Categorías
Cosas que pasan

No podía faltar

Ya como que un paseo conmigo sino pasa algo no es paseo. Esta vez no podia ser la excepción y paso en el recorrido que hicimos al malecón en la noche, ya ibámos de regreso todos, nos subimos al transporte masivo de allí y no oímos cuando dijeron que se bajaban, cuando menos acordé es que alcancé a ver a los muchachos fuera del bus y mi hijo y yo ahí todavía, que susto. «nos perdimos», le dije «se bajaron todos y nos dejaron», por un momento alcanza uno a verse más perdido que embolatado en la nada, en una ciudad que no se conoce y en medio de una multitud de personas que nada que ver con uno, pero se toma aire y se recapacita a ver qué se puede hacer.
Lo primero es bajarse en la siguiente estación y averiguar como se vuelve a la estación anterior, en algunos masivos hay forma de regresarse al mismo sitio en otro aparato. Sin embargo, allí no, había que tomar otro que lo dejara a unas estaciones más lejos y retomar otro para regresar. Un complique, la estaba viendo negra, pero el señor de allí muy amable nos empezó a dar indicaciones de qué masivo tomar, donde bajarnos cuando lo llamaron y le preguntaron por dos extranjeros perdidos, resulta que erámos nosotros, apenas se dieron cuenta que no estabamos, se comunicaron con los de la estación para que ellos regaran la bola por todas partes, asi que ya estabamos fichados y de una el señor les dijo que allí estabamos y que enseguida tomariamos el transporte de regreso que nos esperaran que en una media horita llegariamos.
Pues sin novedad regresamos guiados por todos, pues se regó el cuento de que habían dos extranjeros embolatados y eso se desvivian por darnos las indicaciones correctas, hasta que llegamos donde estaban los otros con cara de preocupación y apenas me ven ya no me querian soltar. Que risa, como si fuera una niña chiquita que se les podia volver a extraviar.
Y claro no faltó el regaño del encargado que para nada le pareció chistoso el susto que se pegaron, pero yo que culpa, ¿acaso lo hago a propósito?

Por Amparo Bonilla

Me considero una apasionada de la vida, soy alegre, optimista y siempre encuentro lo bueno de lo malo. Tengo una filosofía de vida que consiste en hacer lo que me gusta, cuando quiero hacerlo y sobre todo sonreír porque la vida serie es muy aburrida...

2 respuestas a «No podía faltar»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Amparo Bonilla como responsable de Frivolidades Mafalda. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.