Categorías
Opinión

Chocheando con Emily

Leyendo un articulo que escribí hace varios años, de las abuelas chochas, me da risa verme en la misma situación de ellas ahora con la Emily, por eso te voy a contar aquí cómo me veo yo misma para que te rías junto conmigo y para que descubras que definitivamente no hay que escupir para arriba 😀

Chocheando con Emily

Creo que me encanta el rol de muñequear con ella. No solo de hacerle ropita, sino de jugar y sentarme en el suelo con ella a jugar  a la pelota o a lo que ella quiera, le encanta subirse encima y que le haga de caballito.

Me parece interesante el tema de la bacenilla, algo que requiere de mucha paciencia y de muchas tomaduras de pelo de su parte, pues le encanta reírse cuando ve que uno corre por la bacenilla cuando ella dice agua, a veces si se sienta, otras no, pero es super divertido. Al menos a mí me encanta sentarla en ella y ver que hace alguna de sus gracias.

Los padres de Emily dicen que yo estoy obsesionada con el tema, pues a todo padre que veo con niños pequeños les pregunto que si ya hacen en la bacenilla, hasta el momento no hay el primero que me responda positivamente sobre el tema.

Algunos dicen que la niña le tiene miedo a la bacenilla, que no les gusta, que esperaran a que ella sola la pidan, que en cualquier momento dejaran el pañal por si solas.

Algo que me parece desastroso para los niños, no se si será que en el tiempo en que crié a mis hijos no eran muy populares los pañales desechable entonces nos tocaba los pañales de tela y nada más feo que ver a un  niño caminado con ese bulto de tela, aparte de que los pone bien garetas.

Los de ahora no es que lo hagan mejor, ese bulto en la mitad de las piernas les va dañando las  corvas  a los niños, por eso caminan como robots. Mis hijos rápidito dejaron los pañales, antes de caminar ya estaban sin ellos.

Por lo tanto sí estoy obsesionada en que Emily deje los pañales, más ahora que esta caminando. Una cosa es verla sin pañales y otra con ese bulto que la afea al caminar.

La ventaja con ella es que ya avisa cuando quiere la bacenilla y pienso que todos los niños tienen esa capacidad de aprender lo que se les enseña.

Otra cosa es la pereza de los padres que prefieren por comodidad para ellos, no para los niños, tenerlos empañalados y a pesar de que quieran otra cosa, ellos les impongan lo que su pereza les dicta. Eso si me da pesar con las pobres criaturas.

Otro tema con Emily es que le encanta la calle, así sea ir a la tienda, ella es feliz saludando a todo el mundo.

Todo niño que ve le parece gracioso, ahora los perros, si se quiere que camine, no es sino ver un perro, para ella querer irse detrás.

Otro tema de paciencia con ella, más ahora que esta estrenando piernas, pues toca dejarla que camine, no solo encerrada en la casa, sino llevarla a que explore el mundo, ella todo lo ve bonito, algo se puede aprender de ver el mundo a través de ella.

¿Qué es muy canzón dedicarle tiempo? es verdad, esta en la edad que acapara toda la atención de los que estén con ella, pero es una etapa que pasa tan rápido, que cuando menos se espera ya no nos necesitara y cuando queramos estar con ella, ya será ella la que no quiera estar con nosotros, por eso es que toca disfrutarla ahora que se puede y depende del todo de los adultos que la rodean.

Ella es una esponjita que todo lo asimila. Todo lo quiere imitar, por eso es tan importante enseñarle cosas que le sean de provecho para el futuro, pues como la moldeen en esta etapa dependerá que sea una personita amable, cariñosa, juiciosa, sin pereza de hacer cosas que le sean beneficiosas para el bienestar de todos.

Lo  mismo con la comida, le encanta comer, es su pasatiempo preferido, pero si no la enseñan a comer de todo, más adelante será un problema la alimentación.

Lo malo es que en las guarderías no se andarán con tantos remilgos de embutirle lo que allí tienen planeado, algo que me parece muy bueno, pues allí les dan comida variada y balanceada, algo que en la casa no se hace, pues la falta de ganas de cocinar en un mal regado por todas partes.

Con ella la paso súper divertido, me hace reír con sus moñerias, espero que siga así de querida, que si va cambiando sea para bien, nada más desagradable que los niños patanes y que les da pataletas por que no se les cumple sus caprichos.

Creo que a ellos no hay que darles ni tun tun ni tan tan, que aprendan desde pequeños que los padres no son solo dinero para cumplirles sus antojos, que si hay se le da, que sino es por que no hay.

Bueno, creo que con Emily podremos ir aprendiendo cositas de los niños de hoy día, son todo unos personajes.

¿Qué aprendes tú con los niños que tienes alrededor?

Por Amparo Bonilla

Me considero una apasionada de la vida, soy alegre, optimista y siempre encuentro lo bueno de lo malo. Tengo una filosofía de vida que consiste en hacer lo que me gusta, cuando quiero hacerlo y sobre todo sonreír porque la vida serie es muy aburrida...

23 respuestas a «Chocheando con Emily»

Hola Amparo, no he podido evitar leer tu post con una sonrisa de oreja a oreja porque algo parecido me pasa con mis sobrinos; ahora hay alguno en esa edad de quitarle el pañal, lo empiezan a cascorrear y a repetir todo y tienen una inocencia maravillosa. Me encanta que me cojan de la mano para que me tire al suelo a jugar con ellos, aprendo un montón de esa forma tan inocente y única que tienen de ver el mundo y, como bien dices, aunque sea cansado, esta etapa pasa muy pronto y hay que aprovecharla. Besos!!!

Lo primero que he pensando, viendo tu foto, es «pero ya es abuela?» Como te conservas!
Pues no sé qué tipo de abuela sería. Me gustaría pensar que como una amiga mía que sus nietos consideran la abuela guay porque les colma de cariño y de atenciones cuando está con ellos pero sigue teniendo su vida como autora de libros, presidenta de una asociación etc.
Tengo una sobrina de casi dos años y es una rica superespabilada. No para de corretear, de explorar, le encanta comer de todo y cada día suelta más palabras. Como la veo muy poco me doy más cuenta que los que la rodean de cuánto va creciendo. El milagro de la vida.

¡Qué suerte tiene Emily de tener una abuela como tú! Y ya, si tiene edad de hacer moñerías, no me extraña que chochees. Aunque además de estar loca con ella, eres también muy consciente de que las criaturas deben llevar una dirección por su propio beneficio. No me cabe duda de que se criará sana, feliz y con grandes aprendizajes.

Y a mí, que tengo debilidad por las palabras, me vuelven a llamar la atención algunas de las que utilizas: me he dado cuenta de lo que era «bacenilla» por el contexto, por ejemplo, que aquí diríamos «bacinilla» y, con mucha más frecuencia, «orinal».
«Gareta» no sé qué significa.
«Empañalados» sí sé, pero nunca la oído decir por aquí ¡y me encanta porque es supergráfica!
«Canzón», por el contexto igualmente, que deber ser «cansado».
Y la expresión «mal regado por todas partes», adorable.

Como tú, Amparo, abuela adorable.

Qué suerte que tengas tantas ganas y energía de vivir. Y qué suerte tu nieta de poder disfrutar de ti.
Tengo un sobrino de 2 años y qué te voy a contar!! Me lo como a besos cada vez que lo veo. Los niños son increíbles y se los quiere con locura

Disfruta mucho de Emily

¡¡Amparo que abuela estás hecha!! no he podido evitar sonreír al leer tu post e imaginarte con tu nietecita, disfrutando de ella y jugando con ella. Seguro que es preciosa y que le encanta estar contigo. 😉
Tienes razón a los niñas y niñas hay que educarles desde bien temprano para que luego no se vuelvan unos consentidos
Un abrazo

Amparo los niños le traen mucha luz y alegría a la casa, nos regalan mucha ilusión pero también es importante fundarles valores y respeto, a veces nos roban tanto el corazón que nos volvemos muy permisivos con ellos, lo cual es algo que debemos pensarnos bastante y saber que nuestros hijos siempre serán nuestro reflejo, y cada palabra que repitan habrá salido de nuestras bocas primero, cada acto lo habrán visto de nuestros actos. Podemos perdernos de amor por ellos, pero no por ellos perder el norte que nos corresponde es sus vidas que es criarlos y orientarlos, pero lo mejor que podemos hacerle al planeta es dejarle hijos amados, correspondidos y abrazados.
Un abrazo a la feliz abuela chocha.

Marian Ruiz me has hecho reír mucho, es que mi madre escribe como habla, ella no se controla y suelta cada palabra rara que muchas veces ni yo reconozco ya jajaja vamos a tener que ponerla a hacer un glosario jajaja

Bueno, la pequeña está en la etapa de muñerias y de disfrutarla un montón, como bien dices es una etapa que pasa pronto y hay que aprovecharla al máximo 🙂

Que suerte tiene Emily de tener una abuela como tú, super cariñosa pero a la vez que le enseñe valores!
La verdad es que los niños tan peques son unas esponjas, absorven todo lo que le enseñas, es una etapa ideal para enseñarle cosas.
Disfruta mucho de ella.
Un beso

Jeje yo tengo una beba de año y medio y así estamos …dice muy fina ella «cacaaas» y ahí vamos corriendo a llevarla al potty. Lo malo es que ahorita aquí en México hace frío y ella se hace floja y prefiere (por frío) estar con el pañal.

Saludos

Una de las etapas más bonitas de los niños y que como expresas, dura muy poco. El tema de los pañales, en el caso de mi hija, fue muy radical, hoy los llevaba y mañana ya no, así de rápido solo tuve que decirle que ya no iba a poder hacerse encima y aprendió en seguida. Lo malo es que siendo tan pequeña, le daba miedo el baño, sí el baño, nada de bacinillas, a lo sumo un orinal que cumple el mismo servicio pero lo usó poco o casi nada.
Ella, acaba de cumplir 13 años, la etapa de jugar en el suelo pasó pero, cuando le da por jugar, no importa el lugar, allí estamos su padre y yo, involucrados con lo que hace.

Que lindo que puedas disfrutar de tu nieta en esta etapa que como tu dices pasa muy rápido, mi mamá también quería que mis hijos aprendieran a usar el bacín (así le llamamos por aquí) Pero a mi me ganaba el cansancio por la noches cuando llegaba de trabajar y al igual que los padres de Emily me confiaba del pañal.

Hola!! Me alegro que seas una abuela tan dedicada, la abuelita de mi niño pues no lo es tanto. Me parece acertado que digas sobre la pereza de loa padrea creo que así me llega a pasar y no debe ser, los tiempoa cambian y creoque ya no somos tan dedicados como antes 🙁 saludos

Yo soy muy niñera pero no para cuidarlos más bien para jugar con ellos, soy una más. Creo que todas las abuelas se ponen chochas con su nietos y es lo natural, tú aprovecha y disfrutala cuanto puedas que como dices en cuanto crecen ya no quieren estar más que con los niños de su edad, bss

Es maravilloso cuando los abuelos cuidan a sus nietos, los disfrutan y aprenden con ellos, pero recordemos que los tiempos vividos no tienen nada que ver con los tiempos actuales, antes un padre o madre tenían roles muy marcados y creo que podían dar más tiempo a cada detalle de la vida del hijo, pero ahora ambos trabajan ambos cumplen roles igualitarios, y el.proceso de un desarrollo va tomando otro cause, no con esto quiero que se piense que no hay pereza que también la hay, pero así como han cambiado las cosas, los niños también, están muy avanzados y eso es genial por ahora aprende mucho más y más rápido. Y tampoco me gusta que lleven el paquete ese, pero poco a poco irán dejándolo.

Es preciosa tu nieta y no me extraña que chochees con ella, si vieras a la abuela de mi hijo (mi suegra) está que no caga con él, es el mejor, el más guapo.. jajaja lo que pasa que lo consiente demasiado. Mi mami no pudo disfrutarlo apenas pero seguro que tb hubiera sido una abuena chorrona. Un besazo

Hola Amparo, me parece muy bien no acostumbrarlos a darles todo, sino después les dará flojera ir por aquello que desean, en lo personal he aprendido mucho de mis peques, tolerancia, paciencia y te diré que me encanta cuando dicen no mas y no mas, en cuestión de la comida no tengo ningún problema la del problema soy yo jajaja.
Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Amparo Bonilla como responsable de Frivolidades Mafalda. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.