Categorías
Cosas que pasan

La plancha

A quien le gustaría por ejemplo lavar la ropa agachada en los ríos encima de piedras, donde no podían escoger el jabón para lavar, y sin embargo la ropa era mucho más blanca y bien planchada que hoy día, en esos tiempos la plancha era de carbón, uno no se explica como la ropa no era toda tiznada, al contrario era impecable y bien almidonada, que horror.

Ahora el único trabajo es echar la ropa a la lavadora, un detergente que quiera por que ahí mucho de donde escoger, sacar la ropa y extenderla, ya sale casi seca, si no es seca del todo para eso hay lavadoras con secadora incorporada, ya ni planchar se usa, los jóvenes se colocan la ropa arrugada sin ningún problema, o se usan telas que no se arrugan y se evita todo ese camello que es aplanchar.

Yo tengo recuerdos malucos de la plancha, en mis tiempos cuando a uno lo obligaban a hacer oficio, no como ahora que hace oficio el que quiere, mi mamá me obligaba a ayudarle a planchar, se imaginan, una niña de ocho años aplanchando ropa blanca, almidonada, no le podía quedar ni una arruga, de pronto se voltea la plancha y ahí quedó pegada a la muñeca, tremenda chácara que me quedó, cicatriz de por vida y el dolor tan tremendo, mientras se curaba, así y todo había que ir a estudiar, por que no perdonaban ni media, lo único bueno fue que ya no me dejaron volver a aplanchar y desde eso le cogí chirría a la planchada

En estos tiempos por lo menos las planchas son a vapor, graduables, como se quiera se consiguen, es casi divertido aplanchar, a mi si de ninguna manera me gusta, ahora aplanchar pantalones que terrible, casi siempre me quedan dos o tres pliegues, eso es como una tortura china

Las mujeres eran muy esclavas del oficio y los maridos muy tiranos, ahora ya le toca al marido si quiere salir bien planchadito hacerlo él mismo, o pagar quien lo haga, para eso ahí personas que aplanchan y lavan muy bien.

Por Amparo Bonilla

Me considero una apasionada de la vida, soy alegre, optimista y siempre encuentro lo bueno de lo malo. Tengo una filosofía de vida que consiste en hacer lo que me gusta, cuando quiero hacerlo y sobre todo sonreír porque la vida serie es muy aburrida...

Una respuesta a «La plancha»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Amparo Bonilla como responsable de Frivolidades Mafalda. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.