Categorías
Opinión

En los zapatos de otros

Por la casa pasa a veces algunas personas pidiendo ayuda, casi siempre si tengo les doy algo, nunca me pongo a pensar si lo que les doy lo gastaran en vicio o en otras cosas, creo que el que pide es porque lo necesita.

Es cierto que muchos piden para gastarlo mal, pero no se puede tasar a toda la gente por el mismo rasero, hay casos en los que en realidad se ve la necesidad de la gente o son muy buenos actores.

En todo caso, cuando doy alguna ayuda no me gusta pensar más de la cuenta, se tiene o no se tiene y si se tiene por qué no compartir con los demás. Dicen que uno debe dar de lo que tenemos y no nos sobra, pero yo prefiero dar de lo que me sobra, tampoco soy tan abnegada, es como cuando se presta plata, si la necesita para qué la presta.en los zapatos de otros

En el caso de las personas que llegan pidiendo algo, algunos cuentan unas historias, que si es verdad o no, igual no me gustaría estar en los zapatos de ellos. Es que estar en los zapatos de otros es duro.

Me parecería muy triste estar en su situación y que se pida ayuda y encontrarse con la indiferencia de la gente. Nunca se sabe cuándo se puede perder todo y quedar como esas personas, es tan fácil aunque en el  momento no se crea, pero el tener se acaba, solo queda lo que tenemos en el  momento y si se obro de buena fe, algo se podrá recoger de los que se cosechó en determinada época de la vida.

La vecina si dice que ella si no cree en nada y que nunca le da limosna a ninguno. Que le ha pasado cacharros con algunos de ellos y que por lo tanto por ella si no tendrán ni un peso.

Como dicen por ahí, «No digo nada pero me confundo» y le pido al Universo que nunca tengamos que depender de la solidaridad de la gente, [piopialo]es muy duro pedir y ser rechazados.[/piopialo]

Lo más curioso es que la gente más fácil le da al que no necesita que a alguien que en verdad necesite desesperadamente una ayuda., Me pongo a ver y veo en algo tan sencillo como son los pases a eventos, donde le mandan pases de cortesía a los alcaldes y su corte de lagartos, por ejemplo, mientras que un pobre que no tenga con qué comprar la boleta no podrá ver el espectáculo.

[piopialo vcboxed=»1″]Lo cual quiere decir que el pueblo es el que paga, los de arriba que tienen con qué no pagan[/piopialo]

Otra curiosidad, cuando se está lleno en todas partes le quieren dar comida, vaya con hambre a ver si le ofrecen agua aunque sea.

Si tiene comida en la casa, llueve la comida de los vecinos. Si no tienes nada, ves como los vecinos le pasan comida a los de enseguida que si tienen. Es algo tan raro o será que los raros somos nosotros y es verdad que la plata llama plata, muchas veces se está en la inmunda y le llueve sobre mojado, pero tenga dinero y todo se ve de mejor color, resulta por todas partes más dinero

Igual pasa con las ayudas del gobierno, parece que buscaran a los que no necesitan para dársela por que a los que están en la calle le ponen una y mil trabas para que sigan jodidos. Para no ir muy lejos en los bancos con los préstamos, se supone que uno va es por que necesita y no tiene, pero si no tiene dinero para respaldar el crédito, tampoco le sueltan un peso.

Eso es pura pajarilla de que los bancos prestan fácil, aunque a veces a los ladrones que no pagan si les sueltan el dinero, pero a los que quieren pagar le ponen trabas para que se aburran y desistan.

En fin, que en este mundo de contrastes estar en los zapatos de otros es muy duro y definitivamente tocará seguir rezando para nunca estar sino en los propios.

¿Cuántas veces has estado en los zapatos de otros? ¿Das o no das limosna al que «supuestamente» necesita?

 

Por Amparo Bonilla

Me considero una apasionada de la vida, soy alegre, optimista y siempre encuentro lo bueno de lo malo. Tengo una filosofía de vida que consiste en hacer lo que me gusta, cuando quiero hacerlo y sobre todo sonreír porque la vida serie es muy aburrida...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Amparo Bonilla como responsable de Frivolidades Mafalda. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected]. Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.