Categorías
Opinión

Hasta que punto se está dispuesto a llegar por amor

Viendo un programa anoche, a corazón abierto, donde trataban un caso de una señora de 50 años que tenía un novio de 25. A ella la tenian que operar de la columna que se le estaba desgastando, este problema ella lo sabía hacia tres años, pero no se lo había querido tratar por no perder a su pollo, que le exigia mucha energia y maromas, nunca hechas, lo cual la tenía al borde de quedar en silla de ruedas, si no se hacia un tratamiento, así y todo ella no quería que se enterara de lo que le pasaba, se lo pidio a la doctora y ella le prometio que no se lo diria, pero el doctor que la asisitia no sabia sus deseos y habló con el joven, poniéndolo al tanto de sus dolencias.

!Y que pollo tan sazonado!, la verdad es que tenía toda la razó en no querer perder este biscochito, pero ahi es donde se cuestiona uno hasta que punto la obsesión, amor, o lo que sea que se llega a sentir por otra persona puede llegar afectarnos tanto, que no importa las consecuencias, con tal de darle gusto al gusto.

Para mi gusto, si la cuestión es de vida o muerte, pues es mejor sentirse feliz hasta el último minuto, a tener una vida desgraciada, pero la diferencia estriba en que ella no se moriria, solo podía quedar ínvalida, asi no aguanta, todo o nada, quedar uno medio llevada, sola, sin su pollo, por que no cabe esperar que un joven se quede cuidando a una invalida, entonces eso es lo que no me parece, en cambio si la cuestión es que se puede morir de placer, es otra cosa, se muere uno feliz y no quedamos dando lástima por ahi.

O llegar a la conclusión a la que llegó la señora y fué terminar con el chico, por fin recapacitó y cayó en cuenta de sus años, que por más cirugias que se hiciera, por más que quisiera aparentar ser joven, los años no perdonan y que lo mejor era conseguirse un señor de su edad, que no exigiera tanta adrenalina, no sería más feliz, pero no arriesgaba su salud.

Creo que todo debe de tener sus límites y como decia una cuentachistes esta semana: «el pollo es vida, el pollo rejuvenece, estira la piel, pero también empalaga» entonces con moderación y sin empacharse.

Por Amparo Bonilla

Me considero una apasionada de la vida, soy alegre, optimista y siempre encuentro lo bueno de lo malo. Tengo una filosofía de vida que consiste en hacer lo que me gusta, cuando quiero hacerlo y sobre todo sonreír porque la vida serie es muy aburrida...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Amparo Bonilla como responsable de Frivolidades Mafalda. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.