Categorías
Cosas que pasan

Preguntas obvias

Hacia días que no me preguntaban bobadas, pero siempre hay el descachado que le gusta que alguien le  confirme lo evidente. Lo que más me molesta es que tienen una urgencia que uno cree que es cuestión de vida o muerte lo que vienen a preguntar y que va… Estaba encaramada limpiando el polvo, lo pensaba dejar de Halloween, pero ya me aburrieron las telarañas naturales que tengo entonces me pico por limpiar, y en vez de preguntarme desde ahí sin necesidad de que me baje, el fulano me hace señas de que me arrime como si fuera un secreto y me sale con la tontería, es que por poquito y me dan ganas de sonarle los mocos por idiota, “que si los del frente sabia yo si estaban o no”, lo mire como a una pulga con ganas de cogerlo entre los dedos pulgares y despicharlo y muy decentemente le dije que  les tocará que si le abrían  estaban sino pues que no. Y me dice: “ah es que ya les toque y no abrieron…”, “pues entonces es obvio que no están, ni modo que los tenga aquí escondidos ¿no?”

El señor como que tarde cayó en cuenta que me estaba sulfurando y salió pitado dando las gracias y pidiendo disculpas. Entonces volví a encaramarme, menos mal que es una escalerita pequeña, pero de todos modos hay que escalar, cuando llega una señora y me hace señas de que vaya donde ella. Le digo: “si, a la orden” y me dice: “usted me puede informar como es que se llama el señor de enseguida, es que se me olvido su nombre” ayyyy que me muero de la rabia y de pura pica a mi también se me olvidó el nombre del vecino y le dije “ni idea, no sé como se llaman los vecinos”. “Ah que raro” me dice y le digo: “a mi no me parece, creo que están recién llegados”, volví y me encaramé a la escalerita cuando llega un pelado y me dice: ¿venga usted sabe donde sacan copias a  color y ampliadas?  “no, ni idea” y me responde “pensé que sabía, como esto es una papelería” y le digo: “pues sí, pero eso no quiere decir que tenga que saber de cosas que no tengo yo”, se fue y volví a subirme, cuando una chica con un gatito: «¿usted sabe de dónde es este gatico?»,“no ni idea no lo conozco”, “ah es que anda perdidito y pensé que podría ser suyo o que conocía a los dueños”, “pues no”.

Se me quitaron las ganas de seguir limpiando como que a todos les parecía muy divertido verme subir y bajas las escaleras, si por lo menos fueran para comprarme algo pues vaya y pase, pero para que seguir siendo el centro informativo, como que mejor me quedaba en tierra no vaya a ser que me enredara con la bilirrubina que me estaba dando. Hoy fue el día de las preguntas sin respuestas positivas, pues varios entraron y justo daban en el palo de lo que no tenía. Que si el libro de fulanito, el riego de zutanito, mejor dicho no atinaron media, ni yo con las necesidades de los clientes, que cosa.

Por Amparo Bonilla

Me considero una apasionada de la vida, soy alegre, optimista y siempre encuentro lo bueno de lo malo. Tengo una filosofía de vida que consiste en hacer lo que me gusta, cuando quiero hacerlo y sobre todo sonreír porque la vida serie es muy aburrida...

3 respuestas a «Preguntas obvias»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Amparo Bonilla como responsable de Frivolidades Mafalda. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.