Categorías
Opinión

Ahora te echo, más tarde te recogo

Cosas que pasan y seguiran pasando. Me divierte oir que la gente pelea por bobadas, todos los días se oye cada cosa, que si el amigo de al lado pelea con la novia o que si la novia pelea por algo, es la historia de nunca acabar y si se pone uno a ver, ve, que casi todos los disgustos es por insignificancias o por inseguridades de las parejas, cuando no es que las familias de cada uno se mete más de la cuenta en opinar, más cuando las suegras, hermanas, familia en general viven en función de como vive la pareja, para meter la cucharada y embarrarla.

Pero lo mejor son las reconciliaciones, cuando la pareja de verdad se quiere, luego de una pelea sin importancia. También depende de lo que se hayan dicho en esos momentos, pues muchas veces tendemos a ofender sin querer, queriendo y luego esas mismas palabritas van carcomiendo la relación.

Y esas son las fisuras para que las relaciones se vengan abajo, pues de momento se pelea y se reconcilian una, dos, tres veces, pero ya más se vuelve algo muy cansón y es poco problabe que la pareja ofendida vuelva y perdone, pues algo repetitivo hace mella y cuando se vengan a dar cuenta, ya el amor que se creía infinito y único, se desvanece.

Todavía cuando se es apenas novios o comen de todo pero aparte, cada uno en su casa, pues es más llevadera una discusión, otro paseo es cuando ya se viven juntos, ahí sí echar reversa es más complicado, aunque no imposible, pues la asfixia de una persona cansona es inmamable, más fácil se acaban las relaciones cuando se estan juntos que separados, pues estando cada uno por su lado, es má factible una reconciliación, en cambio teniendo a la persona a toda hora al lado y si son bien machaconas, pues el hombre es de la calle y ahí sí no se les vuelve a ver el pelo temprano y empiezan a buscar en la la calle, lo que en la casa ya no dan de buen agrado.

Entonces mirando varias parejas y entre ellas la mía, pues también me veo identificada con esas cositas, las discusiones regularmente son económicas, por relaciones pasadas, por las familias metiches. En mi caso son económicas, eso me saca de quicio, aunque trato de no alegar por eso, al fin que pelear por lo que no hay en una bobada, sin embargo molesta.

Otro amigos que conozco, peleaban por las familas metiches, hasta que se las sacudieron de encima y ya se meten menos, pero sin embargo tratan de meter la cucharada y el opinador, pero ya con más tiento y habiendo dejado las cosas en claro, luego de muchas discusiones.

Las que pelean por el pasado de su pareja, son inmaduras e inseguras, pues creen que todavía siguen pegados al pasado de determinada persona, eso hace hueco, cuando nuestra pareja viene de relaciones pasadas y más si hay hijos de por medio.

Ese detalle sí que es escabroso, yo lo vivé en carne propia y es una sensación muy desagradable y si la pareja es más joven que la otra, la inseguridad es peor, al ver que uno de los dos sigue cada día más joven y que el ocaso de la vida va llegando a pasos agigantados.

De eso sí que veo, pero cuando se está enamorado y empendejado no le damos importancia a esos detallitos, pues siempre decimos lo de siempre, en el amor no hay edad, pero es un grave error, que definitivamente se ve tarde, cuando no hay reversa, pues al fin que nunca se sabe que pasará mañana, si durará mucho o poco. Definitivamente la vida es una aventura y cada quién sólo escarmentará en cabeza propia, nunca en la ajena. Asi que nos seguiremos estrellando por este camino llenos de piedritas.

Por Amparo Bonilla

Me considero una apasionada de la vida, soy alegre, optimista y siempre encuentro lo bueno de lo malo. Tengo una filosofía de vida que consiste en hacer lo que me gusta, cuando quiero hacerlo y sobre todo sonreír porque la vida serie es muy aburrida...

2 respuestas a «Ahora te echo, más tarde te recogo»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Amparo Bonilla como responsable de Frivolidades Mafalda. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected]. Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.