Categorías
Cosas que pasan

Montañero no pega en pueblo

Esta semana que fuimos a los quince de una sobrina en Cali, ni idea tenia que en las grandes ciudades celebraban los quince después de la media noche como las cenicientas de los cuentos que se va a dormir a esa hora. En cambio aquí a penas empezaría la rumba.
Si de pronto durante la espera se bailara y todo, pues no seria tan tediosa la larga llegada de la medianoche, encima que la música de tarro que colocaron no ayudaba mucho al ambiente.
La verdad yo parecía perro con pulgas, no me hallaba, debe ser que ya no estamos para estos trotes donde la juventud se sienta a esperar que salga de su madriguera la quinceañera, pues yo si no me quedé con las gansas de ir a ver qué pasaba y a que se debía tanta demora. «A que hora van a salir que estoy que me duermo, que mamera tanta demora», «a las doce me respondieron», «pues a esa hora ya estaré durmiendo».
Y al  momentico estaban saliendo a bailar el vals y toda la cosa que hacen en esas ocasiones, aunque alguna por ahí apenas cuchicheaba pero todavía no son las doce y yo metiendo la cucharada y que tiene que ver las doce con que empiece el baile, si ya están listos  para que más demoras.
Pues salieron, bailaron me pareció muy bonito y emotivo el show que armaron, más que aparte de la quinceañera hay otra joven de 14 y el hermanito de 16 y los dos padres jóvenes y bellos como los hijos. Todos parecían hermanitos, entonces bailaron el vals los dos papas, los dos hermanos y el novio de la quinceañera, todo en familia, un espectáculo hermoso.
Luego la torta y la comida, porque de música si nada que ver, parejos menos, así que estaba en la olla.
Y después de la una apenas se dio la oportunidad y las que ahuecan el ala y a dormir, hacia más gracia.
Y no es que la fiesta estuviera mala, lo que pasa es que me gusta mover el esqueleto, del resto para quedarme sentada y encima sin una música medio buena, es tétrico. Para la próxima ya se sabe que hay que ir a estas fiestecitas  a la medianoche, con parejo y llevar la música que uno quisiera bailar, por que estos jóvenes ni idea tienen de colocar música. Aaaah pero cuando la cambiaban sí la bailaban, es que también les gusta la música viejita pero buena, claro que allí de viejitas nada, apenas bailé dos piecitas, que triste.

Por Amparo Bonilla

Me considero una apasionada de la vida, soy alegre, optimista y siempre encuentro lo bueno de lo malo. Tengo una filosofía de vida que consiste en hacer lo que me gusta, cuando quiero hacerlo y sobre todo sonreír porque la vida serie es muy aburrida...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Amparo Bonilla como responsable de Frivolidades Mafalda. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.