Categorías
Cosas que pasan

Se fue la bruja

En medio del barullo del accidente acontecido, la romería de gente que ha pasado por el frente del negocio y la noticia de que el chico accidentado falleció en las horas de la mañana, el pobre siempre alcanzó a agonizar tres horas desde el momento que lo recogieron, pobre. El cuento va a que se acerca un señor que no me podía ni saludar hasta hace poco, pues la mujer le tenía prohibido dirigirme la palabra, siempre que lo veía que me miraba siquiera el coscorron era mucho, entonces para evitarse problemas él se quedaba rezagado cada que ella iba a comprarme algo al negocio.
Por lo tanto me pareció muy raro que se parara a saludarme y echarme flores. La señora parecía que sospechaba que su chico era un tumbalocas, por lo tanto lo celaba hasta con la sombra y como era algo bruja lo mantenía como una hueva al culo de ella, lo que ella le dijera que hiciera él lo hacia, parecía su marioneta, entonces le voy diciendo que ese milagro, dónde había dejado a la bruja, en forma de charla, pues la señora me caía medio bien a pesar de sus excentricidades, aunque hacía ya unos días que estaba remontada del negocio, pues me debía unos pocos miles, por no pagarme mejor no volvió, o a lo mejor se agravó en esos días.
El caso es que el señor este me contó que la señora había pasado a mejor vida, o a peor, vaya uno a saber hacia cosa de un mes. Me pareció raro, esa señora tan conocida y no me dí cuenta que ya no estaba en este planeta, se fue sin despedirse, sin pena ni gloria.
Una cliente menos y un admirador más, claro que nada que ver, eso lo dejó como un rejo, feo y culichupado, no inspira ni un mal pensamiento, así que esa herencia no es apetecible, se hubiera podido enterrar con ella, pero parece ser que antes de estirar la pata lo alcanzó a cambiar por otro luego de sacarle hasta lo último, en prestancia que tenía, porque dinero si brillaba por su ausencia, no se sabía de que estaba pegada ahí ni que le celaba tanto, pero hay gente para todo.

Por Amparo Bonilla

Me considero una apasionada de la vida, soy alegre, optimista y siempre encuentro lo bueno de lo malo. Tengo una filosofía de vida que consiste en hacer lo que me gusta, cuando quiero hacerlo y sobre todo sonreír porque la vida serie es muy aburrida...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Amparo Bonilla como responsable de Frivolidades Mafalda. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.