Categorías
Opinión

Las que no eran

Hablando con mi sobrina de sus hijos, lo mal que se portan con ella y lo desagradecidos que son, le voy diciendo que no falta sino que cuando se consigan una novia se la lleven para que ella también la mantenga. Porque hoy en día como que la norma es esa, los pelados no tienen ni donde caersen muertos, no tienen ganas de trabajar ni conseguir nada propio, entonces ven lo más normal del  mundo que si se consiguen una miona de las que tampoco les gusta mover un dedo porque se les daña el manicure, llevarla a la pieza que tienen asignada en la casa paterna y acomodarsen con ella allí.
«Pues ya me la llevó», me dice. «La novia que tenía, en su casa la echaron y la llevó a vivir con él, a mi casa obviamente», jajaja, qué risa, previniendo el futuro y ya se me habían adelantado, pues como apenas el domingo había vienido de visita y no me comentó nada, sólo porque le saque a relucir el tema, me lo dijo, entonces le dije que si por lo menos le ayudaba en los oficios de la casa, no fuera que la pusieran a ella de criada de los dos. «Pues ahí algo hace, pero la comida la hago yo y por la noche tengo que llegar a arreglar cocina», «cómo asi, ni siquiera son capaces de lavar los platos que ensucian?» «ah, es que  mi hijo le dice a ella que eso lo hago yo». Qué tal el careconcha este, encima de gordo con paperas.
«Pues no señora, me hace el favor y habla con esos mantenidos que por lo menos ayuden en la labores del hogar, sino la van a coger de ropita de planchar y cuando embarrigue a la tonta esa tambien van a quere que les matenga el muchachito, despabilese y póngales los puntos sobre la ies, ahora que apenas estan empezando sino luego no se los podrá bajar. Tan bueno para ellos, consiguen vivienda gratis, comida, quien les lave el mugre. Así cualquiera se amaña y empieza a procrear que es lo peor de todo.
Y si no les gusta así, pues la puerta es ancha y por donde entraron se pueden ir yendo, pero no tiene por que aguantarse que hagan lo que les de la gana en su casa, bueno es culantro, pero  no tanto, lo justo es que si van a vivir juntos se repartan obligaciones al menos eso me gustaría para mí, porque seguramente en cualqueir momento me puede tocar lo mismo. Por lo tanto me voy preparando para echar el discurso antes de que me cogan ventaja, porque no creo tener la paciencia de estar haciendo todo en una casa, mientras las culiprontas parecen maniquis de boutique.»
Sino quieren hacer nada que no se consigan pelagatos, al menos a mi me gustaría que me hicieran todo en la casa y yo como una reina, será dificil conseguir una que tengas esas caracteristicas, cada día es como buscar una ajuga en un pajar.

Por Amparo Bonilla

Me considero una apasionada de la vida, soy alegre, optimista y siempre encuentro lo bueno de lo malo. Tengo una filosofía de vida que consiste en hacer lo que me gusta, cuando quiero hacerlo y sobre todo sonreír porque la vida serie es muy aburrida...

4 respuestas a «Las que no eran»

Chica, qué miedo da, jajaja Espero que no me pase a mí. Nada más me faltaba otra boca más en casa (con el resto del cuerpo).
Y la verdad es que como están las cosas en España creo que mi hija se quedará en casa muuuucho tiempo.
Un besito, linda.

Gracias Estefania por pasarte por aquí, y menos mal que tienes una hija, aunque como vamos, no se les da nada ser ellas las que lleven el novio a vivir a la casa, de todo se ve, jajaja, sin que te dé miedo, pero preparada puedes ir estando.

Ay que descaro! Conozco una mamá que compró casa y mantiene a sus 3 preciosos y viejos hijos hombres que van a ser profesionales estudiando porque cada vez cambian y cambia de carrera, y ahora le dicen que los tendrá que mantener hasta que ella pueda y que la casa es de ellos, así que en cualquier momento la van es sacando de allí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Amparo Bonilla como responsable de Frivolidades Mafalda. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.