allá, quién sabe hasta cuando. Casi que se desnuca por ir … pacientemente esperó a que su papá llegara y le dijo a él que fuera. Una monería, pero al menos me desvaró.

Con esto aprendí que no se debe prestar todo, solo un poquito y dejar la reserva para que en caso de que nos incumplan no tengamos que quedarnos hasta que San Juan agache el dedo o que otras persona  nos saque del atolladero y eso si se encuentran fácil, por que fue un milagro que me contestara al correo, porque como cosa rara su número de celular no lo tengo y llamar al fijo, se muere uno esperando que conteste. Ese día estaba medio de buenas.

Y como es normal, cuando no se tiene dinero nadie tiene, pero apenas se pasan las verdes y las maduras el dinero llega por todos lados y el panorama oscuro que se veía, se vuelve  a iluminar y las malas experiencias quedan en el pasado y dejan algún mensaje para no repetir…

Hasta la próxima, dicen que loro viejo no aprende a hablar y uno vuelve y cae. Menos mal que para todo hay remedio, menos para la pelona.

 

Por Amparo Bonilla

Me considero una apasionada de la vida, soy alegre, optimista y siempre encuentro lo bueno de lo malo. Tengo una filosofía de vida que consiste en hacer lo que me gusta, cuando quiero hacerlo y sobre todo sonreír porque la vida serie es muy aburrida...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Amparo Bonilla como responsable de Frivolidades Mafalda. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.